Martes, 15.10.2019 - 14:22 h
Tras la fallida cumbre de Hanói

Crisis nuclear: ven la luz nuevas fotos de actividad en una planta de Pyongyang

Las fotografías son de la de Sanumdong, donde se cree que fue fabricado el misil intercontinental (ICBM) más sofisticado del régimen.

Nuevos indicios apuntan a un posible lanzamiento por parte de Pionyang
Nuevos indicios apuntan a un posible lanzamiento por parte de Pionyang / Digital Globe

La crisis nuclear vuelve a sobrevolar Corea del Norte. Fotos por satélite analizadas por expertos muestran actividad reciente en una instalación de ensamblaje de proyectiles, lo que incrementa las especulaciones acerca de un posible lanzamiento tras la fallida cumbre de Hanói.

Las imágenes, analizadas por el experto en proliferación del Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, Jeffrey Lewis, y colgadas en su cuenta de Twitter, muestran actividad en la llamada planta de Sanumdong, situada en el distrito de Ryongsong en Pionyang.

En las fotografías se aprecia una concentración de vehículos frente al centro de ensamblaje y se ve también un tren estacionado y grúas levantadas en el cercano centro de carga, empleado para el transporte de proyectiles y componentes.

Las imágenes parecen ratificar lo que al parecer comunicó el director del Servicio Nacional de Inteligencia surcoreano, Suh Hoon, a un grupo de parlamentarios el pasado jueves: que Corea del Norte podría estar preparando un nuevo lanzamiento.

En Sanumdong es donde se cree que fue fabricado el misil intercontinental (ICBM) más sofisticado del régimen que se cree que tiene capacidad para alcanzar territorio estadounidense y que fue testado con éxito en noviembre de 2017. Precisamente esa fue la última prueba armamentística del régimen de Pionyang, que desde que apostó por la vía diplomática en enero del año pasado no ha vuelto a disparar un solo proyectil.

El propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había mostrado en las últimas semanas, tanto antes como después de la cumbre de Hanói, su satisfacción con respecto a esta moratoria en torno a los test de armas. Pero ahora todo indica que en Sanumdong algo fue ensamblado y después transportado, ya que imágenes por satélite posteriores tomadas ayer viernes muestran que el tren ya no se encuentra en el centro de carga. Esto, unido al movimiento detectado recientemente en la base de Sohae (noroeste del país) hacen pensar en el posible lanzamiento de un satélite a bordo de un cohete, más que en el de un misil. Sohae es la principal base del programa espacial norcoreano y ha sido escenario de tres lanzamientos (uno de ellos fallido) realizados entre 2012 y 2016 para poner en órbita varios satélites del programa Kwangmyongsong ("Estrella brillante").

A su vez, muchos expertos creen que el régimen podría estar preparando el lanzamiento de un satélite a bordo de un cohete y no de un misil, después de que también se detectase recientemente actividad en la base de lanzamiento espacial norcoreana de Sohae.

En todo caso, la ONU ha considerado siempre que los lanzamientos espaciales de Pionyang son en realidad una prueba encubierta de misiles ICBM -que emplean tecnología similar a la de un cohete espacial- y los ha castigado con sanciones.

Cabe destacar en todo caso que el primer conjunto de imágenes que revelan movimiento en Sanum-dong fueron tomadas el pasado 22 de febrero, casi una semana antes de que la cumbre de Hanói entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se cerrara con falta de acuerdo entre las partes. Esto indica el régimen ya preparaba este posible nuevo lanzamiento aparentemente con independencia de la resolución fallida que finalmente tuvo la cumbre de Vietnam.

En cualquier caso, con estos preparativos el régimen podría estar tratando de presionar a la Casa Blanca para retomar cuanto antes el diálogo después de que el fiasco en la cumbre.  Aunque Pionyang y Washington dan versiones diferentes, el desacuerdo en el encuentro bilateral giró en torno al número de activos del programa nuclear norcoreano a desmantelar y el volumen de sanciones internacionales sobre Pionyang a aliviar como contrapartida.

Estas diferencias, el aparente cambio de actitud del régimen -cuyo aparato de propaganda culpó ayer por primera vez a Washington del fracaso de la cumbre- y el descontento en la Casa Blanca con la aparente actividad detectada en Sohae hacen temer que el diálogo iniciado el año pasado pueda ahora descarrilar.

Ahora en Portada 

Comentarios