Martes, 19.11.2019 - 02:07 h
Por un trastorno alimenticio

Una mujer puede quedarse ciega por solo comer pizza y patatas fritas

Padece un trastorno conocido como ARFID que hace eliminar de su dieta aquellos alimentos que ponen en riesgo su salud física y desarrollo psicosocial.

Pizza
Una mujer puede quedarse ciega por solo solo comer pizza y patatas fritas

Hace apenas unos días el sorprendente caso del joven británico de 18 años, Harvey Dyer, salía a la luz después de quedarse parcialmente ciego al seguir una dieta basada, casi, únicamente en patatas fritas. Y esto ha hecho saltar las alarmas de otra joven afincada en Norwich (Inglaterra), quien puede seguir los pasos de Dyer, ya que solo consume pizza y patatas. 

Según ha informado el Daily Mail, su nombre es Jade Youngman, tiene 25 años y padece el trastorno de alimentación conocido como ARFID, traducido como desorden de ingesta alimentaria evitativa o restrictiva. Aquellos que la padecen -afecta a un 3% de la población- eliminan de su dieta los alimentos que ponen en riesgo su salud física y desarrollo psicosocial. 

Youngman desarrolló el ARFID a los tres años. Desde entonces, no puede comer frutas ni verduras ya que su aspecto le provoca náuseas. 

"Si alguien pone un plato de verduras o fruta frente a mí, es lo mismo que si me ponen un plato de caca de perro y me dicen que me lo coma", confesó la joven británica. Se trata, explica, de una pura "reacción física". 

Añade, además, que ella es totalmente consciente que si ingiere esos alimentos que le dan pavor, ni le van a matar, ni le van a sentar mal y probablemente les guste, pero no puede meterlos en su boca. 

Por este motivo, Jade Youngman lo único que ha comido en los últimos 22 años ha sido: nuggets de pollo, piza, pasta y patatas fritas.

Riesgo de ceguera

Consciente de su problema, Youngman ha visitado ya varios expertos y nutricionistas, pero ninguno de los métodos han dado resultados

Lo peor es que el trastorno alimenticio le ha provocado también enfermedades mentales como la ansiedad y la depresión. Además, tiene el riesgo de -al igual que le pasó a Harvey Dyer- perder la visión debido a la mala nutrición. "El caso de Harvey es similar al mío, aún veo bien, pero estoy preocupada". 

"Haría todo porque alguien me ayudara, necesito arreglar este problema", confesó. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING