Jueves, 09.04.2020 - 13:12 h

Así es Catar, el país en el que vivirá Raúl

Catar es un paraíso económico en el desierto. Predominantemente petrolero, el emirato tiene el PIB per cápita más alto del mundo y su elevado nivel de vida compite con el de países occidentales.

Hasta hace unas décadas, Catar era solo un país pesquero pero luego de descubrir su “oro negro”, en los años cuarenta del siglo pasado, comenzó a cambiar su historia.

Este emirato está regido por una de las legislaciones más liberales, en comparación con otros estados de la comunidad musulmana. Desde 1995, cuando comenzó el reinado del actual emir Hamad Al-Thani, el país comenzó un período de modernización que lo ha colocado en la punta del mundo económico: Catar tiene el PIB per cápita más alto del globo, según el Fondo Monetario Internacional.

Su población, de casi millón y medio de habitantes, goza de servicios sociales y calidad de vida comparables con países occidentales, principalmente en Doha, su capital.

Con una superficie similar a la de la isla de Jamaica, la península catarí está conformada principalmente por planicies desérticas rodeadas por el Golfo Pérsico salvo en el sur, donde limita con Arabia Saudí. Luego de que el Reino Unido abandonó el golfo Pérsico en 1971, Catar se independizó e ingresó a la Liga Árabe y las Naciones Unidas.

En los años sesenta nació la liga de fútbol catarí, conocida ahora como Qatar Stars League, en la que participan 12 clubes entre los que han desfilado Josep Guardiola, Gabriel Batistuta, Fernando Hierro y Romario.

El éxito económico del emirato, derivado de sus reservas petroleras y de gas natural, le ha convertido en la sede de la Copa Mundial de Fútbol de 2022. Catar será el anfitrión más pequeño del mundo y el primero de Oriente Medio en organizar el torneo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING