Viernes, 10.04.2020 - 06:08 h
Se aprueba en el Consejo de Ministros

Tasa Google: qué es, cómo nos puede afectar y quién paga ese impuesto

El texto verá la luz este martes en el Consejo de Ministros, ante la atenta mirada de Donald Trump y las grandes tecnológicas. 

Foto de archivo: Google
Foto de archivo: Google / Unplash

Tasa Google. Este es el título de uno de los puntos que este martes se aprobará en el Consejo de Ministros. Tras muchas idas y venidas, el conocido como impuesto de determinados servicios digitales verá la luz con un texto que es exactamente el mismo que el validado hace ya más de un año, en enero de 2019, y que quedó en papel mojado por la convocatoria anticipada de elecciones tras no salir adelante los presupuestos. 

Se espera que la tasa Google se empiece a aplicar a finales de este año. Así lo aseguró este mismo lunes, la vicepresidenta de Asuntos Económicos del Gobierno, Nadia Calviño. La fecha de por sí ya supone un desencuentro entre el Ejecutivo de Sánchez y las principales organizaciones empresariales de la economía digital, quienes deslizan cada vez que pueden la idea de retrasar el impuesto a 2021. 

Qué es la Tasa Google

Vale, pero ¿qué es, exactamente, la tasa Google? Como hemos mencionado anteriormente, es conocido el Impuesto sobre determinados servicios digitales. Ese impuesto es del 3% sobre la facturación. 

¿Cuál es el objetivo? Que las grandes empresas tecnológicas que tengan publicidad dirigida tributen en los países donde generen beneficios. Esas compañías son nada menos que Google, Facebook o Amazon. 

La publicidad dirigida clasifica a los clientes que utilizan sus páginas webs, teniendo en cuenta sus gustos y preferencias. Esa información personal (se obtiene a través de las coockies, información que se almacena en el navegador del usuario) se vende a otras empresas. Y es aquí donde reside el principal problema: el impuesto solo se aplicaría sobre este tipo de empresas, quedando fuera las que exclusivamente se dediquen a vender sus productos por Internet.  

Cuál es el origen de la tasa Google 

La primera en poner sobre la mesa este tipo de impuesto fue la Comisión Europea en mayo de 2018. La intención era entonces aprobarlo y aplicarlo en todos los países de la UE de forma unánime. 

Finalmente, se acabaría paralizando, pues no todos los ministros de Economía y Finanzas de la UE querían aprobarlo. El rechazo llegó, sobre todo, de los países nórdicos. Ahora, la pelota está en el tejado de la OCDE que es quien tiene que decidir si hay acuerdo o no para la aplicación de este impuesto. 

España a la francesa (y las advertencias de Trump) 

El Ejecutivo de Sánchez espera aprobar la tasa Google aunque no haya acuerdo con la OCDE. Según explicaron fuentes gubernamentales, el impuesto está incluido en el pacto sellado entre PSOE y Unidas Podemos. 

La idea sería seguir la misma línea que Francia que en verano pasado aprobó el nuevo impuesto a las grandes empresas de Internet. Es la conocida como Gafa (por las siglas Google, Amazon, Facebool  Apple) y se aplica a compañías como Airbnb, Instagram, Meetic y así hasta una treintena. Italia, Alemania y Hungría también tienen alguna figura tributaria sobre servicios digitales. 

La aprobación de este impuesto con el país galo provocó un enfrentamiento con Estados Unidos, quien determinaba que la tasa era discriminatoria con empresas del país. Donald Trump amenazó con sanciones y Francia terminó congelando la tasa a la espera de un acuerdo entre ambos. 

El alto mandatario estadounidense también ha avisado a España de la posible subida de aranceles si se aplica la tasa Google en solitario.  

Cómo puede afectar la tasa Google 

Mientras se debate la aplicación de la 'tasa Google', existen opiniones que creen que esta tasa perjudicaría a economías como la española; y otras que aseguran, en cambio, que su puesta en marcha beneficiaría las economías de los países donde se aplique.

Según un informe elaborado en enero por PwC a petición de Ametic y Adigital, la 'tasa Google' tendría un impacto negativo en el PIB español de entre 586 y 662 millones de euros. De la opinión contraria es la Asociación ATTAC. La delegación que tiene la organización en Francia ha pedido la creación de una tasa unitaria que frene la evasión fiscal no solo de las tecnológicas, sino también de las grandes empresas multinacionales. 

Según el proyecto de Ley que saldrá de la reunión de Moncloa, con la tasa Google se prevé recaudar entre 900 y 1.000 millones de euros al año. 

¿Y a los usuarios? 

La tasa Google también podría tener un impacto directo en los usuarios de estas grandes tecnológicas. Por ejemplo, Amazon ya anunció que el impuesto lo cobrarían sus clientes con una subida de tarifas y de precios. 

"Tras la instauración en Francia de un nuevo impuesto sobre los servicios digitales, nos vemos obligados a ajustar las tarifas de nuestras ventas en Amazon.fr", explicó la compañía estadounidense en un comunicado oficial. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING