Sábado, 17.11.2018 - 02:21 h
Telediaria

Así son los nuevos Estudios de Prado del Rey: una oportunidad para TVE

Nuevo Estudio 5 de Prado del Rey.
Nuevo Estudio 5 de Prado del Rey.

Tras su nacimiento en un minúsculo y rudimentario plató en El Paseo de la Habana, TVE inauguraba en 1964 una ciudad creada por y para la televisión en unos terrenos en Prado del Rey, junto a un cuartel militar de retransmisiones. La ubicación fue perfecta para eso mismo, para retransmitir. Unas instalaciones que ya, por entonces, giraban alrededor de un flamante Estudio 1, que se abrió con el título de más grande de Europa, adelantando por sólo unos metros al plató homólogo de la BBC.

En el Estudio 1 se empezó a realizar televisión de primera división. Laura Valenzuela explica que cuando entró, por primera vez, allí se sintió en Hollywood. Nada que ver con El Paseo de la Habana. Pero, sin embargo, Televisión Española siguió creciendo y las siguientes ampliaciones de Prado del Rey se hicieron a retales. Los platós se fueron construyendo en los espacios libres de forma improvisada, sin una estrategia de coherencia y orden arquitectónico que consiguiera una sede de la televisión pública que envejeciera bien. Estudios levantados sin prever zonas de montaje de decorados ni controles de realización, platós hechos en carpas, chabolas para guardar (mal) los decorados y atrezo, naves que aparecían de forma imprevista en huecos libres...

Prado del Rey, la emblemática sede de Televisión Española, estaba creciendo con pies de barro. No se había realizado un sostenible plan con miras de futuro. Y lo que es peor: con el paso de los años, fueron apareciendo zonas contaminadas con amianto, como los obsoletos Estudios de Color, que estos días están siendo demolidos. También se escondía amianto tras las paredes de los icónicos Estudios 1, 2 y 3, en rehabilitación. Y eso ha conllevado a la paralización de la producción. Lo que ha propiciado una sensación de que Prado del Rey vivía su agonía.

Sin embargo, este improvisado caos de inmuebles, que venía arrastrando la sede de TVE desde hace décadas, se está mutando en un renacer de Prado del Rey, ya que se ha afrontado el problema y se ha optado por una interesante reestructuración de este histórico centro de producción.

Primero se derribaron los obsoletos talleres de decorados y el desfasado edificio de moviolas para conseguir terreno útil en el que construir dos nuevos estudios y una plaza central, que incluso servirá para grabaciones en exteriores. Al mismo tiempo, se han ido limpiando de amianto los míticos estudios 1, 2 y 3.  Tras su "desintoxicación", el icónico estudio 1 volverá a acoger programas de televisión en octubre, mientras que el estudio 3 estará listo en las próximas semanas. Asimismo, ya han comenzado las obras de desamiantado del número 2, el plató que históricamente acogió magacines como Pasa la vida de María Teresa Campos y, en los últimos meses, Aquí la tierra de Jacob Petrus.

Los tres viejos platós de Prado del Rey, patrimonio audiovisual español, quedan a salvo. Incluida su mítica parrilla de focos, que ya colgaba del techo en la época que brillaban las creativas Galas del Sábado de Joaquín Prat y Laura Valenzuela. Pero, además, los platos viejos quedan integrados con los nuevos en un mismo complejo.

Laura Valenzuela y Joaquín Prat y el techo del Estudio 1.
Laura Valenzuela y Joaquín Prat y la superviviente parrilla de focos del techo del Estudio 1.

Por primera vez, toda la factoría de contenidos televisivos de Prado del Rey estará centralizada en un mismo y definido núcleo de producción. Justo detrás del Estudio 1, 2 y 3, se están concluyendo los dos nuevos platós, que se han levantado en paralelo al Estudio 5, planificado en los años noventa como una carpa que acogió las grabaciones de Hostal Royal Manzanares de Lina Morgan y único espacio que no ha parado de producir programas desde entonces. Ahora, ahí se realiza La Mañana, Saber Vivir, Amigas y Conocidas, Corazón y España Directo.

Los dos nuevos estudios y el  5 quedan integrados dentro de una manzana de servicios que está comunicada con el edificio de los años 60 a través de una pasarela. En total, Prado del Rey dispondrá de seis estudios, cada uno con control propio. Los viejos 1, 2 y 3, -con una altura de 8,5 metros cuadrados- a partir del 1 de enero de 2019 se complementarán con los dos nuevos, que cuentan con una altura de 10 metros, tiro que otorga una amplitud de acción para escenografías de gran calado.

Como consecuencia, el nuevo estudio 5, de 960 metros cuadrados -que será el más amplio junto al Estudio 1-, podrá acoger programas que necesitan un mayor formato de producción, como talents shows, formatos musicales o galas de fin de año. Su altura y amplitud convierten a este espacio escénico en el más competitivo de la cadena después de la desaparición del L3 de Buñuel con 2.000 metros. Mientras que el renombrado 4 (que en la actualidad se denomina 5 -set de programas como Hostal Royal Manzanares, Noche de Fiesta,  Dos Rombos, La Mañana...-) y el 6 serán polivalentes para todo tipo de programas.

los platós en metros cuadrados

Los metros cuadrados de los seis platós de Prado del Rey


- Estudio 1, 1.021 m2

- Estudio 2, 567 m2

- Estudio 3, 561 m2

- Estudio 4, 840 m2

- Estudio 5, 960 m2

- Estudio 6, 829 m2

La inversión realizada por TVE asciende a más de 37 millones de euros y, a principios de 2019, la cadena dejará los platós que están actualmente alquilados a la empresa ADISAR para suplir las carencias de espacio a la hora de grabar su producción propia, tras la venta y derribo de los grandes Estudios Buñuel antes de la reorganización de Prado del Rey.

Prado del Rey vuelve a ser un centro de producción al primer nivel con estudios reunidos en un mismo núcleo que no olvida -otras veces se ha olvidado- la importancia de los servicios principales que necesita la TV como son controles para cada estudio, nuevos camerinos, nuevas salas de maquillaje y peluquería, un nuevo control central o una zona para la preparación del decorado antes de introducirlo al set

Una oportunidad para el porvenir de la cadena pública, pues para el futuro sostenible de TVE es necesario que la mayor parte de la producción se centralice en una sede con entidad de centro creativo. Así se producen sinergias que ahorran costes, pero también, unificando la producción original, se recupera Prado del Rey como factoría neurálgica, en constante ebullición, en el que se fomenta un superpoder intangible, que es más crucial de lo que parece en TV: que la audiencia no perciba el canal como un frío canal emisor que sólo es mero agregador de contenidos estancos -que son grabados en lugares indeterminados- y, a la vez, que los trabajadores se sientan partícipes del resultado.

La unificación de la producción también es un engranaje que sirve para favorecer la ilusión en un proyecto colectivo que se desarrolla desde un lugar representativo, reconocible y vivo. Ya están los platós casi a punto, ahora el objetivo será convertirlos en esa creativa factoría de ideas. Será un éxito si el nuevo Prado del Rey cobija un diseño de producciones que entiendan la esencia de la televisión pública en su máxima expresión.  Valiente, plural, moderna, próxima, innovadora, comprometida, honesta y, sobre todo, imaginativa.

Ahora en Portada 

Comentarios