Domingo, 20.05.2018 - 11:57 h
8 de marzo

La lucha obrera que dio origen al Día Internacional de la Mujer

Desde el incendio provocado en una fábrica de textiles hasta hoy, repasamos las fechas históricas que han dado lugar a la celebración del 8 de marzo.

La incorporación laboral de la mujer dio pie al histórico 8 de marzo
La incorporación laboral de la mujer dio pie al histórico 8 de marzo. / EFE

La mitad del siglo XIX fue una época marcada por la incorporación de la mujer a la producción, especialmente en la rama textil, donde eran mayoría absoluta. Las mujeres se enfrentaban a extenuantes jornadas de más de 12 horas a cambio de salarios miserables lo que provocó que cientos de mujeres de una fábrica de textiles de Nueva York se sublevaran y salieran a la calle a reclamar sus derechos organizando una marcha en contra de las condiciones inhumanas de trabajo y los bajos salarios.

Era 8 de marzo de 1857 y comenzaba una lucha histórica. Ese día, la policía dispersó a las manifestantes, que dos años después crearon su primer sindicato. Desde aquel día, la fecha ha sido clave en la lucha de las mujeres por el reconocimiento en un mundo de hombres.

En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague, Dinamarca, más de 100 mujeres lideradas por la alemana Clara Zetkin -integrante del Sindicato Internacional de Obreras de la Confección- aprobaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Solo un año más tarde, el 25 de marzo de 1911, se produjo uno de los hechos más dramáticos de la lucha del sector textil: el incendio de la fábrica de confección de camisas Triangle Shirtwaist, en Nueva York, en el que murieron alrededor de 140 jóvenes trabajadoras (la mayoría inmigrantes) en una fábrica. Estas habían sido encerradas ahí para que no pudieran abandonar el puesto de trabajo y acudir a la huelga convocada para ese día por miles de costureras industriales. El dueño no aceptó la huelga, cerró las puertas de la fábrica y le prendió fuego. Murieron por quemaduras provocadas por el fuego, la inhalación de humo, o por derrumbes. Esta tragedia tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre.

Al año siguiente, en homenaje a ellas, las mujeres trabajadoras del textil en Estados Unidos, se unieron en una huelga que duró casi tres meses. Al grito de “¡Pan y rosas!”, en el que el pan simbolizaba la seguridad económica y las rosas la calidad de vida, 15.000 obreras reclamaron sus derechos y extendieron sus protestas hacia el derecho al voto y el fin de la esclavitud infantil. La huelga culminaría con la implementación de la jornada reducida, el aumento de salarios y el reconocimiento de los sindicatos.

En 1975, la Asamblea General de las Naciones Unidas establecía el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer.

A medida que el feminismo ha ido cobrando fuerza en todo el mundo, el Día de la Mujer ha ido dejando atrás su carácter obrero, pasando a ser una jornada de lucha en la que se reclaman los derechos de todas las mujeres en todos los ámbitos. Cada 8 de marzo, miles de mujeres salen a la calle para demandar nuevos derechos, defender los ya conquistados y luchar contra aquellas leyes no igualitarias.

Aunque muchos no entienden que se continúe celebrando este día, parecen evidentes los motivos para seguir manifestándose. En febrero del año pasado, y tras la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, las mujeres salieron a la calle a reivindicar sus derechos y presentar oposición a políticas discriminatorias. La marcha central se produjo en Washington y reunió a medio millón de personas que salieron a la calle para defender sus derechos.

En este día, se recuerda a aquellas mujeres que consiguieron cambiar las cosas y luchar por libertades que hoy damos por sentadas.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios