Rajoy pasará lejos de España la previa al 1-O y Soraya asumirá sus funciones


  • El presidente del Gobierno tiene dos compromisos ineludibles la semana en la que está convocado el referéndum: almuerzo con Trump y Cumbre Europea en Estonia.

  • Soraya Sáenz de Santamaría, que ha llevado en primera persona el conflicto catalán, estará en contacto con Rajoy para informarle de todo lo que ocurra en Cataluña.

Rajoy, con Sáenz de Santamaría, en la constitución del Congreso.

Rajoy, con Sáenz de Santamaría, en la constitución del Congreso.

Mariano Rajoy tendrá que seguir desde el extranjero buena parte de la semana previa al referéndum anunciado en Cataluña para el 1 de octubre. Pese a que el Gobierno insista en que la votación no se va a celebrar, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras reafirmaron este martes tras conocerse la citación a Artur Mas y sus altos cargos en el Tribunal de Cuentas que va a haber consulta sí o sí. El presidente del Gobierno tiene durante esos días dos compromisos que no puede eludir bajo ningún concepto.

El próximo 25 de septiembre, a seis días para el 1-O, Rajoy se subirá al avión de la Fuerza Aérea España que le trasladará a Washington DC para acudir, ya el día 26, a un almuerzo con el presidente estadounidense Donald Trump. Nada más terminar esta cita que el Gobierno español llevaba tiempo buscando, la comitiva presidencial volverá a tomar el avión de vuelta para Madrid.

Menos de 48 horas después de aterrizar en la capital, el día 28, Rajoy se volverá de nuevo a subir al avión para volar hasta Estonia donde participará en la Cumbre Europea que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión que se celebrará en el Centro Cultural de Tallín. Regresará a España el día 29, cuando apenas quede algo más de un día para el día marcado por los independentistas catalanes para acudir a votar.

Esta ausencia de cuatro días del jefe del Ejecutivo por compromisos en el extranjero provocará que sus funciones las asuma Soraya Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta, aseguran fuentes cercanas a La Moncloa, estará esos días en contacto permanente con Rajoy para informarle de todo lo que ocurra en Cataluña y tomar las medidas necesarias. Pueden ser horas en las que la Policía y la Guardia Civil tenga que evitar que se desplieguen las urnas por los centros de votación. Las mismas fuentes recuerdan que la número dos del Gobierno es la persona que designó Rajoy para capitanear la respuesta al desafío independentista.

Fuentes de Presidencia precisan que los viajes a Estados Unidos y Tallín serán trayectos "exprés". En Washington Rajoy ni siquiera hará noche y en Estonia todo está previsto para partir de retorno a España nada más concluir los actos de la Cumbre Europea. El domingo 1 de octubre es un día en el que Moncloa tendrá que monitorizar todo lo que ocurra en Cataluña.

La respuesta vendrá de los abogados del Estado

La circunstancia de que Rajoy se encuentre fuera de Cataluña durante cuatro días precisamente en la semana previa del 1-O no ha sido bien recibida por un sector del Gobierno. Fuentes cercanas a este grupo aseguran que la respuesta al desafío secesionista vendrá del grupo de abogados del Estado que lidera Soraya Sáenz de Santamaría y lo que ellos piden es hacer "más política y menos leyes".

Rajoy quiere tener a sus ministros cerca ante lo que pueda pasar en los próximos días

Esta misma semana Rajoy podría celebrar hasta tres consejos de ministros en Moncloa en cuestión de tres días. Fuentes del Ejecutivo no lo descartan y se remiten a esperar a que la Mesa del Parlament califique las dos leyes previstas, la de Referéndum y la de Transitoriedad. En cuanto eso ocurra, hecho que podría suceder este mismo miércoles, el equipo de Rajoy se pondrá en marcha con una reunión extraordinaria del gabinete por cada ley que se tramite. Si, finalmente, la Mesa da el visto bueno el próximo miércoles y jueves a cada una de las leyes, Moncloa celebraría sendos consejos en días consecutivos y con un único punto en el orden del día: el recurso ante el Tribunal Constitucional. Para el viernes ya quedaría el tercer consejo de ministros, el ordinario, donde se abordarían los diferentes acuerdos previstos para la semana.

Durante los próximos días, Rajoy quiere tener a sus ministros cerca. No hay previsto ningún desplazamiento lejano de ningún miembro destacado del gabinete (solo Dastis se encuentra en Cuba). Tampoco hay actividad parlamentaria para ninguno de ellos, ni plenos en Congreso o Senado ni comisiones. Agenda despejada, por tanto, para poder presentarse en Moncloa en apenas un par de horas si son requeridos para ello. Los móviles de los ministros, como ya ocurrió a mediados de agosto, estarán disponibles para recibir una llamada urgente que les convoque en el complejo presidencial.