Blasio: "Parece demasiado conveniente"

El FBI investiga la muerte en su celda de Epstein, el magnate que sabía demasiado

La gran pregunta es por qué no se estableció una vigilancia especial ahora que se acerca un juicio que podría salpicar a decenas de personalidades.

Trump junto a Epstein en una imagen de archivo. /L.I.
Trump junto a Epstein en una imagen de archivo. /L.I.

El FBI y el Departamento de Justicia de EEUU investigan la muerte del magnate neoyorquino Jeffrey Epstein, cuya fortuna le llevó a relacionarse con la élite política y financiera, y que fue hallado este sábado colgado en su celda de una cárcel federal de Nueva York, donde aguardaba su juicio por tráfico sexual de menores.

El trágico final del 'caso Epstein', un escándalo que ha provocado la dimisión del secretario de Trabajo de EEUU, Alex Acosta -quien durante su etapa como fiscal en Florida se abstuvo de solicitar el procesamiento del multimillonario por tráfico sexual-, ocurre después de que el pasado 23 de julio el magnate (y mecenas electoral) fuera hallado inconsciente en su celda con marcas en su cuello. Aparentemente, fue un intento de suicidio. 

La gran pregunta es por qué no se estableció un protocolo de prevención de suicidio tras el suceso del 23 de julio y ahora que Epstein esperaba el juicio por un caso que podrían salpicar a centenares de personalidades. Su ya famoso “libro negro” (una suerte de agenda de contactos) y los manifiestos de vuelo de su jet privado contienen nombres tan relevantes como el expresidente Bill Clinton o el magnate Leslie Wexner, dueño de Victoria’s Secret.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha llegado a afirmar que parece "demasiado conveniente" que Epstein ya no pueda incriminar a otros. "¿Cuántos otros millonarios y multimillonarios fueron parte de las actividades ilegales en las que él estaba involucrado? Lo que muchos de nosotros queremos saber es, ¿qué sabía él?", ha declarado De Blasio, quien se postula para la nominación demócrata de cara a las presidenciales de 2020.

El Departamento de Bomberos de Nueva York, entre cuyas responsabilidades se incluyen las unidades de emergencias médicas de la ciudad, recibió una llamada desde la cárcel, en la que se realizaron al magnate maniobras de reanimación cardiorrespiratoria, tras lo cual fue trasladado a un hospital, donde se certificó su fallecimiento.

El fiscal general de EEUU, William Barr, se ha sumado a las reacciones por la muerte del magnate y aseguró estar "horrorizado" de que haya ocurrido bajo custodia del Gobierno federal. "La muerte de Epstein levanta interrogantes muy serios que deben ser respondidos", afirmó en un comunicado.

Barr agregó que, además de la investigación que realiza el FBI, el Departamento de Justicia llevará a cabo sus propias pesquisas. "He consultado con el Inspector General, que está abriendo una investigación sobre las circunstancias de la muerte", indicó.

Epstein fue arrestado el pasado 6 de julio cuando su avión privado aterrizó en Nueva Jersey y trasladado a Nueva York por haber creado supuestamente una red para abusar de decenas de adolescentes en sus mansiones de Manhattan y Palm Beach. Según la Fiscalía del distrito Sur de Nueva York, el magnate utilizó a empleados y colaboradores para atraer a sus residencias a las menores, a quienes pagaba cientos de dólares por actos sexuales pero también para que reclutasen a nuevas víctimas, "al menos" entre 2002 y 2005.

Su muerte llega después de que el pasado viernes un juez de la Corte de Apelaciones de Manhattan ordenase que se publiquen cientos de documentos sobre un juicio paralelo contra una mujer que ejercía supuestamente de 'reclutadora' de adolescentes para las fiestas sexuales del magnate. 

Considerando que las víctimas de la red tejida por el millonario se cuentan por docenas y los cientos de nombres que aparecen en el “libro negro” de Epstein, el caso -que ha cobrado un alto perfil por la amistad que mantienen el acusado y Donald Trump desde finales de los 80- está lejos de cerrarse. Algunas de las jóvenes han asegurado que terminaron sufriendo abusos de otros hombres.

Ahora en Portada 

Comentarios