Lunes, 21.10.2019 - 07:14 h
Una de las favoritas de Kate Middleton

La diseñadora 'secreta' de la realeza británica por la que suspira la nobleza

Buena parte de la aristocracia apuesta por Suzannah Crabb después de que haya sido bendecida por la duquesa de Cambridge.

Kate Middleton
Kate Middleton suele confiar en Suzannah Crabb para muchos eventos importantes / EP

Kate Middleton se ha convertido en una de las mujeres mejor vestidas del mundo. Su estilo puramente 'british' entusiasma no solo en Reino Unido, sino en todo el mundo, haciendo que sus 'looks' se agoten en tiempo récord y sean imitados por muchas personas. Aunque tiene una serie de diseñadores y marcas fetiche, entre las que destaca Alexander McQueen, cuenta con un arma secreta que pocas personas conocen y que le hacen lucir perfecta en multitud de ocasiones.

Porque en Londres hay una diseñadora cuyo nombre no encabeza los editoriales de moda de las principales cabeceras, pero que es la apuesta segura de la aristocracia, empezando por la duquesa de Cambridge. ¿Recuerdan el perfecto vestido blanco abotonado de manga corta abullonada con lazo a la cintura que lució esta pasada edición de Wimbledon? Pues pertenece a Suzannah Crabb, una de sus firmas fetiche. Y no solo de ella.

Kate Middleton
Kate lució vestido blanco hecho a medida de Suzannah Crabb/ EFE

Este traje, con el que deslumbró en el torneo de tenis, fue hecho a medida y le sirvió para dejar en muy mal lugar a su cuñada, Meghan Markle, quien acudió a la cita con este deporte vistiendo vaqueros, cuando el protocolo de Wimbledon lo prohíbe. Kate conquistó a todos gracias al diseño de esta boutique, que se ubica en una tranquila calle londinense llamada New Quebec Street.

Suzannah Crabb combina lo mejor del estilo británico 'vintage' y lo acerca a la actualidad, siguiendo siempre el tipo de patrón que ha predominado en esta forma de vestir durante siglos. Los cortes midis, con faldas evasé o de tablas, las delicadas mangas con volúmenes y las cinturas ceñidas son su seña de identidad. Por ello, es elegida tanto para eventos de gala como los Premios BAFTA como para las elitistas carreras de Ascot.

Kate la llevó también para posar en las fotografías oficiales del primer cumpleaños de su hijo mayor, George, en esta ocasión con un vestido verde estampado de corazones que simulaban pequeñas flores. Su hermana Pippa también confía en Crabb para eventos públicos, como el bautizo del pequeño George, donde llevó un vestido abrigo en color marfil con manga francesa.

Kate Middleton
Kate también eligió a Suzzanah Crabb para el primer cumpleaños del príncipe George

Otra de las clientes fieles a ella pertenecientes a la realeza es Sophie Wessex, la esposa del príncipe Eduardo, el hijo menor de Isabel II. Ella es "una de las mejores embajadoras de la firma", según la propia diseñadora, ya que la describe como una mujer solidaria y encantadora. Wessex suele llevar vestidos y abrigos de Crabb en multitud de ocasiones.

Suzannah Crabb, de 44 años, tiene una doble vía de negocio. Por un lado están los encargos a medida que realiza en su taller, al que acude la realeza, y por otro la boutique, donde vende 'pret-a-porter'. También se puede comprar por Internet, y el precio no es asequible para todos, pues de media sus diseños cuestan más de 1.000 euros, eso en la línea 'ready to wear', porque los que son para ocasiones especiales pueden superar los 3.000 euros. Si bien son los llamados 'vestidos de te' -del corte del que llevaba Kate en Wimbledon- los más vendidos y su precio es de unos 1.100 euros.

El alto precio se debe a que la diseñadora importa sus telas de Italia y, como detalle, todos y cada uno de los diseños están forrados de seda. Así, cada detalle está hecho a mano, hasta los botones se cosen así, de modo que todo eso encarece el precio del producto, pues es artesanal, lo que a la vez le hace único.

Suzzanah Crab
Vestido de té de Suzzanah Crab
Suzzanah Crab
Mono de lunares de Suzzanah Crab

A Crabb fue su madre quien le enseñó a coser cuando era pequeña, aunque después estudio moda y textil en las universidades de York y Southampton. Empezó trabajando en firmas como Esprit o Karen Millen hasta que logró un puesto en los grandes almacenes Marks & Spencer como directora de pronósticos de tendencias de mujer, pero en 2006 se lanzó con su propio sello y abrió su tienda. 

Su negocio comenzó a florecer después de la boda de Kate y William, cuando ella comenzó a vestir sus diseños, lo que hizo que numerosas clientas adineradas acudiesen a su 'atelier'. Entre los nombres más famosos que ha vestido también están las actrices Helen Mirren o Emilia Fox. Pero para Crabb son muy importantes también esas mujeres anónimas que eligen su ropa para trabajar. Grandes profesionales con importantes cargos que visten sus prendas en su día a día, pues también hace conjuntos de dos piezas y trajes.

Por el momento, la única que se resiste dentro del conjunto de damas reales británicas es Meghan Markle. La duquesa de Sussex está menos apegada a la moda británica que su cuñada y, aunque a veces hace concesiones, suele llevar moda americana y, sobre todo, grandes firmas de lujo. Además, combina esos diseños con otros de firmas desconocidas pero con cariz solidario.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios