Viernes, 06.12.2019 - 21:10 h
Esa cuota del gimnasio que pagas, pero nunca vas

Costes sumergidos, compras por las que pierdes 460 € al año que no se recuperan

Estos gastos casi imperceptibles son una ruina para el bolsillo. Estas son las claves para evitarlos y ahorrar. 

Fotografía de billetes de euro.
Limitar las compras es clave para ahorrar. / Canva.

Ahorrar no es sencillo en una sociedad consumista. Rebajas continuas y jornadas completas dedicadas a las compras como son el Día del Soltero o el Black Friday hacen volar el dinero de los bolsillos de los consumidores. Además, muchas de estas compras se convierten en gastos o costes sumergidos, una auténtica ruina para las finanzas personales.

¿Qué son? Los costes sumergidos o hundidos son gastos que hemos hecho en el pasado, que independientemente de las decisiones que tomemos en un futuro, no vamos a volver a recuperar. "Un ejemplo son esos zapatos que compraste sin que te gustasen del todo y cada vez que te los pones salen ampollas. Seguimos justificando el gasto comprando tiritas para seguir usándolos. Otro ejemplo es la cuota anual del gimnasio al que nunca vamos, y que utilizamos de motivación para ir algún día", explica la 'youtuber 'experta en finanzas Alejandra Rodríguez

[Te interesa leerConsigue 250.000 € para la jubilación con este método de ahorro e inversión

En el primero invertimos dinero, tiempo e ilusión en algo que iba a funcionar. En el último caso la finalidad es la motivación y utilizamos los gastos sumergidos como estrategia motivacional... pero no funciona.

El problema es que podemos sufrir al ver los zapatos, pero nos olvidamos al momento. Los guardamos para sacarles provecho en otra ocasión, por si alguna vez cambiamos de idea.  

Separar razón de emociones

Una persona 100% racional no tendría costes sumergidos. Ser consciente de esto nos ayudará a desprendernos de cosas que no aportan nada.“Borrón y cuenta nueva sin culpa ni reproches”, añade Alejandra.

Si tenemos en cuenta los gastos sumergidos de los ejemplos, estos dos costes nos implica perder 460 euros al año de media, pagando una cuota de gimnasio mensual de 30 euros más la matrícula de 50 euros, y unos zapatos comprados por 50 euros.  

En La Información ya se desveló en este sentido el truco de los cinco segundos que engaña a la mente para evitar comprar productos innecesarios.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING