Domingo, 18.08.2019 - 03:48 h
La Reina apoya a su hijo

El escándalo Epstein salpica a la casa real británica: el príncipe Andrés...y Lady Di

Unas fotografías y unos documentos sitúan al hijo de la Reina de Inglaterra en medio de esta trama de explotación sexual del fallecido millonario.

Andrés de York
Los documentos del caso Epstein vinculan a Andrés de York / EFE

El pasado fin de semana, el millonario Jeffrey Epstein se vio sobrepasado por la situación y acabó con su vida en la celda de la prisión que ocupaba en una cárcel federal de Nueva York, donde estaba preso acusado de tráfico y explotación sexual de menores. Un caso que ha dado la vuelta al mundo y que está salpicando a numerosas personalidades, entre ellas el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Pero no es el único hombre poderoso que aparece en los documentos del caso, porque hay uno que sale también muy mal parado: el príncipe Andrés de York.

El hijo de la Reina de Inglaterra era amigo personal del magnate y, según los documentos que salieron a la luz el viernes pasado, podría haberse beneficiado de su red de esclavas sexuales. En ellos consta que Guislaine Maxwell, la exnovia de Epstein, que era toda una celebridad en la alta sociedad británica y quien supuestamente procuraba jóvenes menores de edad a su novio y sus amigos, mantenía una estrecha amistad con el príncipe Andrés. De hecho, existe una fotografía en la que está abrazado a la joven Virginia Roberts, quien asegura que fue obligada por el millonario a tener relaciones sexuales con sus amigos cuando tenía 17 años, con Maxwell al fondo.

Esta chica es una de las principales víctimas de esta trama y ha narrado que llegó a ser trasladada en avión privado desde Estados Unidos al sur de Francia para asistir a una fiesta a la que acudieron el millonario Flavio Briatore o la modelo Naomi Campbell. También la llevaron a Tánger (Marruecos) o Inglaterra, diferentes destinos en los que habría sido explotada sexualmente.

Y en medio de todo, está Andrés de Inglaterra, el cual aparece claramente con esta chica en las fotografías que están en todos los periódicos británicos. La relación con Epstein vendría a través de su novia a finales de los 90 y principios de los 2000, Guislaine Maxwell, hija del magnate de la prensa inglesa Robert Maxwell, la cual habría procurado también chicas al príncipe. Porque además de la fotografía con Virginia Roberts, los documentos señalan que el hijo de la Reina habría tocado el pecho a una menor llamada Joanna Sjoberg, y también habría realizado actos con Virginia Giuffre -otra de las principales víctimas y quien más pruebas ha aportado- en la mansión de Epstein en Manhattan. 

De este modo, Andrés de York se ha situado en el centro de la polémica, aunque su relación con Epstein ya le ha dado más problemas en el pasado, porque en 2010 una fotografía con el fallecido millonario hizo que la Cámara de los Comunes le retirara el título de representante especial del Reino Unido para el comercio exterior porque consideró que utilizaba los viajes en beneficio propio, para relacionarse con grandes fortunas y disfrutar de los placeres que le granjeaban.

En esta tesitura, la casa real británica ha tenido que salir al paso y el Palacio de Buckingham ha emitido un comunicado en el que señala que todo lo que tiene que ver con el caso Epstein "es un procedimiento que se lleva a cabo en Estados Unidos y que no concierne al duque de York. Cualquier mención de actos ilegales con menores es absolutamente falsa". Además, la Reina ha mostrado el apoyo a su hijo públicamente al salir en coche junto a él de camino a la iglesia en su retiro vacacional en Balmoral, precisamente unos días después de que su nombre saliera en los documentos, el domingo, el día posterior además al suicidio de Epstein. Una imagen que vale más que mil palabras y que muestra cómo Isabel II está del lado de su hijo, a pesar de todas las salidas de tono que ha protagonizado en los últimos años.

¿Y Lady Di?

Pero Andrés de York no es el único de la casa real británica que aparece en estos documentos que están ahora en el centro de la actualidad internacional. Porque quien fuera el miembro más emblemático de los Windsor hace dos décadas también aparece señalada, aunque de pasada. Hablamos, por supuesto, de la fallecida Diana de Gales, pero no directamente.

En los documentos que maneja la corte de Nueva York aparece la declaración de un extrabajador de Epstein, llamado Juan Alessi -trabajaba en el mantenimiento de la mansión del magnate en Palm Beach-, quien afirma que en una ocasión estuvo con "el secretario de Lady Di y sus hijos". Si bien está la duda de si eran los hijos de la princesa o del propio secretario, de quien no aporta ningún dato.

Pero además, este hombre también asegura que conoció al príncipe Andrés y a su exmujer, Sarah Ferguson, además de nombres como Donald Trump, Robert Kennedy Junior o "varios premios Nobel". Todos ellos habrían pasado por la casa de la que él se encargaba, supuestamente. En cualquier caso, una exsecretario de Diana, llamado Patrick Jephson, ha asegurado que nunca vio a Epstein ni tampoco lo hicieron William y Harry. Además, ha señalado que solo recuerda que Lady Di fuera una vez a Florida, y fue en 1993 para llevar a sus hijos a Disney World.

De este modo, esta declaración siembra la duda sobre si la malograda princesa y sus hijos hayan podido estar en contacto con este depredador sexual, cuyo abrupto final no ha hecho más que abrir más incógnitas en un caso que ha puesto de relieve los mayores trapos sucios de la alta sociedad internacional. Un caso que puede llevarse por delante a muchas personas y que toca de lleno a la familia real británica, la cual ya está acostumbrada a los escándalos, pero casi siempre habían sido en el ámbito doméstico, con sus idas y venidas, divorcios y demás. Ahora hablamos de un caso muy serio de tráfico de menores que ha conmocionado al mundo.

Ahora en Portada 

Comentarios