Sábado, 07.12.2019 - 02:42 h

Rajoy y el PP negocian desde hace dos semanas los presupuestos con el PNV

Los 'juegos florales' entre Rajoy y Aitor Esteben en el debate, a vueltas con 'el grano y el tractor', dejan patente el cambio de talante. El PNV centrará sus peticiones en el impulso al AVE vasco y el desbloqueo de transferencias pendientes.

El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, también se dejó querer con lo que un posible acuerdo a cinco entre PP, Ciudadanos, CC, NC y PNV haría innecesario al PSOE para aprobar las cuentas públicas. 

Iñigo Urkullu y Mariano Rajoy

El PP y el PNV negocian desde hace días, dos semanas para ser más exactos, los Presupuestos Generales del Estado para el 2017. Incluso, en esos contactos, según ha podido saber www.lainformacion.com se han puesto ya papeles encima de la mesa. Es más, el siguiente paso de Rajoy será contactar con Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, con el fin de lograr los 176 apoyos necesarios (137 PP, 42 C's, 5 PNV, 1 CC y 1 NC) para aprobar las cuentas del próximo año, que, como exige Bruselas, deberán de ir acompañadas de un recorte en el gasto de aproximadamente 5.500 millones de euros para cumplir con los objetivos de déficit impuestos por la Unión Europea.

Este acercamiento de PP, PNV y NC haría innecesario al PSOE para aprobar las cuentas públicas y es que los socialistas ya han dicho en numerosas ocasiones que "una cosa es abstenerse y otra apoyar" y que facilitarán la investidura, pero que no cuenten con ellos para nada más.El rico refranero

En el debate de investidura en el Congreso de los Diputados ya se vio el cambio de talante en las relaciones entre populares y jeltzales. Así, ambas formaciones han pasado de la tremenda acritud mostrada en el debate de investidura fallido de finales de agosto a los juegos florales y el dejarse querer de este jueves en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, refranero adaptado incluido. "Si me quieres Mariano, dame menos leña y más grano" (dinero), dijo el peneuvista Aitor Esteban al final de su discurso. Esta ocurrencia sirvió a Rajoy para seguir el hilo y responder en la misma línea: "Si quieres grano Aitor, te dejaré mi tractor" (presupuestos).

Estos juegos florales denotan, pese a encontronazos como el que supuso al PP quedarse fuera de la mesa del Parlamento vasco, el cambio de marcha entre ambas formaciones. Ésta se pudo ver incluso en varias 'reuniones informales' en los pasillos de la cámara entre el Ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, y el diputado del PNV Pello Aizpuru (éste dijo el martes que la puesta "siempre está abierta" para hablar). Incluso, desde ambos partidos se pone en valor la buena relación que mantienen Mariano Rajoy y el lehendakari Íñigo Urkullu, que mantienen un fluido contacto.Las exigencias del PNV

El acuerdo no será fácil, no decimos eso, pero los contactos están ahí y en Génova y Moncloa confían en que el PNV es un partido de gestión y que en numerosas ocasiones desde la reinstauración de la democracia ha dado su apoyo a las cuentas públicas. Todo será cuestión de negociar. Una negociación en la que el PNV exigirá el impulso a las inversiones en infraestructuras en Euskadi, sobre todo en las obras del AVE, que se desencallen las transferencias pendientes para el desarrollo completo del estatuto de Gernika (una reivindicación recurrenmte el PNV, que cifra en 32 las transferencias todavía no recibidas) y que el estado deje de recurrir leyes emanadas del Parlamento vasco como sucede ahora mismo con la Ley de Víctimas de Abusos Policiales. Eso sí, incluir el tema ETA en una negociación económica parece más conplicado.Mariano, tu tractor tiene gripado el motor pic.twitter.com/KUjAUhpuUt— AITOR ESTEBAN (@AITOR_ESTEBAN) 27 de octubre de 2016

Los presupuestos, aprobados en marzo

Y al PNV podría unirse Nueva Canarias. El diputado Pedro Quevedo ya dijo durante el debate de investidura que votará "no" a Rajoy, pero literalmentre añadió que para lo demás "ahí estoy". Como suele suceder en estos casos todo dependerá de un buen puñado de inversiones y de euros para las islas.

Así, Rajoy ya tiene previsto que tras la investidura, se irá de inmediato a la aprobación del techo de gasto, el primer paso para que haya presupuestos. Pero como después esas cantidades deben pasar por el Consejo de Político Fiscal y Financiera y por la Comisión Nacional de Administración Local, el Ejecutivo podrá tomar medidas presupuestarias, a través de un decreto ley, que necesitará negociar. A continuación se entraría de lleno en la negociación parlamentaria, una tramitación que probablemente se alargaría hasta finales del mes de marzo.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING