El acuerdo se hace oficial

Versace se hace 'americano': Michael Kors compra la firma por 1.830 millones

El grupo norteamericano aumenta su imperio de moda y lujo con la firma puesta en marcha por el difunto Gianni Versace.

Versace
Donatella Versace ha decidido vender la firma que fundó su hermano / EFE

Nada hacía presagiar, hace unos días, durante el 'fashion show' de Versace en la Semana de la Moda de Milán, que la firma de moda estaba a punto de abandonar sus raíces. Porque Versace ha pasado a manos estadounidenses. El grupo Michael Kors ha cerrado la compra de la marca italiana por un importe final 1.830 millones de euros, según ha confirmado la empresa.

El inminente acuerdo había sido avanzado por el 'Corriere della sera', lo que supone que la familia Versace, que mantiene el 80% de la marca de moda, se ha deshecho de esa participación mayoritaria, aunque seguirá teniendo una participación minoritaria en la empresa que fundó el difunto Gianni Versace y que desde 1992 ha capitaneado su hermana Donatella.

El grupo americano ha informado de que, con esta operación, cambia su nombre a Capri Holdings, con el objetivo de que Versace alcance una facturación de 2.000 millones de dólares (1.697 millones de euros) de facturación a largo plazo y de que el propio conglomerado impulse sus ventas los 8.000 millones de dólares (6.791 millones de euros) a largo plazo. Para ello, la firma mejorará el "marketing icónico" de Versace, acelerará su crecimiento digital en relación al comercio electrónico e incrementará el número de tiendas hasta las 300, frente a las 200 actuales. La transacción también incluye que la familia Versace reciba 150 millones de euros en acciones de Capri Holdings. Ambas empresas estiman que la compra se cerrará en el cuarto trimestre fiscal del año, que finaliza en marzo de 2019, una vez reciban el visto bueno de los reguladores.

De este modo, el grupo Michael Kors se hace con la casa italiana en su mejor momento de los últimos años. Sus últimas colecciones le han vuelto a poner en lo más alto de la moda mundial tras unos años de 'olvido' cuando el minimalismo se impuso en las pasarelas. Ahora, sus ricos bordados, sus combinaciones a priori imposibles y su gusto por realzar las curvas de la mujer vuelven a ser tendencia, aunque sería mejor decir que es Versace quien lo ha vuelto a imponer -véase la colección de Zara de este otoño, es que es un calco de sus propuestas-. 

Versace
Desfile Versace en la pasada Semana de la Moda de Milán / EFE
Versace
Bella Hadid desfilando para Versace en Milán / EFE
Versace
Irina Shayk desfilando para Versace en Milán / EFE

Y lo hace con las finanzas saneadas. Porque en los últimos años, en plena expansión internacional, sus números se habían visto lastimados. En 2016, por ejemplo, registró unas pérdidas de 7,4 millones de euros frente a las ganancias de más de 17 millones del año anterior tras realizar 18 nuevas aperturas en todo el mundo. Pero el año pasado volvió a la senda de los beneficios al ganar 15 millones de euros, precisamente por su colección de otoño de este año, que como decíamos ha marcado al resto de firmas de moda.

El imperio de Michael Kors

Paralelamente, con esta operación, Michael Kors sigue aumentando un imperio que pocos podrían imaginar. Esta compañía, fundada por el creador del mismo nombre, no es de las más reputadas del 'fashion business', ya que no está en la liga del lujo, sino en una gama media. Si bien esta enseña solo es la punta de lanza de un conglomerado que ahora se ve más fortalecido con la llegada de Versace.

Porque Michael Kors también es dueño de una de las marcas de zapatos más famosas del mundo, Jimmy Choo. Se hizo con ella el pasado año por 1.200 millones de dólares (8.500 millones de euros) para diversificar el negocio y, ahora, entra en el sector del lujo por todo lo alto. A pesar de que este lunes, cuando se salieron a la luz las primeras informaciones acerca de este acuerdo inminente, sus acciones bajaron un 8,23% en Wall Street, Michael Kors tiene un valor de mercado de 9.960 millones de dólares (8.460 millones de euros). 

El pasado año, el grupo aumentó más de un 7% su beneficio, hasta los 591,9 millones de dólares (502 millones de euros) e impulsó un 5% su facturación, hasta los 4.718 millones de dólares (4.000 millones de euros). Un crecimiento que aceleró gracias a la compra de Jimmy Choo y que en 2018 todavía puede aumentar más la velocidad con la llegada de la casa de moda de la medusa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios