Jesús Cubero, secretario general de Aeste

Las residencias privadas piden al Estado un criterio único para afrontar otra ola

Las comunidades autónomas cifran en más de 19.000 a los mayores fallecidos por el virus, y la disparidad de acciones entre las CCAA generan dudas sobre la capacidad de cuidar al sector, según los expertos.

EFE
Las residencias privadas piden al Estado un criterio único para afrontar otra ola.
Ángel Martínez | EFE

La sociedad ha puesto el foco en los jóvenes durante las últimas semanas por el incremento de casos entre ellos y la 'vuelta al cole', pero los preparativos para una segunda ola del coronavirus no pueden olvidar a los mayores, el colectivo que más sufrió la primera. La Covid-19 tomó por sorpresa a las residencias de mayores, que no contaban con los conocimientos ni materiales para 'blindar' a sus inquilinos ante el virus. Las comunidades autónomas cifran en más de 19.000 a los mayores fallecidos por los efectos del virus y las autoridades han asegurado estar trabajando para que el caos no aumente si las estadísticas de la pandemia siguen su trayectoria ascendente. Jesús Cubero, secretario general de Aeste, ha asegurado a 'La Información', que urge la creación de un criterio de actuación común para todas las CCAA si se quiere evitar un nuevo desastre. 

"Estamos trabajando a nivel regional, pero yo sí considero que no deberíamos tener 17 regulaciones distintas. Necesitamos que exista una coordinación central por parte del Gobierno. El próximo martes asistiremos a una reunión con el Secretario de Estado y plantearemos la creación de este protocolo. Servirá de guía, pese a que después cada CCAA tome sus propias decisiones, para responder a los nuevos brotes en las residencias", ha asegurado Cubero a este medio. Su organización, Aeste, se dedica a "coordinar, representar, fomentar y defender los intereses empresariales y sociales comunes a los servicios y residencias para las personas mayores".

Un ejemplo del tipo de disparidades que existe actualmente entre las CCAA se puede observar en el sistema de diagnóstico. Todas las autonomías están de acuerdo en que es preciso examinar a los trabajadores que se incorporan a los centros después de las vacaciones para que no entre el virus, pero Cubero ha denunciado que algunas localidades solicitan que no sea salud publica quien haga todas las pruebas, sino salud laboral. "Esto no tiene sentido y no da seguridad. El Gobierno debe imponer un criterio que marque qué hacer y no escatimar en ningún ámbito. La Covid no debe ingresar en las residencias de nuevo". 

También "toca hacer algo básico", según Cubero. El experto aboga porque las autoridades lleven a cabo un cribado en las residencias como el que se está desarrollando en Madrid. Una especia de 'mapa serológico'Los estudios de la CCAA que capitanea Isabel Díaz Ayuso muestran que, por ahora, cerca del 80% de los adultos mayores en sus residencias tienen anticuerpos. Este índice confirma la alta incidencia que ha tenido el virus en estos centros, pero no es una razón para relajar las precauciones. Algunos residentes no tienen defensas ante la infección y los nuevos hallazgos sobre la corta duración de la inmunidad -puede durar solo tres meses- y las reinfecciones ponen en duda la relevancia de los anticuerpos a la hora de tomar decisiones.

La disponibilidad de material de protección también fue un problema al inicio de la pandemia. Cuero confía en que la situación no se reproduzca en esta segunda ola porque "las CCAA y empresas han tenido tiempo suficiente para hacer acopio de materiales". Por parte del Gobierno todavía hay dudas. El Ejecutivo anunció en julio una megacompra de material sanitario por más de 2.100 millones de euros destinada a cubrir las necesidades de 16 autonomías. Las autoridades esperan entregar los productos a las localidades antes de que acabe septiembre pero el proyecto, a 29 de agosto, todavía aparece en fase de 'Evaluación' en la Plataforma de Contratación del Sector Público. Este medio se puso en contacto con el Ministerio de Sanidad para conocer si ya la compra había sido adjudicada y a qué empresas, pero sus miembros aseguraron que habrá que esperar a que termine el proceso para conocer más detalles.

Sobre el caos vivido en los primeros meses del año, Cubero ha declarado que "lo primero y lo que define a una pandemia es que es algo totalmente desconocido, inesperado y de una dimensión enorme. Esos factores fueron gran parte del problema. En un principio no se sabía que el virus afectaba de forma tan fuerte a las personas mayores y este colectivo resultó ser el más afectado. No tomamos como sociedad las medidas adecuadas para impedir que el virus se extendiera. A principios de marzo estábamos todos atendiendo partidos de fútbol, concentraciones, viajando en el metro con normalidad… No pensamos que la pandemia iba a ser tan fuerte y cuando nos dimos cuenta ya era tarde.  

España sufre una avalancha de casos nuevos de Covid-19 y las tareas del Ejecutivo para contener la pandemia no hacen más que amontonarse. Los protocolos para la 'vuelta al cole' no convencen, la extensión de los ERTE pende sobre un hilo, las denuncias sobre la poca eficacia en el reparto del  ingreso mínimo vital no hacen más que crecer y los mayores no cuentan con criterios de protección a nivel estatal. La llegada de otoño, momento en que se prevé un mayor repunte en las estadísticas, está a la vuelta de la esquina y, para Jesús Cubero, es de vital importancia que el Gobierno presente una guía para que los centros de todas las autonomías puedan hacer frente a la segunda etapa de la pandemia.

Mostrar comentarios