Amortizó 1.000 millones en diciembre

Repsol reactiva la compra de autocartera tras invertir 75 millones de euros en 2019

La petrolera había dejado completamente vacía su despensa de acciones propias después de la amortización del pasado año

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.
El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz. / Efe

Repsol vuelve a la escena bursátil en plena escalada del precio del crudo y antes de la presentación de sus resultados anuales el próximo 28 de febrero. La petrolera ha comunicado a la CNMV una serie de compras de acciones propias que le llevan a incrementar el volumen de su autocartera del 0,008% al 0,32% en lo que va de 2019. Se trata de una inversión valorada en torno a los 75 millones de euros en hacerse con unos 5 millones de títulos que cotizan en bolsa, según el registro.

La acumulación de nuevas acciones en su despensa se produce después de que a principios de diciembre amortizase alrededor del 4,5% de su capital por cerca de 1.000 millones de euros, es decir, destruyó esos títulos para remunerar de manera indirecta a sus accionistas. Repsol aprobó en su Junta General de Accionistas, celebrada el 11 de mayo de 2018, un plan de compra de acciones propias equivalentes al 10% de su capital, según consta en su página web. 

En primer lugar, la petrolera que dirige Josu Jon Imaz pretende tener títulos disponibles para atender algunos de sus planes de remuneración a empleados, según explican fuentes financieras. Por otro, como ya comunicó al mercado, busca neutralizar los efectos de los llamados dividendos flexibles o scrips que ha venido realizando y que tienen un efecto dilutivo para los accionistas. La propia CNMV publicó un estudio al respecto de forma reciente para llamar la atención sobre una forma de remuneración que fortalece los balances de las empresas, pero debilita las carteras de los accionistas. 

Repsol ha sido una de las primeras compañías en darle la vuelta a la situación y para compensar ese efecto comenzó a comprar acciones para amortizarlas. Las constructoras Ferrovial y ACS, la aerolínea IAG o la eléctrica Iberdrola también han puesto en marcha sus respectivos programas de recompra de acciones. Sus beneficios, según los expertos, ayuda de forma directa a la cotización al reducir el número de títulos de la sociedad, aumentar el Beneficio por Acción (BPA) y, en suma, mejorar las valoraciones ante los inversores.

La cotización de Repsol sube un 6,5% acumulado en lo que va de 2019, hasta los 15 euros por título. Los analistas, según los consensos compilados por ‘La Información’, consideran que todavía tiene un recorrido al alza del 18%. La petrolera se sitúa en bolsa al mismo nivel que sus rivales energéticos Naturgy y Endesa: las tres capitalizan casi a la par entre los 23.000 y 23.600 millones de euros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING