Miércoles, 20.11.2019 - 04:44 h
Lucha contra el calentamiento

Evitar un mundo 3,4 grados más caliente en 2100 requiere triplicar los esfuerzos

Un informe de United in Science señala que no seremos capaces de llegar a los objetivos de los Acuerdos de París con las medidas actuales.

Iceberg
Los países deberían triplicar su esfuerzo para revertir el calentamiento global. / LA CAIXA - Archivo

Vivimos una semana clave para avanzar en la lucha contra el cambio climático, ya que en la 74ª Asamblea General de la ONU, que se celebra estos días en Nueva York, se trata de uno de los aspectos centrales del debate de los países que asisten al encuentro. Además, el próximo viernes 27 de septiembre tendrá lugar una huelga climática mundial con la que se espera concienciar sobre la necesidad de reducir las emisiones de CO2 para cumplir los objetivos de los Acuerdos de París de 2015 y que la temperatura global no ascienda más de 1,5ºC de aquí a final de siglo. Sin embargo, no parece probable que podamos cumplir esa meta. Al menos, con el ritmo actual de emisiones.

Es lo que se extrae de un informe presentado esta misma semana por los principales organismos de ciencia climática del mundo (United in Science), en el cual se explica que los compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero deben al menos triplicarse (aunque lo óptimo sería que se aumentasen hasta en cinco veces) para que el mundo cumpla con los objetivos del acuerdo climático de París de 2015. De hecho, las conclusiones son mucho más pesimistas de lo que hasta ahora se pensaba: al ritmo actual, en 2100 la temperatura global habrá aumentado entre 2,9ºC y 3,4ºC, en el peor escenario.

La buena noticia es que en el mismo informe se explica aún es posible reducir las emisiones de CO2 y mantener el calentamiento global en un nivel seguro... Algo que requeriría un cambio radical en los compromisos adquiridos y en las acciones llevadas a cabo por los países firmantes de los Acuerdos de París. La paradoja es que, a pesar de que el encuentro sobre el clima de la ONU se celebra esta semana en Nueva York, EEUU -una potencia mundial que, además, ha sido contribuido decisivamente en las últimas décadas al cambio climático- no participa por la postura negacionista de su presidente, Donald Trump.

En cualquier caso, aunque el resto de países firmantes de los Acuerdos de París respetase realmente los compromisos actuales de emisiones, tampoco sería suficiente. Desde 2015 y hasta 2019, a pesar de los esfuerzos, la temperatura va camino de aumentar en 1,1ºC respecto a los niveles preindustriales en todo el globo, convirtiéndose en el período más cálido de la historia desde que existen registros. De hecho, al aumento de generalizado de temperaturas hay que añadir las olas de calor de larga duración, incendios sin precedentes como el del Amazonas, el deshielo del Ártico, la desertización de zonas fértiles en todo el planeta...

Pep Canadell, director ejecutivo del Proyecto Global de Carbono y autor colaborador del informe, explicaba en este artículo de 'The Guardian' que el informe viene a confirmar unas tendencias bien establecidas, incluyendo que los efectos del cambio climático se han acelerado en las últimas tres décadas y, particularmente, en los últimos 10 años. Quizás por eso, millones de personas de todos los rincones del mundo salieron el pasado viernes a la calle para protestar por el cambio climático, a pesar de que la convocatoria oficial es para este viernes. Sídney, Argel, Bruselas, Ciudad del Cabo, Nairobi, Nueva York... ciudades de 150 países de todo el planeta ya fueron el escenario de masivas movilizaciones, al igual que se espera en la Huelga por el Clima.

Para limitar el calentamiento global a menos de 2ºC y lo más cercano posible a 1,5ºC como establecen los Acuerdos de París, los países deberían reducir sus emisiones en un 45% de cara a 2030, poner fin a los subsidios a los combustibles fósiles y prohibir las nuevas plantas de carbón después de 2020. Sin embargo, el nuevo informe apunta a que ni siquiera con esas medidas sería suficiente, ya que habría reducir tres veces más las emisiones. De hecho, la investigación, que también está respaldada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, estima que las políticas para reducir las emisiones deben triplicarse para cumplir con el objetivo de los 2ºC y aumentarse en cinco veces para mantener la temperatura dentro del límite de los 1,5ºC.

En este sentido, el informe explica que las emisiones de carbono en todo el planeta deberían caer a cero en 2040 como tarde. El proceso se llevaría cabo en dos tramos: de cara a 2031, todos los países y zonas desarrolladas, como EEUU o la UE, deberían dejar de usar el carbón para la electricidad, mientras que para la siguiente década la medida debería ser adoptada por el resto de países en vías de desarrollo. Por el momento, la buena noticia es que desde la firma de los Acuerdos de París en 2015, se ha reducido en un 75% la apertura de nuevas plantas de carbón en todo el planeta.

Aprovechando su intervención en el encuentro sobre el clima en la ONU, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado el 'Green New Deal' de España para alcanzar una economía neutra en carbono en 2050, para el que ha anunciado que se movilizarán 236.000 millones de euros. Sánchez ha intervenido también en la en la reunión de alto nivel sobre Cobertura Sanitaria Universal, donde puesto en valor la sanidad universal como motor de equidad, igualdad y prosperidad económica. El jefe del Ejecutivo se ha reunido con jóvenes españoles activistas contra el cambio climático y en la segunda parte de la jornada intervendrá en la Cumbre de Acción Climática en la sede de Naciones Unidas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING