Lunes, 20.01.2020 - 12:50 h
La búsqueda del cuerpo continúa

La versión del presunto asesino de Marta no vale: ¿la descuartizó? ¿hay cómplices?

La jueza ratifica la prisión para Jorge Ignacio P. J. tras negarse a declarar por segunda vez. Sigue sin desvelar donde está el cadáver.

El presunto asesino de Marta Calvo se niega a declarar
El presunto asesino de Marta Calvo se niega a declarar / Europa Press

Jorge Ignacio P. J. decidió presentarse en el cuartel de Carcaixent semanas después de convertirse en uno de los hombres más buscados de España. Era el único que podía dar respuestas sobre la desaparición de Marta Calvo. Y lo hizo. Ante los agentes de la Guardia Civil, aseguró en un principio que la descuartizó y arrojó el cuerpo a varios contenedores. Eso dio pie a que la investigación tomara un nuevo rumbo, pero no el único. ¿Por qué? Porque los agentes no acaban de creerse esta versión. Según ha podido saber La Información, en la vivienda en la que supuestamente sucedió todo no habrían aparecido los suficientes indicios (huellas, sangre...) para dar total veracidad a su versión. Además, la jueza ha decidido que continúe en prisión "atendiendo a ciertas incoherencias y contradicciones".

Esta madrugada se ha cumplido una semana desde que se entregara. Ayer, una jueza ratificó su situación de prisión provisional, lo que deja más tiempo a los agentes para seguir buscando el cuerpo de Marta. Jorge Ignacio P.J. fue trasladado desde la prisión hasta los juzgados de Alzira entre gritos de "asesino" para tomarle declaración después de que el pasado viernes el juzgado de guardia en esta localidad le mandara a la cárcel en una causa abierta por un delito de homicidio.

En su nueva comparecencia ante la jueza encargada del procedimiento, el investigado se volvió a acoger a su derecho a no declarar, tal y como hizo el viernes después de pedir perdón por su manera de actuar, al alegar que no había tenido acceso a todas las pruebas que obran en la causa. Todavía existe una pieza secreta relativa a la intervención de unas conversaciones telefónicas. ¿Hay cómplices? ¿Hay encubrimiento?

Mucho más habló ante los agentes de la Guardia Civil, a los que primero dijo que la "desmembró" y luego, ya en presencia de su abogado, indicó que su muerte fue algo "accidental" en el transcurso de un episodio de sexo y cocaína conocido como 'fiesta blanca'. Más tarde volvió a puntualizar que la misma noche del día 7 de noviembre -podrían estar celebrando su cumpleaños- ambos se quedaron dormidos y cuando se despertó, ya a la mañana siguiente, comprobó que Marta no respiraba. ¿Cómo se pudieron quedar dormidos durante una fiesta con cocaína?

Continúa así sin reconocer ser el autor de la muerte de Marta Calvo, que tacha además de accidental. Y sobre la mesa deja caer que tan solo se deshizo del cuerpo porque entró en pánico. Miedo por sus antecedentes de cárcel en Italia por narcotráfico y varios problemas con la justicia en España. Además, su nombre aparece relacionado con un suceso anterior en el que falleció una mujer que ejercía la prostitución en una casa de citas de Valencia. Los hechos sucedieron el pasado 25 de marzo, cuando se recibió un aviso en la Policía porque una mujer estaba sufriendo convulsiones y el cliente que había estado con ella había abandonado precipitadamente la vivienda.

La mujer quedó ingresada en coma inducido hasta que falleció el 3 de abril en el hospital. Las compañeras de la fallecida habían facilitado las características físicas del hombre que estuvo con la víctima y que había sido su único cliente. La Policía acabó teniendo conocimiento de que este hombre podía ser Jorge Ignacio P.J., sin embargo en el momento de conocer su identidad, se disponía ya del informe de la autopsia que revelaba que la fallecida murió como consecuencia de un ataque epiléptico con consumo de sustancias estupefacientes, por lo que el hombre no llegó a ser ni interrogado ni investigado, según fuentes policiales. ¿Marta falleció de la misma forma?

Los indicios encontrados en la casa de Manuel y las incongruencias en su declaración hacen así dudar a los investigadores del descuartizamiento y a la vez se siguen peinando los alrededores de la localidad valenciana donde la madre de Marta llegó a ir dos días después de saber nada de su hija. Fue el propio Ignacio el que le abrió la puerta para asegurarle que no sabía nada de ninguna Marta. La madre corrió a poner la denuncia porque su hija había estado allí: le mando su ubicación como otras noches en las que salía con alguien.

Desde ayer se sigue buscando al a joven, algo que quedó suspendido el sábado para estudiar nuevas pistas y ante el barrizal del terreno como consecuencia de las fuertes lluvias. En las últimas horas se busca cualquier pista que pueda ayudar a dar con su paradero. Entramos ahora en una fase muy lenta, muy minuciosa donde se buscan las evidencias que corroboren o no las versiones que ha facilitado el acusado.

Para ello, además de emprender la búsqueda en el vertedero de Dos Aguas, donde ya están quitando los estratos de basura hasta alcanzar  los de aquella noche del 8 de noviembre, los agentes buscan a Marta no solo en los campos de naranjos a las afueras de Manuel, sino en acequias, zonas fluviales, incluso en aguas subterráneas. La joven lleva desaparecida 34 días y hallar su cuerpo es clave para determinar la causa de su muerte. Solo conocemos la versión del acusado. Hay que esperar para ver si sale a la luz lo que realmente ocurrió aquella noche en esa vivienda de Manuel que el detenido tenía alquilada a nombre de su madre. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING