Jueves, 27.02.2020 - 11:36 h
Lo sitúa en el 1,8% del PIB

El Gobierno busca oxígeno y eleva el objetivo de déficit en casi 9.000 millones

España rebaja su previsión de crecimiento al 1,6% y se dispone a negociar con UE una flexibilización de los planes económicos para aprobar los PGE.

Fotografía de Nadia Calviño, foro Bloomberg / EFE
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño / EFE

El Gobierno busca un balón de oxígeno en el terreno económico y ha aprobado un objetivo de déficit del 1,8% para 2020. Este dato supone que el Ejecutivo de coalición podrá tener un margen adicional de casi 9.000 millones de euros para poner en marcha las políticas sociales pactadas por PSOE y Unidas Podemos. Ahora será la vicepresidenta Nadia Calviño quien pacte con Bruselas estas cifras para poder sacar adelante en el Congreso los Presupuestos Generales del Estado.

La senda de estabilidad presupuestaria aprobada este martes en consejo de ministros contempla también situar ese déficit en el 1,5% del PIB en 2021, en el 1,2% en 2022 y en el 0,9% en 2023. Estos datos indican que el equilibrio presupuestario se relaja y se aleja en el tiempo. Es la tercera flexibilización por parte del Gobierno.

Hay que recordar que en abril el Ejecutivo socialista reflejó en su Programa de Estabilidad un compromiso del 1,1% para 2020, un dato que fue pactado con Bruselas. Y en octubre, en el último Plan Presupuestario el Gobierno, ya hablaba de un objetivo de déficit público del 1,7% del PIB, una décima menos al aprobado este martes.

Nadia Calviño ha destacado que se encuentra en "un diálogo constante" con la Comisión Europea para poder sacar adelante esta senda de estabilidad. También ha afirmado que las autoridades comunitarias aún no se tienen que pronunciar y que lo harán cuando el consejo de ministros dé luz verde a las cuentas públicas para 2020.

Otro dato importante es la previsión de crecimiento. El Gobierno, a pesar de que busca disponer de más dinero para gastar, la rebaja y la sitúa en el 1,6%. Son dos décimas menos de lo contemplado en las anteriores previsiones aprobadas por el Ejecutivo de Sánchez en solitario. El equipo económico gubernamental reconoce cierta incertidumbre en la economía mundial y por eso toma esta decisión que es "conservadora", bajo su punto de vista.

El Gobierno también eleva el techo de gasto hasta los 127.609 millones de euros para este año, pero lo rebaja en relación con el que presentó hace unos meses. Son 3,8 puntos más que el contemplado para 2019, lo que significa que el Ejecutivo de coalición prevé tener más dinero para "luchar contra la desigualdad y la pobreza", acometer la "transformación ecológica justa" y "mejorar el Estado del bienestar". ¿Y cómo cuadrar todo esto? Con las nuevas figuras fiscales anunciadas por el Gobierno de coalición y entre las que destacan las tasas Google y Tobin.

Respecto a la deuda, el Ejecutivo ha destacado que su compromiso es seguir reduciéndola respecto al PIB a lo largo de los próximos ejercicios. Así, en 2019 la deuda acabó en el 95,9% y el objetivo fijado pasa por dejarla este año en el 94,6%.

En cuanto al empleo, el Gobierno calcula dejar la tasa de paro en el 13,6%. La previsión también pasa por ir rebajando ese dato año a año y dejarlo en el 12,3% a finales de 2023.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING