Moda Retro 

La última moda para relajar a la plantilla... poner una máquina arcade

Las empresas suelen pedir juegos de lucha, como el ‘Street fighter’, para sus empleados. 

Reportaje BricoArcade
Reportaje máquinas arcade

Si tienes mas de 30 años seguro que las recuerdas. Las máquinas arcade crecieron con una generación que ahora las mira con nostalgia. Sus gráficos no son los mejores, ni aspiran a serlo, pero mueven sentimientos. El recuerdo por esta época es lo que llevó a Fernando Rodríguez y José Gallego a crear BricoArcade con otros dos socios más. Un negocio que montaron hace seis años y que cada día que pasa suma más adeptos.

José es ebanista y Fernando informático. Juntos forman la pareja perfecta para hacer estas máquinas, “nosotros hacemos todo desde cero. Tenemos unos muebles básicos, pero también podemos hacerlos a la medida que nos pidan. Ponemos los vinilos que quiera el cliente basados en juegos e incluso en fotografías personales. Luego le añadimos un ordenador que puede incluir desde 60 hasta 25.000 juegos diferentes”, señala José Gallego. Las peticiones van desde Torrente hasta Blancanieves.

“Nuestros clientes son particulares y empresas. La mayor parte de nuestras ventas son a particulares que quieren poner una máquina en su casa, aunque cada vez son más las empresas que nos las piden para que sus empleados se relajen. Es una manera de liberar tensiones en épocas de estrés". 

En el caso de los pedidos personales, Gallego recuerda algunas ventas: "hemos tenido el caso de un grupo de amigos que compraron una máquina recreativa para hacer un regalo de boda. Otra vez tuvimos un comprador que era soltero y vivía en un loft y quería poner una máquina arcade y para su diseño eligió a Torrente. También hemos hecho un diseño con vinilos con fotos de uno de los clientes que era un luchador profesional".

Desde 300 euros hasta los 1.500 euros

Desde consolas arcade, Bartops hasta máquinas completas. En Bricoarcade fabrican diferentes tipos de máquinas lo que incrementa o reduce el precio final del producto. “Una máquina media suele estar en los 1.000 euros. Nosotros preferimos hacerlas nuevas que arreglarlas porque nos resulta más barato. Hubo una época en la que sí tratábamos máquinas viejas, pero teníamos muchos problemas con las pantallas y luego había otro inconveniente con el olor. ¡Olían a tabaco muchísimo! En algunas llegamos a encontrar dentro paquetes de tabaco”, relata entre risas uno de los fundadores de la empresa.

En cuanto a los juegos más demandados, José destaca que no hay ninguno en concreto que destaque entre los demás. “Lo que sí es verdad es que en las empresas siempre nos piden que haya juegos de lucha como el ‘Street fighter’. En el caso de las mujeres, el Tetris suele suele el más demandado. En algunas máquinas hemos llegado a poner hasta una caja para meter monedas de 25 céntimos”, concluye Gallego.

Ahora en portada

Comentarios