Jueves, 13.12.2018 - 05:48 h
La crisis castiga a España

¿Por qué Finlandia lidera la lista de países más felices y España cae hasta el 36?

Este año, el documento elaborado por la ONU, valora también la felicidad de los inmigrantes en los países de residencia.

ranking de la felicidad en el mundo 2018
 

El producto interno bruto, las ayudas sociales, la esperanza de vida, la libertad, la generosidad, la ausencia de corrupción y la calidad de vida de los inmigrantes son todos factores que han hecho de Finlandia el país “más feliz del mundo”, con 7,632 puntos, según el Informe Anual de la Felicidad de la ONU. 

Siguiento a Finlandia en el top 10, que no ha cambiado en cuanto a integrantes pero si en posiciones, se encuentran Noruega, Dinamarca, Islandia, Suiza, Holanda, Canadá, Nueva Zelanda, Suecia y Australia. Por la cola de la tabla están Yemen, Tanzania, Sur Sudán, República Centroafricana y Burundi.

España ocupa el puesto 36 de la clasificación de los 156 países "más felices", España ha caído dos puestos respecto al pasado año, pues ha recibido en esta ocasión una puntuación de 6,310 sobre 10, frente a la nota de 6,403 sobre 10 de 2017. Nuestro país se ha visto penalizado por la crisis económica mundial, al igual que otros vecinos del Mediterráneo.

El documento distingue a 156 países por su nivel de felicidad a partir de datos de entre 2015 y 2017, y además este año valora también la felicidad de los inmigrantes en los países de residencia, con una tabla que incluye 117 países con datos de entre 2005 y 2017.

¿Qué han hecho los finlandeses para escalar al primer puesto?

Que los habitantes de países con altos nivel de desarrollo, como los nórdicos, aparezcan cada año encabezando los informes de felicidad no es sorprendente.

El informe de 2018 ha hecho hincapié en la felicidad de los inmigrantes de los 117 países estudiados, y concluye que estos alcanzan el nivel de felicidad del país al que se mudan. No solo los finlandeses son los más felices según el estudio, sino que sus inmigrantes también lo son.

​La sociedad finlandesa es, además, una de las más igualitarias. Fue este país nórdico el primero en Europa en otorgar el derecho de voto a las mujeres, en 1906, y a día de hoy está entre los tres países con menor brecha de género en el mundo, según el Foro Económico Mundial. Además, al igual que la mayoría de los países nórdicos, cuenta con un largo permiso de paternidad que puede extenderse hasta seis meses.

No solo no presenta grandes desigualdades en temas de género sino que Finlandia es el cuarto país con menor índice de pobreza en el mundo y el segundo con menor índice de desigualdad entre niños en el mundo, según UNICEF.

La educación es otro de los pilares de la felicidad. Según el Foro Económico Mundial, la educación primaria finlandesa es la mejor del mundo, mientras que la universitaria se encuentra en tercer lugar. A eso se le suma que la educación básica es totalmente gratuita y que no existen universidades privadas. 

Otro de los motivos que suma a su termómetro de la felicidad y por los que existe una gran confianza entre el pueblo finlandés es la seguridad. Según los datos de la Oficina europea de estadística, es uno de los países europeos con menos policías por habitante: 140 por cada 100.000 personas. España, por ejemplo, tiene más del doble, 365 por cada 100.000. Sin embargo, según el Foro Económico Mundial, Finlandia es el país más seguro del mundo para viajar. El Índice de la paz global 2017, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz, lo incluye entre los países más pacíficos del planeta.

Finlandia también puede presumir de sus recursos naturales. Es el país europeo con más bosques y el tercer país a nivel mundial en la calidad de su aire. ¿Quién no ha oído hablar de sus paisajes naturales, lagos y auroras boreales?

Pero hay una cosa en las que ganamos a España, y es en salud. La esperanza de vida de los españoles es de 83 años mientras que en Finlandia no llega a los 82. Finlandia, al igual que España, tiene un sistema de salud público, pero con copago en todos sus servicios. Los pacientes tienen que pagar por la atención primaria, los ingresos en el hospital, las urgencias y los fármacos con receta. En España, el copago solo está instaurado en los fármacos.

Pero al fin y al cabo, y sin rankings de por medio, la temperatura a los españoles nos da la felicidad, y eso explica que los nórdicos acaben siendo atraídos por nuestras tierras para aumentar un poco más esa felicidad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios