Viernes, 13.12.2019 - 12:03 h
Telediaria

Gabi, Fofó y Miliki: así modernizaron la TV en España más allá de la risa

Los programas infantiles en España fueron un resquicio por donde se coló una creatividad libre, que escapaba a las censuras. 'La Bola de Cristal' es el ejemplo habitual de un programa para niños sin condescendencias, ni infantilismos. Pensaba en grande. También 'La Cometa Blanca' o 'Planeta Imaginario'.

Pero mucho antes de Los Electroduendes, Gabi, Fofó y Miliki ya modernizaron la televisión al grito interactivo de “¿cómo están ustedes?”. Los Payasos de la tele llegaron a principios de los setenta de latinoamérica con muchas tablas del negocio audiovisual, así que su fichaje por TVE no solo se quedó en el show infantil que se esperaba y supuso una revolución latente en las narrativas televisivas.

Gabi, Fofó y Miliki desmontaron el estigma del payaso gris para indagar en la comedia clásica, que es hábil retratando su entorno. Por eso, Los Payasos de la tele gustaban tanto a niños como a sus papás. Porque sus gags plasmaban esa picaresca nacional con la que nos identificábamos aunque intentáramos no sentirnos reconocidos.

Es más, algunos de sus sketches tenían mucho de la estructura del clásico formato norteamericano de comedia 'Saturday Night Live' aunque todavía ni siquiera se había estrenado 'Saturday Night Live' (1975). Jugaban con la barrabasada de siempre, pero entendiendo el tiempo que estaba viviendo el país. Y la propia televisión.

De hecho, es curioso como los primeros programas en 1972 de 'El Circo de TVE' ya introducían elementos escénicos que, décadas más tarde, se han calculado para mantener la atención del despistado ojo del espectador. Así el decorado del primer programa de 'Los Payasos de la Tele' contaba con fondos que se movían para dotar de más versatilidad a la profundidad de la imagen. No había grandes pantallas de leds, pero sí la imaginativa destreza para inventarse unos molinetes gigantes que presidían el decorado del plató y no paraban de girar.

También, en los setenta, los diferentes espacios de Gabi, Fofó y Miliki empezarón a experimentar con la multipantalla, en los programas realizados por el mítico realizador Juan Villascusa. Sus icónicas canciones se realizaban dividiendo la pantalla en varias imágenes simultáneas -riéte tú de Ferreras hoy en 'Al rojo vivo'-. 

Realización en Gran Circo de RTVE
Miliki por tres.

Otra clave del programa: la expresividad de los niños del público, siempre presente. Aunque para lograrlo no hacía falta la multipantalla que soluciona hoy todo, directamente las gradas estaban colocadas de tal forma para que destacara en toda la emisión esa fuerza del rostro de los más pequeños que están disfrutándolo y viviéndolo.

El circo de TVE público
Niños en el circo.

Los chavales estaban omnipresentes en el programa del circo, mientras se reían con las travesuras o cuando, todos, se ponían a cantar temas con letras pegadizamente inolvidables. 

Porque, como el gran show de comedia que era, el programa equilibraba humor enredador y canciones contagiosas con una aplastante intuición para que el ritmo del formato no decayera. 'El Circo de TVE' estaba estructurado con inteligencia. Aunque su éxito, más que en la estructura del orden televisivo, estaba en que contó con la visión para pegar el impulso que necesitaba la comedia de TVE. Menos rígida, más pensada para traspasar la cámara. En eso, los payasos eran perfectos porque su capacidad de expresión corporal, en la que eran maestros.

Emilio Aragón hijo, Milikito, empezó en el circo sin voz. Así comenzó por lo más difícil: lograr comunicar tanto sin poder decir nada. Y todos los niños gritaban con emoción “Milikito, milikito”, como muestran las tomas falsas que ha recuperado el archivo de TVE de unas cintas de grabación sin editar. Su aprendizaje permitiría a Aragón continuar el legado familiar y seguir rompiendo corsés de la televisión en España con aventuras como  'Ni en vivo y ni en directo', 'Vip Noche', 'El Gran Juego de la Oca' o 'Médico de Familia'.

Los Payasos de la Tele no hacían humor y que luego la cámara lo retratara, como sucedía en gran parte de los programas de variedades de la época. Gabi, Fofó y Miliki pensaban la comedia como la ficción televisiva que era. El guion se construía con las posibilidades la tele de entonces. Una ficción que calaba porque retrataba su tiempo. Tanto que alguna de sus canciones vista hoy puede resultar machista -así planchaba, así, así-.

Aunque lo cierto es que sus programas siempre estuvieron comprometidos con el progreso, utilizando un lenguaje inclusivo cuando nadie sabía lo que era lenguaje inclusivo e integrando al diferente en una sociedad que, por entonces, se reía del diferente. Ellos no. Su humor transmitió tanto porque hablaba de nosotros mismos entendiendo nuestras diferencias con la ingenuidad de la comedia  de la trastada, de la sonrisa inocente, la que parece fácil, pero es la más complicada de crear e interpretar.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING