Lunes, 06.04.2020 - 21:02 h
Todo surgió por casualidad

Una adolescente gana 358.000 € con una empresa que pone nombre a bebés chinos

Beau Jessup fundó la empresa Special Name con solo 15 años. Con ella ayuda a elegir nombres occidentales para los bebés de padres chinos.

Fotografía de Beau Jessup, la adolescente que gana miles de euros poniendo nombres a bebés chinos.
Beau Jessup, la adolescente que gana miles de euros poniendo nombres a bebés chinos. / Captura de vídeo.

Beau Jessup es una adolescente británica que gana cientos de miles de euros al año 'poniendo' nombre sa bebés chinos. La suya es la historia de una emprendedora precoz que vio una oportunidad de negocio y la llevó a cabo con éxito con muy poco dinero inicial. A sus 19 años es CEO de Special Name, una web especializada en proveer a padres chinos de nombres ingleses culturalmente apropiados para sus bebés.

La joven inició el negocio cuando tenía 15 años, y  seis meses más tarde había ingresado 53.000 euros por nombrar a 200.000 bebés. Desde entonces ha hecho lo propio con 677.000 recién nacidos ganando 358.000 euros.

El punto de partida fue un viaje por China con su padre. En el mismo, una compañero de trabajo de su progenitor le pidió ayuda a la joven para poner nombre a su hija, según cuenta en 'CNBC'.

La madre quería un nombre que reflejase las grandes cosas que su hija podría llegar a hacer, por lo que Jessup eligió 'Eliza', inspirado en una heroina de ficción. A continuación le explicaron la importancia para los chinos de tener un nombre inglés.

La importancia del significado

En el país asiático, todos los bebés tienen nombres formados por dos o tres caracteres con un significado elegido al detalle. Sin embargo, muchos ciudadanos prefieren tener un nombre occidental para interactuar más fácilmente con personas de países europeos o americanos.

Tradicionalmente, estos nombres son asignados por profesores en países extramjeros, ya que debido a la censura existente en China en internet, es difícil encontrar nombres adecuados, dando lugar a elecciones cómicas y poco habituales en occidente.

Unn negocio exitoso

Por ello, a la vuelta del viaje, Jessup puso en marcha la web en chino para que los padres pudiesen elegir los nombres en relación con ciertas características que los representan, desde la honestidad hasta el optimismo.

Le pidió prestados 1.700 euros a su padres y contrató un diseñador web freelance mientras ella rellenaba la base de datos con nombres de 4.000 niños y niñas. Gracias a los algoritmos, el trabajo no le llevó tanto tiempo.

Para elegir un nombre en la web hay que hacer lo siguiente: se seleccionan cinco características de un total de 12 y un algoritmo muestra tres nombres asociados a esas cinco características.

Este servicio era al principio gratuito, pero después Jessup introdujo un precio de 70 céntimos, lo que le ha permitido generar ingresos de 358.000 euros y pagarse la universidad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING