Lunes, 06.04.2020 - 17:43 h
Más de 23.000 puntos de venta

¿Estantes vacíos por el coronavirus? Por qué España no sufrirá desabastecimiento

El sector de la logística es un referente mundial y la red de abastecimiento de los supermercados no sufrirá del mismo modo que la de otros países.

¿Cómo llega la fruta al súper? Así se abastecen Mercadona, Carrefour...
¿Estantes vacíos por el coronavirus? Por qué España no sufrirá desabastecimiento.

En los últimos días, la preocupación generalizada por el coronavirus ha llevado a tomar medidas extremas como el cierre de estadios deportivos en partidos de fútbol de primer nivel, la posibilidad de cerrar o cesar temporalmente la actividad de una empresa e, incluso, se valora cerrar los colegios después de que tres menores hayan dado positivo por la enfermedad (a pesar de la recomendación de Sanidad de no hacerlo). Pero también en el sector alimentario se vive un período incierto, hasta el punto de que la OMS ha tenido que echar un capote a los supermercados llamando a la calma. Aún así, el mayor riesgo sigue siendo la potencial histeria colectiva que podría acabar con las existencias de productos tanto perecederos como no perecederos de las estanterías.

¿Hay riesgo real de desabastecimiento? La respuesta es contundente: no. Fuentes del sector explican a 'La Información' que "la distribución cuenta con un amplio número de plataformas logísticas y alrededor de 23.000 puntos de venta en todo el territorio nacional. La eficiencia de la organización logística de la distribución en España hace que estemos preparados para atender los repuntes en la demanda de alimentos. Por lo tanto, no cabe esperar problemas en el suministro de productos y no es necesario hacer compras extraordinarias fuera de las necesidades normales de consumo".

Es más, se trata de un escenario que ni siquiera se valora y para el que no existe ningún plan de actuación, ya que aún "no se han observado cambios significativos en los hábitos de consumo. La tónica general en estos días es la normalidad, dentro del repunte que se suele observar en todos los fines de mes. Sí se detecta una mayor demanda de productos relacionados como la prevención ante el COVID-19, como son los geles higiénicos de manos", según las mismas fuentes.

La importancia de la logística

Según datos del Centro Español de Logística (CEL), el sector representa aproximadamente el 8% del PIB de España y, de hecho, a lo largo de 2018 supuso un negocio de unos 110.000 millones de euros. Pero para entender la importancia de la logística en nuestro país, lo mejor es comparar los datos con el exterior: en 2018, el sector empleaba a más de un millón de personas, mientras que en toda la UE (de 27 países por entonces, antes de la retirada del Reino Unido) hay en torno a 11 millones de profesionales de la logística. Es decir, que España representa aproximadamente el 10% del total europeo.

Otro ejemplo es el comercio electrónico. En los últimos años, servicios como el de paquetería a domicilio o el 'delivery' de comida han crecido a pasos agigantados, con una tasa aproximadamente del 30% anual en todo el sector. De hecho, la CNMC calcula que el e-commerce ya factura algo más de 40.000 millones de euros al año. ¿Y qué tiene que ver todo esto con el desabastecimiento? Absolutamente todo: la importancia de que España cuente con una red de distribución tan extensa (y tan variada) hace pensar que no existe riesgo alguno de desabastecimiento, tal y como indican fuentes del sector.

El único escenario preocupante podría llegar si la crisis del coronavirus afecta a la cadena de producción, especialmente en los países de origen, tal y como señalan desde Aecoc. Y aún así tampoco supondría un gran problema más que para ciertos productos tecnológicos o de bricolaje. De hecho, "es en las fábricas [en los países productores] donde existe riesgo, por lo que la mayor preocupación es que afecte a la cadena de producción, pero nunca por el posible contagio".

Casos aislados y efecto 'fin de mes'

Sin embargo, hay quienes siguen creando alarma sobre un posible desabastecimiento. Esta misma semana, algunos consumidores compartían en las redes sociales su frustración por la falta de género en algunos puntos de venta de empresas como Mercadona. Pero las fotos de estantes vacíos de momento son "casos aislados" tienen una explicación muy sencilla, según explican desde el sector: "Se trata del efecto 'fin de mes'". Una situación que se produce con cada cambio de mes y que suele coincidir con el primer fin de semana en el que los consumidores acaban de cobrar su salario mensual. En este sentido, el último fin de semana finalizó febrero (el sábado) y comenzó marzo (el domingo).

Y se trata de un efecto contrastado por la ciencia no solo en la cesta de la compra, sino en todo en otros ámbitos económicos, incluso en el bursátil. Uno de los últimos estudios al respecto, publicado en 2015, lo explica del siguiente modo: "Se pueden mencionar las anomalías de calendario en las que se encuentran la anomalía efecto cambio de mes o 'turn of the month' (ToM), la cual enuncia que los días cercanos al cambio de mes habitualmente tienen mayor rentabilidad que los días restantes del mes". Un principio que podemos aplicar al volumen de ventas de una gran superficie de alimentación. Y la ecuación cuadra.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING