Estos son los sistemas de pensiones más sostenibles y confiables del mundo

Dinamarca, Holanda, Australia, Suiza y Suecia cuentan con sistemas de pensiones modelo. 

Estos son los mejores sistemas de pensiones: sostenibles, justos y rentables
Estos son los mejores sistemas de pensiones: sostenibles, justos y rentables

El sistema de pensiones español es financieramente insostenible y, al ritmo actual, la hucha de las pensiones -el fondo que cubrir determinadas necesidades- estará vacía en 2018, según los expertos.

La esperanza de vida no ha parado de crecer en las últimas décadas. En los últimos 100 años ha aumentado en 40 años y la mitad de los niños que nacen ahora vivirán al menos 100 años. En este contexto, se hace necesario prolongar la vida laboral y/ o tomar medidas drásticas como nuevos impuestos.

El sistema de pensiones español se enfrenta al nuevo reto de mantener consolidar las prestaciones de los mayores. Hace muy pocos años, nadie se planteaba que sería necesario retrasar la edad de jubilación y menos que se debería reducir la cuantía de las prestaciones o que sería necesario destinar parte de nuestros ahorros a un fondo privado para mantener nuestro nivel de vida. Sin embargo, ahora todo está en la mesa, además de otras medidas.

¿Pero cuál sería el sistema ideal para España? Hay una serie de países con sistemas de pensiones modelo en comparación con el resto, pero no existe el modelo perfecto. Cada nación tiene unos indicadores y parámetros económicos, laborales, sociales y demográficos que no son trasladables al resto, pero muchas de las medidas eficientes que aplican podrían considerarse.

En España, la cuantía de las pensiones es elevada. 634,50 euros al mes sería lo mínimo que cobraría un pensionista español y 2.560 euros, lo máximo, la segunda más elevada después de la de Luxemburgo.

Según se desprende del Primer estudio de la jubilación en España, elaborado por la Auditoría de Optima, un pensionista medio español cobra casi 1.000 euros, una cantidad muy superior a los 474 euros al mes de Grecia, los 493 euros de Finlandia o los 538 euros de Dinamarca -sin suplementos-. 

La consultora Mercer elabora cada año su informe Global Pension Index ha estudiado los sistemas de pensiones de 20 países de todo el mundo de acuerdo a tres indicadores: idoneidad, sostenibilidad e integridad.

Atendiendo a los tres indicadores anteriores, se aplica un porcentaje a cada uno: 40% idoneidad, 35% sostenibilidad y 25% integridad. Cada uno mide ciertas características del país y de su sistema de pensiones para evaluar, en cierto modo, lo adecuado o no de cada sistema. España no aparece en este informe debido a que no fue seleccionada como un país donde fuera posible medir las tres variables.

El índice de idoneidad representa los beneficios que se proporcionan actualmente, la sostenibilidad tiene su enfoque en el futuro y mide las posibilidades de sostener el sistema y la integridad incluye elementos que influyen en las operaciones del sistema que afectan al nivel de confianza que los ciudadanos de cada país tienen en su sistema.

Según estas variables, los países con mejores sistemas de pensiones son los que se representan en este gráfico (los últimos datos son de 2014), identificados por diferentes colores:

Nivel A con un índice >80 (rojo): Es un sistema de pensiones potente y de primera clase con excelentes beneficios para los pensionistas y sostenible en el tiempo. En este grupo está Dinamarca.

Niveles B+ y B con índices entre 75-80 y 65-75, respectivamente (verde oscuro y verde claro): Es un sistema que tiene una estructura sólida con muy buenas características, aunque algunas áreas se podrían mejorar. Aquí se incluyen Holanda y Australia, seguida por Finlandia, Australia, Suiza, Suecia, Canadá, Singapur, Chile y Reino Unido.

Nivel C+ y C con índices de 60-65 y 50-60, respectivamente (azul oscuro y azul claro): Ese un sistema con algunas ventajas, pero también con riesgos que deben ser subsanados. Sin reformas, el sistema a largo plazo no sería sostenible. En este grupo se encuentran Alemania, Irlanda, EEUU, Polonia, Francia, Brasil, Austria y Sudáfrica.

Nivel D con un índice entre 35-50 (amarillo): Es un sistema con características deseables, pero muchas debilidades y omisiones que deben ser resueltas. Su eficacia se encuentra en duda actualmente. Aquí están México, China, Japón, Corea, India, Indonesia e Italia.

El sistema danés es el más eficiente. Se basa en una pensión pública que es complementada por una pensión privada. La pensión pública básica asciende a un máximo del 17% del salario medio (unos 4.000 euros anuales en España) y sólo puede accederse a ella a los 67 años y tras haber cotizado 40.

El resto de la pensión danesa procede de fondos privados (el ATP, de contribución obligatoria, y otros voluntarios). Sólo aquellas personas con insuficiente pensión privada ven complementada la pública básica con una suma que en España equivaldría a un máximo de 5.000 euros anuales adicionales (de modo que la pensión pública máxima ascienda al equivalente a 9.000 euros españoles).

Holanda. El sistema holandés se divide en dos partes. Una es la pensión pública básica, que corresponde a un monto igual al sueldo mínimo de ese país, que actualmente es de 1.500 euros. La pensión es accesible para todos los trabajadores del país a partir de los 65 años y en 2021 a partir de los 67. El Gobierno holandés aprobó una reforma para que la edad de jubilación se ajuste a las variaciones de esperanza de vida del país.La segunda parte es de carácter voluntario y privado.

Holanda figura en todos los registros internacionales como el país con menor porcentaje de su población mayor de 65 años por debajo del umbral de la pobreza (apenas un 2%).El umbral de la pobreza en Holanda está en cerca de 28.000 euros, muy por encima del salario medio español.AustraliaAustralia tiene un sistema de capitalización. Los empleadores cotizan el 9% de sus sueldos, a lo que se suman aportes voluntarios de los beneficiarios y un fondo de seguridad que pone el Estado.

Este último asegura que los ingresos de los jubilados no sean menores a los que habrían recibido en el sistema estatal que había en Australia antes de la creación del sistema actual, conocido como Super. Esto asegura pensiones de un mínimo de mil dólares mensuales (935 euros). 

El sistema de aportes del Estado para cada individuo, consiste en que el gobierno le entrega un premio a los empleados de bajos ingresos que hicieran contribuciones a sus fondos. El aporte es de 1 dólar por 1 dólar con un tope de mil dólares por persona.

Suiza. Las pensiones de jubilación suizas se sustentan en tres pilares fundamentales. Las pensiones básicas estatales de jubilación y viudedad; fondos de pensiones de las empresas y fondos de pensiones privados.

Las pensiones básicas estatales de jubilación y viudedad son obligatorias para los mayores de 20 años que trabajen, por cuenta propia o ajena, o que estén desempleados.

Las contribuciones se dividen a partes iguales entre la empresa y el trabajador y se deducen directamente del salario de éste. 

Los hombres mayores de 65 y las mujeres mayores de 64 tienen derecho a cobrar esta pensión si han contribuido al sistema de pensiones por lo menos durante un año completo.

La pensión se calcula en función de la media de ingresos y del número de años que la persona ha contribuido al sistema. Los ingresos suman el total de rentas percibidas más las prestaciones recibidas por hijos. Si no se ha contribuido al sistema durante todo el período existe la posibilidad de beneficiarse en proporción a lo que se haya contribuido.

Los ingresos obtenidos por un matrimonio durante su vida de casados se dividen y se da a cada esposo el 50%. Las contribuciones hechas por los esposos que no trabajan fuera de casa se convierten en ingresos.

La pensión se recibe en su totalidad cuando la persona ha contribuido durante todo el período, es decir, ha contribuido al sistema el mismo número de años que otros que han nacido en su mismo año.

En algunos casos, se puede recibir la pensión antes de la edad oficial de jubilación, aunque ésta disminuiría entre un 3,4 y un 6,8% por año. También existe la posibilidad de esperar entre 1 y 5 años después de jubilarte para pedir la pensión, en cuyo caso ésta aumentaría entre un 5,2 y un 31,5 %.

En otras circunstancias, como en el caso de personas necesitadas, puede que además de la pensión obtengan prestaciones adicionales.

Los fondos de pensiones de las empresas son la base del plan de pensiones ocupacionales. Todos los empleados con unas rentas anuales de entre CHF 25.320 y CHF 75.960 están obligados a contribuir a este plan de pensiones. El plan puede ser gestionado por el fondo de pensiones de una empresa, un fondo estatal o un fondo privado. Las contribuciones aumentan con la edad.

Los hombres pueden empezar a recibir esta pensión a partir de los 65 y las mujeres a partir de los 63. Se tiene derecho a toda la pensión si se ha contribuido regularmente desde los 25 años hasta la edad de jubilación.

El tercer pilar subvenciona las pensiones privadas mediante beneficios fiscales. Las contribuciones se deducen del impuesto sobre la renta y sólo pagan impuestos cuando se cobran. Los intereses no pagan impuestos.

Suecia. El modelo de pensiones en Suecia se basa en cuentas nocionales o personales, a través de las cuales cada individuo recibe una pensión según lo que haya cotizado durante toda su vida laboral, informa el canal de Mapfre Jubilación y Pensión.

Este sistema combina pensiones públicas con privadas (sistema mixto). Por un lado funciona como en España donde una parte de las cotizaciones se destina al pago de las pensiones, y por otro, es un sistema de capitalización de aportación definida (y no de prestación definida como en nuestro país).

En Suecia, las pensiones se calculan según el saldo acumulado en una cuenta virtual individual formado por el total de cotizaciones y por los rendimientos generados hasta la fecha de jubilación. Esto significa que se recibe una prestación en función de lo que se aporta y los intereses generados por los activos de tu cuenta personal y así, cada persona se puede jubilar a la edad que desee.

Según informa la misma página web, el modelo de pensiones en Suecia se basa en tres pilares fundamentales:

Garantizar una pensión mínima a los mayores de 65 años que con sus cotizaciones no hayan alcanzado un mínimo. En este caso es el Estado quien se encarga de completar la parte que falta.

Obligatoriedad de un sistema de capitalización individual con planes de pensiones de empleo a los que aportan un 7% de su sueldo bruto con contribuciones definidas. Más del 90% de los empleados cuentan con uno, aunque las empresas también aportan a este plan (un 10% del salario bruto).

El tipo de cotización total es de un 18,5%. De ese porcentaje, el 16 % se destina a la cuenta nocional y un 2,5% a un plan de pensiones individual. El dinero que destina a la cuenta nocional el Estado lo deposita en uno de los cuatro fondos de reserva que tiene el sistema público de pensiones.

Un sistema de capitalización privado, al que aportan ese 2,5% a un plan de pensiones individual. Existen 5 tipos de fondos para distribuir el ahorro y los ciudadanos pueden disponer del dinero ahorrado a partir de los 61 años.

El promedio de las pensiones en Suecia es de mil dólares (935 euros). 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios