Domingo, 22.09.2019 - 00:22 h
Podría afrontar la pena de muerte

Un hombre secuestra a su exnovia, la mata y esconde su cuerpo en una maleta

Javier Da Silva Rojas dejó la maleta con el cuerpo en un bosque, pero movimientos en la cuenta bancaria de la fallecida le delataron.

Fotografía de un coche de la policía de Nueva York.
Sacó dinero de la cuenta bancaria de su víctima. / Pixabay.

El nombre de Javier Da Silva Rojas copa esta semana las portadas de los medios norteamericanos. Este inmigrante portugués que accedió al país con un visado de turismo no solo se quedó en suelo de Estados Unidos más tiempo del permitido, sino que cometió un atroz crimen que ahora le podría hacer afrontar una condena a pena de muerte. 

Da Silva vivía en Nueva York desde el 8 de mayo de 2017, fecha en la que pisó por primera vez los dominios americanos. Debería de haberse ido como tarde el 5 de agosto de 2017 al estar dentro de las fronteras con el programa Visa Waiver, que permite a personas de 38 países del mundo hacer turismo o negocios durante un máximo de 90 días. Sin embargo, permaneció escondido de las autoridades y protagonizó un asesinato. 

El individuo ha sido acusado de secuestrar a su exnovia de 24 años Valerie Reyes, asesinarla posteriormente y esconder su cuerpo en una maleta. Valerie era natural de New Rochelle, ciudad cercana a Nueva York ubicada en el condado de Westchester, y trabajaba en una librería.

"Era un alma libre y bonita. Se le echará mucho de menos. Estamos devastados, pero felices de que su asesino haya sido detenido y así ella pueda irse en paz. Esto también nos brinda un poco de paz a nosotros", explica la prima de Valerie, Desiree Rodríguez, en declaraciones recogidas por 'ABC News'.

Este miércoles, los familiares y amigos de Valerie celebraron el funeral de la joven en la iglesia de St. Gabriel en New Rochelle. Algunos de ellos llevaron camisetas con la cara de la fallecida y frases como "En memoria de nuestra bonita Valerie. Conquistaste muchos corazones".

Una tarjeta de crédito levantó las sospechas

Las autoridades pusieron su foco sobre Da Silva cuando el luso comenzó a utilizar la tarjeta de crédito de Valerie para sacar dinero en múltiples ocasiones después de su muerte.

En los interrogatorios, este les contó a los agentes que Valerie se había caído al suelo golpeándose su cabeza después de que hubiesen tenido sexo el 29 de enero en su casa. Según su relato, a continuación puso cinta de embalaje sobre su boca, ató sus piernas y manos y metió su cuerpo en una maleta que dejó en un bosque. 

Ahora Da Silva podría afrontar la pena de muerte, aunque está por ver dónde cumple su condena, ya que ha de dejar el país inmediatamente después de que se produzca el fallo de su sentencia dada su situación de ilegalidad. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios