Jueves, 23.05.2019 - 21:09 h
Propuesta técnica franco-española

¿Un seguro de paro 'a la americana'? Así es el plan de Calviño y Le Maire para la UE

Plantean a los socios comunitarios tres vías para crear un sistema europeo que permita complementar las prestaciones nacionales durante las crisis.

La ministra de Economía y Empresa española, Nadia Calviño, atiende a la prensa en Bucarest (Rumanía). EFE/ Robert Ghement
Calviño impulsa el seguro de desempleo europeo en Bucarest /  EFE

¿Y si implantamos un seguro de desempleo 'a la americana' en Europa? Es lo que han planteado Nadia Calviño y Bruno Le Maire a sus colegas comunitarios, en el marco de una propuesta técnica que esboza tres posibles vías para la creación de un sistema común que permita complementar las prestaciones nacionales por paro en situaciones de crisis económica. La idea no es nueva, pero sí cobra un impulso renovado al recoger por primera vez en un documento de trabajo planes concretos para blindar los presupuestos de los países del euro ante eventuales sangrías de empleo como la que provocó la última recesión. 

El documento cocinado por los ministerios de Economía de España y Francia, que ha podido consultar La Información, está ya sobre la mesa de los grupos de trabajo del Comité Económico y Financiero de la UE. Básicamente, se proponen tres soluciones al "difícil dilema" al que se enfrentaron los gobiernos europeos durante la pasada crisis: ignorar las preocupaciones de los inversores, asumiendo el riesgo de perder el acceso al mercado, o ejecutar recortes en el presupuesto para compensar el aumento de las prestaciones por desempleo.

La primera solución consiste en un mecanismo que proporcionaría préstamos a los países en crisis o con problemas de liquidez temporales, que luego tendrían que devolver. La segunda plantea un fondo común financiado con contribuciones regulares de los socios, que en caso de necesidad podrían recibir transferencias no reembolsables. La última avanza hacia un sistema europeo totalmente integrado en el que los beneficios y las contribuciones a la Seguridad Social serían uniformes en toda la zona euro y se gestionarían de manera centralizada.

El 'a, b, c' del tándem franco-español concluye con el planteamiento de una serie de cuestiones para la discusión. En el debate se introduce la posibilidad de utilizar la experiencia de Estados Unidos como "caso de estudio para un plan de seguro de desempleo europeo". ¿En qué consiste el modelo norteamericano? Se trata de un mecanismo de aseguramiento mutuo de ámbito fiscal diseñado para atenuar las consecuencias de las perturbaciones económicas. Se basa en la complementariedad de las prestaciones federales y estatales, de manera que el sistema de seguro de desempleo es competencia principal de los Estados en los períodos normales, mientras que el Estado federal pasa a adoptar un papel activo durante las crisis, suavizando el impacto negativo sobre el consumo de los hogares y mitigando los efectos heterogéneos entre Estados.

En un reciente informe, el Banco de España señala precisamente este "elemento diferencial respecto a la Unión Monetaria Europea, que carece de instrumentos de estabilización fiscal automáticos para el conjunto del área"; por ello, prosigue, "los costes derivados de las perturbaciones deben ser asumidos por cada país, lo que dificulta un funcionamiento homogéneo del área". Sin embargo, una solución 'a la americana' "requeriría cambios institucionales y legales profundos" y una "mayor armonización", indican Calviño y Le Maire en su análisis, que destaca, no obstante, que "en un sistema de dos niveles –como el estadounidense– los esquemas nacionales podrían mantener un alto grado de autonomía".

España, la gran beneficiada

El 'quid' de la cuestión está en la mutualización de riesgos. Ha sido el principal escollo en el rediseño de la arquitectura del euro, con el foco puesto en el presupuesto común. La oposición de Holanda y los países nórdicos a 'pagar el pato' de la peor situación económica de sus socios ha impedido, hasta el momento, cualquier acuerdo para dotar a la eurozona de capacidad estabilizadora. Sin embargo, instituciones como la propia Comisión Europea, la OCDE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ven con buenos ojos un seguro de desempleo comunitario como posible mecanismo de estabilización, una iniciativa que apoyan, además de España y Francia, el ministro de Finanzas alemán, el socialista Olaf Scholz, con cierto recelo de sus aliados de la CDU. 

Calviño insistió en la última reunión informal del Ecofin en Bucarest en la necesidad de adoptar en toda la UE un sistema de desempleo común que sirva para estabilizar la situación de todos los trabajadores y evitar que se amplíen las diferencias económicas entre los socios comunitarios. Esta "red de seguridad" daría especial tranquilidad a España, una vez ha quedado demostrado que nuestro mercado laboral tiene una peor capacidad de respuesta a las crisis que el entorno europeo y en un momento en el que nuestra tasa de paro, la segunda más elevada de la Unión, alcanza el 14% y dobla la media del 6,5% de una UE que vuelve a registrar niveles de desempleo mínimos históricos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios