Nuevas medidas del Gobierno

El Covid-19 deja sin vacaciones a 200.000 jubilados: "Aquí manda el coronavirus"

Fotografía de dos jubilados.
Fotografía de dos jubilados.
Canva.

Manoli y José, Pilar y José Luis o Juanjo e Isabel irán hoy mismo a la agencia de viajes donde contrataron su viaje a Jávea, Palma y Menorca para saber qué va a suceder con sus planes después de que el Gobierno tomara ayer la decisión de cancelar todos los viajes del Imserso previstos para el próximo mes, dentro del segundo paquete de medidas adicionales tras las ya adoptadas para evitar la propagación del coronavirus. Como ellos, otros 200.000 jubilados se quedarán en tierra. Desde octubre esa escapada se ha ido haciendo hueco en sus agendas y alguno incluso tenía todo el viaje planeado día a día, pero ahora "habrá que dejarlo para otras fechas porque hoy el que manda es el coronavirus", se resigna Manoli.

Y no le falta razón. El Covid-19 hace temblar ahora al sector turístico. Solo en la Comunidad Valenciana, el Imserso puso en comercialización 180.000 paquetes para esta temporada, de los que queda alrededor de un 65% por ejecutar. Lo que queda en el aire supone la suspensión de unos 120.000 paquetes, con un millón de estancias y una facturación entre 25 y 27 millones de euros, según estima el sector. Un fuerte revés si tenemos en cuenta que estos viajes garantizan que no se pierdan hasta 60.000 empleos al año en los hoteles que en estas fechas abren sus puertas y cuelgan el cartel de lleno con unos viajes cuyo coste ronda los 250 euros. Este parón supone un jarro de agua fría para un sector que no ha tardado en pedir compensaciones, incluso antes que los damnificados. 

A las agencias de viajes no les supone ninguna sorpresa que alguien llame preocupado por la situación -en España ya hay 36 muertes y 1.700 infectados con coronavirus- y pidiendo cancelar su viaje. Desde hace semanas ha sido un goteo constante, aseguran desde una agencia de viajes de la madrileña localidad de Coslada a la que se dirigirán Manoli y José para pedir información. Les devolverán el importe pagado. Si en su día pagaron con la tarjeta de crédito será cuestión de minutos. Todo depende de la agilidad con la que el Gobierno comunique los pasos a seguir, aseguran a La Información. Tampoco podrán ir el próximo 24 de marzo a Palma Pilar y José Luis. No es la primera vez que hacen un viaje así y de hecho ya lo tenían todo programado desde que en noviembre hicieran la reserva, pero "toca esperar".

Isabel y Juanjo tenían todo preparado para ir a hacer senderismo a Menorca. Era la primera vez que contrataban un viaje a través del Imserso "y nos hacía mucha ilusión". Entienden que no podrán aplazarlo porque "fue la fecha que nos tocó y después de nosotros estará previsto el de otros muchos". Esos días "seguiremos con nuestra vida", asegura consciente de que más allá de las fechas que se programan los hoteles "empiezan a estar en pleno rendimiento y un viaje de estas características no tiene cabida". Al igual que los otros dos matrimonios, esperan resignados instrucciones de qué hacer conscientes de la situación que el coronavirus está provocando.

Menos resignados está el sector del turismo. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, insistía ayer en que el único criterio que rige las decisiones en torno al virus es el de proteger la salud pública de las personas y que todas las medidas están encaminadas para no acabar en el mismo escenario que Italia. De hecho, quedan prohibidos los vuelos desde el país de Giuseppe Conte a España. Pero este nuevo paso no lo comparten por ejemplo desde la patronal hotelera Hosbec. Entienden que deben existir "suficientes motivos de carácter sanitario que justifique esta decisión", pero no entienden "el todo o nada". Muchos de los jubilados tampoco. "Yo estoy mejor en la playa que aquí", aseguraban ayer por la tarde mientras llamaban sin cesar para preguntar por sus viajes. Al otro lado del teléfono no saben qué responder.

Para la patronal habría sido muy deseable que en el mismo momento en que se ha hecho pública esta medida se hubiera informado a todos los actores del programa de los detalles: a partir de qué fecha comienza la restricción, qué ocurre con los viajeros que están ahora mismo disfrutando de sus vacaciones, y sobre todo, qué medidas de carácter extraordinario se van a poner en marcha para paliar los efectos sobre el sector...

Las medidas que reclama el sector pasan por acciones de carácter laboral, centradas en apoyo a los expedientes de regulación temporal de empleo que tengan que ponerse en marcha, medidas de carácter económico para garantizar la viabilidad financiera de los operadores adjudicatarios o la puesta en marca de líneas ICO específicas para proporcionar tesorería si fuera necesaria, así como medidas de carácter fiscal con aplazamientos de pagos de impuestos, bonificaciones fiscales y supresión de los impuestos que gravan específicamente la actividad hotelera. 

Mostrar comentarios