Martes, 21.05.2019 - 11:31 h
Casa flotante

Un barco de carga de los canales de Ámsterdam se convierte en casa de lujo

El buque se botó al mar en 1957 y ha sido sometido a una remodelación propia de una mansión de alto standing.

Fotografía del Kempenaar de 1957, el barco convertido en casa de lujo.
El Kempenaar de 1957, el barco convertido en casa de lujo. / ANA Architects.

Los canales son el símbolo principal de la capital de Holanda. Su extensión de 100 kilómetros y sus 1.500 puentes justifican el pseudónimo de 'la Venecia del norte', y si en Venecia hay casas flotantes, ¿por qué no iba a haber una Ámsterdam?

No es un inmueble flotante convencional, aunque el buque de carga renovado por la firma de arquitectos holandesa 'Ana Architects' no tiene nada que envidiar a las comodidades de una vivienda de lujo.

Fotografía del Kempenaar de 1957, el barco convertido en casa de lujo.
El Kempenaar de 1957, el barco convertido en casa de lujo. / ANA Architects.

El modelo Kempenaar data de 1957 y en su lavado de cara se ha dejado de lado la concepción clásica habitual en los barcos: tanto en su exterior como su interior se apuesta por el confort y los espacios abiertos siempre a la vanguardia.

Lo primero que llama la atención es su terraza exterior. Accesible desde la cabina de mandos, se sitúa en la mitad de la embarcación, siendo el lugar perfecto para disfrutar de comidas al aire libre, de los rayos de sol en verano y de las estrellas por la noche.

Fotografía del Kempenaar de 1957, el barco convertido en casa de lujo.
El Kempenaar de 1957, el barco convertido en casa de lujo. / ANA Architects.

La luz natural ha sido también uno de los aspectos más cuidados en el interior. La pieza principal, con cocina americana y cómodos sofás en el salón, cuenta con grandes ventanas modelo ojo de buey para no perderse ni un ápice de lo que sucede en los canales. Paredes blancas y madera de roble otorgan el toque de modernidad al navío.

Consta de dos dormitorios. El principal incluye armario, baño y zona de relajación, mientras que el de los niños es más funcional con su puerta corredera que da directamente al salón.

Fotografía del Kempenaar de 1957, el barco convertido en casa de lujo.
El Kempenaar de 1957, el barco convertido en casa de lujo. / ANA Architects.

Además de su lujo y funcionalidad, el Kempenaar de 1957 ha visto revestido su 'caparazón' con espuma aislante en las paredes y ventanas de aislamiento para que ni el frío en invierno ni la humedad del mar afecte a la vida familiar en esta peculiar casa flotante.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios