Fotografía de una tienda de Zara.

La compañía de Amancio Ortega, que volvió a beneficios en el segundo trimestre, sube la apuesta por el canal online, con el que aspira a ingresar 7.000 millones en 2020.