Lunes, 20.01.2020 - 12:49 h

Cantabria, segunda autonomía que menos enfermedades profesionales reconoce después de Extremadura

UGT reclama un estudio epidemiológico similar al aplicado en Navarra para destapar "enfermedades profesionales camufladas como comunes"

Cantabria, segunda autonomía que menos enfermedades profesionales reconoce después de Extremadura

Cantabria registró en los siete primeros meses de este año 198 enfermedades profesionales reconocidas por el Ministerio de Empleo, la segunda cifra más baja de todas las comunidades autónomas españolas después de las 118 contabilizadas en Extremadura, según un informe elaborado por el departamento de Salud Laboral de UGT.

De las 198 enfermedades profesionales reconocidas este año en la región, 103 (el 52% del total) han implicado baja laboral y seis de cada 10, en concreto 132, han correspondido a mujeres.

En el conjunto de España han sido reconocidas de manera oficial un total de 13.311 enfermedades profesionales de enero a julio de este año, aunque a diferencia de Cantabria, la distribución por sexos es más equilibrada, 6.721 hombres y 6.590 mujeres, y predominan las que no conllevan baja laboral, 6.858 por las 6.453 con baja.

Según subraya la responsable regional de Salud Laboral de UGT, Mónica Calonge, "que haya pocas enfermedades profesionales reconocidas podría interpretarse como un buen dato, aunque el problema no es que no existan sino simplemente que no se las reconoce como tales, con el perjuicio que ello conlleva para el trabajador enfermo y para el propio sistema público de salud porque son tratadas como enfermedades comunes, no vinculadas al trabajo".

Calonge destaca que un 84% de las enfermedades profesionales reconocidas de manera oficial en Cantabria (167) corresponden a agentes físicos "porque son las más fáciles de demostrar", aunque criticó que en "esta infravalorada cifra de enfermedades profesionales apenas las hay vinculadas a problemas respiratorios o cutáneos o a agentes químicos; y somos una de las siete autonomías donde nunca se declara una enfermedad por factores carcinógenos".

La responsable de Salud Laboral de UGT en Cantabria agregó que "la mayor parte de las enfermedades profesionales están en realidad vinculadas a trastornos músculo esqueléticos que son comunes en todos los sectores productivos. En su opinión, el gran número de casos que se registran en este concepto confirma que algo está fallando en las condiciones laborales y en la propia prevención de riesgos laborales".

El informe de UGT matiza que de las 198 enfermedades profesionales reconocidas en Cantabria a lo largo de este año, sólo un 9% son por problemas de la piel, poco más de un 3% por agentes químicos (7), un 2% por agentes biológicos (4) y apenas un 1% por problemas respiratorios relacionados con la inhalación sustancias tóxicas (2 enfermedades profesionales).

MÁS INVESTIGACIÓN EPIDEMIOLÓGICA

La responsable regional de Salud Laboral de UGT recuerda que su sindicato viene demandando desde hace tiempo en Cantabria una investigación y un programa de vigilancia epidemiológica "que ayude a destapar todas las enfermedades profesionales que están pasando camufladas como enfermedades comunes".

De hecho, Calonge precisa que "aquellas comunidades autónomas que han apostado por investigar el origen de las enfermedades con programas similares al que plantea UGT en la región, registran una mayor número de enfermedades profesionales y mejores sistemas para combatirlas, como es el caso de Navarra, que con una población asalariada semejante a la nuestra tiene una enfermedad profesional por cada 255 trabajadores, no una por cada 881 trabajadores como en Cantabria".

"Que una enfermedad profesional sea diagnosticada correctamente es fundamental para el trabajador afectado, para sus compañeros porque es una señal de que algo está fallando en el sistema de prevención y también para el sistema público de salud y su mantenimiento porque no necesitará destinar tantos recursos a enfermedades que no son comunes y sí vinculadas al trabajo".

Además, UGT reivindica un mayor esfuerzo para la declaración oficial de los trastornos psicosociales, incluidos en la lista de enfermedades profesionales por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el año 2010 ante su proliferación en el actual sistema laboral.

En este sentido, Calonge recuerda que el año pasado en España "apenas se registraron 96 enfermedades profesionales no traumáticas vinculadas a trastornos mentales, cuando en realidad hubo entre 13.000 y 32.000 ingresos hospitalarios por este motivo vinculados al trabajo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING