Sábado, 16.12.2017 - 00:29 h

El atentado de Berlín, gasolina para los movimientos xenófobos en Alemania

La derecha radical de Alemania convocó manifestaciones el pasado lunes y este miércoles frente a la sede de la cancillería.

La canciller Merkel aseguró que las elecciones del próximo serán las más difíciles de todas. Tras el atentado del lunes, su situación podría complicarse aún más. 

El atentado de Berlín, gasolina para los movimientos xenófobos en Alemania

Estado Islámico está usando el terror para acabar con la multiculturalidad en países como Alemania, Francia o Bélgica: La intención de los ataques terroristas de la organización es provocar y desestabilizar a las sociedades para que se persiga a los musulmanes y se genere odio. Esta circunstancia la aprovechan también los grupos xenófobos y de extrema derecha para quienes estos atentados son gasolina para sus ideales.

Este último atentado en Berlín llega en un momento muy delicado para la canciller alemana Angela Merkel, que se presenta como candidata de su partido por cuarta vez en las próximas elecciones de 2017. En su primer discurso como candidata de su partido, Unión Demócrata Cristiana, Merkel se ofreció para frenar al populismo en Europa, en Alemania incluida. En el país germano los radicales xenófobos de Alternativa por Alemania (AfD) aparecen como una fuerza en alza.

En este sentido, la ultraderecha culpó a la canciller desde el primer minuto y ahora ha convocado protestas en Berlín. En el punto de mira están su política de inmigración y la gestión del ataque terrorista del pasado lunes que podrían pasar factura a la canciller.

La derecha radical de Alemania convocó manifestaciones el pasado lunes y este miércoles frente a la sede de la cancillería. "Las víctimas del cobarde atentado se merecen un homenaje digno", señaló el líder regional de Turingia, Björn Höcke. Asimismo, dijo que “ha llegado el momento de plantar cara a la política de asilo que defiende Merkel”. En tanto, la presidenta del partido, Frauke Petry, afirmó el pasado martes, que el atentado del pasado lunes contra el mercado navideño de Berlín demostró que este país europeo "ya no es seguro" y exigió a Merkel reimplantar los controles de las fronteras.

A lo anterior, se suma las nuevas críticas lanzadas, también contra la acogida de más refugiados, por parte del líder del partido Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), Horst Seehofer, quien exigió a la canciller la imposición de un límite a la llegada de refugiados y apuntó que, de no acceder a ello, su partido está dispuesto a romper lazos con el que preside Mekel (Unión Cristianodemócrata) y pasarse a la oposición.

El pasado año, Alemania recibió recibió más de 890.000, el dato más alto de las dos últimas décadas. Además, las peticiones de asilos doblaron las del año 2014. Las políticas de puertas abiertas que ha mantenido la canciller alemana, Angela Merkel, se ha convertido en un problema político en Alemania y ha recibido las críticas de los partidos de la oposición.

La canciller Merkel aseguró que las elecciones del próximo serán las más difíciles de todas. Tras el atentado del lunes, su situación se complica aún más. Algunos expertos aseguran que el ataque del lunes podría beneficiar a la CDU, mejorando su estatus como el partido de la ley y el orden y proyectando continuidad y fuerza en un momento de innumerables amenazas terroristas e inestabilidad política global.

"Merkel dejó claro durante la conferencia del partido que en estas elecciones se centrará principalmente en cuestiones como la seguridad, tanto interna como externa", afirma Gero Neugebauer, de la Universidad Libre de Berlín en Financial Times. "El ataque del lunes le permite poner el acento en la competencia de la CDU en estas materias".

Lo que es una incógnita por el momento es si Alternativa para Alemania conseguirá nuevos apoyos al intentar aprovecharse políticamente del atentado ya que por un lado se les considera como partido sin soluciones, pero por otro, es un gran agitador que podría instrumentalizar este horroroso atentado.

Ahora en portada

Comentarios