La artista, irreconocible

Kenzo tira de Photoshop para convertir a Britney Spears en su nueva imagen

Britney
 

Si hay una marca de lujo rompedora, original y efervescente, esa es Kenzo. La enseña creada en 1970 por el japonés Kenzo Takada no para de reinventarse a sí misma y ahora vive inmersa en una nueva era de la mano de dos de los diseñadores más innovadores de los últimos años. En 2011 cogieron el timón de la firma Humberto Leon y Carol Lim, los dos jóvenes fundadores de la marca millennial Opening Ceremony, que es todo un éxito entre los jóvenes más underground. Y en ese ánimo por sorprender constantemente han fichado a una nueva musa que se caracteriza por no dejar a nadie indiferente, la cantante Britney Spears.

La artista fue uno de los grandes iconos adolescentes de finales de los 90 y principios de los años 2000. Salida de la factoría Disney, Britney emergió como la perfecta adolescente americana gracias a su melena rubia, su voz angelical y su pose sexy pero recatada. Si bien con el paso de los años y el peso de la fama, la cantante fue en caída libre hasta acabar protagonizando episodios como aquel tan mítico rapándose la cabeza y agrediendo a los paparazzi delante de sus hijos.

Una mujer que bajó a los infiernos y vio incluso cómo su padre se hacía cargo de su tutela legal porque ella era incapaz de manejar su vida. Si bien renació de sus cenizas cual ave fénix para tomar de nuevo las riendas de su carrera y de su imagen, que se vio muy deteriorada en aquellos años de problemas con la justicia e ingresos en centros de rehabilitación.

Pero, no nos engañemos. Britney no ha vuelto a ser lo que fue, ni en el ámbito profesional ni en lo que tiene que ver con su físico. Aunque sigue siendo una mujer muy atractiva, no es la niña de 16 años que conquistó al mundo con ‘Baby One More Time’. Ahora es una mujer de 36 años y en su imagen se nota. Si bien en la campaña de Kenzo parece que por ella no han pasado los años y que sigue siendo la joven de hace dos décadas.

Las imágenes de Britney como nueva musa de Kenzo ya han dado la vuelta al mundo y los comentarios sobre el abuso del retoque fotográfico no se han hecho esperar. Porque, en una campaña de inspiración años 80 y 90, la imagen de Spears es casi irreconocible, con unas facciones tan perfectas que no parecen humanas. Y con un vientre incluso más plano que en sus mejores tiempos.

De vuelta a los orígenes de la casa

Con esta campaña, llamada Momento nº2, la casa homenajea la línea de vaqueros Kenzo Jeans, que Tacada lanzó en 1986. De ahí que las prendas sean de inspiración ochentera y muy alternativsa, algo que no termina de casar muy bien con lo que Britney Spears representa, que es precisamente lo contrario: el pop mainstream de los 90.

Pero la apuesta de la firma por la cantante es clara y la han convertido en su musa más reconocible, ya que Kenzo es de las pocas marcas que no contaba con una embajadora de fama mundial. Puede que esta alianza sirva también para devolver a Britney al Olimpo de las estrellas del que se bajó hace unos años, si bien el hecho de que las imágenes estén tan retocadas ya ha provocado bastante rechazo.

Porque nos encontramos inmersos en la mayor ola feminista desde hace décadas, con la que se busca conseguir la tan ansiada igualdad y despojar a las mujeres de la esclavitud de la imagen. De hecho, cada vez más estrellas denuncian el exceso de Photoshop al que se ven sometidas, transmitiendo una imagen distorsionada de su realidad. Pero parece que Britney sigue confiando en la ‘magia digital’ para mostrar su imagen al mundo.

Ahora en Portada 

Comentarios