Martes, 15.10.2019 - 08:20 h
Sigue el debate

El Gobierno planifica una subida de las pensiones del 1,8% para el año próximo

Trabajo ya ha utilizado esa referencia en documentos oficiales, aunque matiza que se trata de una proyección de subida media para los próximos años. 

Fotografía Magdalena Valerio y Pedro Sánchez / EP
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, junto al presidente del Gobierno. / EP

"El Ministerio de Economía tendrá que hacer las previsiones de IPC para ver cuál es el previsto para el año que viene, una vez que ese dato esté se podrá actuar en consecuencia". La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, difirió este martes una vez más cualquier pronunciamiento del Gobierno sobre la eventual subida de las pensiones para 2020 en tanto no se remita a Bruselas -como muy tarde el próximo día 15- la actualización del cuadro macro que debe acompañar el Plan Presupuestario del Reino de España.

Sin embargo, a nivel interno, en su Ministerio se trabaja desde hace semanas sobre un escenario base de subida de las pensiones del 1,8% en 2020, según ha podido confirmar La Información de fuentes del departamento. La prolongación del estado 'en funciones' del Gobierno de España no ha impedido que los diferentes departamentos ministeriales ya hayan empezado a trabajar en su planificación financiera del próximo ejercicio y para avanzar en estos trabajos necesitan de una serie de referencias básicas. En el caso de la Secretaría de Estado de Seguridad Social una de las más importantes es la previsión de subida de las pensiones del sistema público de protección.

La previsión de actualización de las pensiones en un 1,8% en 2020 es la que ha sido tomada como referencia por parte de la Seguridad Social, por ejemplo, en la propuesta normativa de elevación del 'capital-renta' que deben adelantar las mutuas de accidentes de trabajo al Instituto Nacional de Seguridad Social para sufragar las prestaciones de incapacidad por enfermedad profesional y accidente laboral de sus asociados, en el marco de la actualización de la tablas de esperanza de vida que se prevé activar el 1 de enero de 2020. 

Por una cuestión de tiempos, Trabajo ha tenido que presentar ese proyecto normativo antes de que se actualice el cuadro macro del Gobierno y como quiera que esas tablas deben incorporar la subida esperada de las pensiones esa referencia del 1,8% ha comenzado ya a circular por los ámbitos que han tenido acceso a ese documento. El dato llama la atención porque se sitúa holgadamente por encima de la previsión oficial de subida de precios para 2020, del 1,2%, y del consenso del mercado, que prevé una inflación del 0,8%.

Una "referencia plurianual", según el Ministerio de Trabajo

Fuentes de la Seguridad Social recalcan que ese 1,8% es simplemente una proyección a futuro de la subida media que se espera que experimenten las pensiones en los próximos cinco o diez años "que está en línea con las previsiones de la Comisión Europea" y que no determina la subida real que vayan a experimentar las pensiones en 2020, entre otras cosas porque, como es lógico, queda aún por medio un proceso electoral que, ese sí, determinará el próximo Gobierno de España, y será éste el que decida la subida de las pensiones del año que viene. Hay que recordar que a día de hoy las pensiones de 2020 subirán un 0,25% como consecuencia de la desactivación del acuerdo presupuestario de 2018 que determinó la subida del 1,6% en los dos últimos ejercicios y la permanencia del marco legal que obliga a esa revalorización mínima de las prestaciones en tanto el sistema no regrese al verde en su balance contable.

Fuentes del sector de las mutuas, directamente afectado por la decisión de tomar ese 1,8% como referencia para la subida de los pagos al INSS, aseguran que de ser así la Seguridad Social debería habilitar algún mecanismo de reintegro para evitar que las entidades del sector paguen de más el año que viene.

A vueltas con la actualización de las pensiones

Maniatado por las restricciones que impone el marco legal español a los gobiernos en funciones y en plena precampaña electoral, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se ha visto obligado a recurrir a la 'argumentación creativa' para sortear la presión cada vez mayor para que garantice que las pensiones no perderán poder adquisitivo cuando llegue el momento de cobrar la primera nómina de 2020.

El enésimo documento de propuestas presentado por el PSOE en los últimos meses mencionaba como su primer compromiso social si los ciudadanos renuevan la confianza en el equipo de Pedro Sánchez la actualización de las pensiones de 2020 con el IPC. Un compromiso que se tendría que sustanciar en primera instancia por la vía del decreto ley y, según la planificación socialista, se plasmaría más adelante en un cambio de la legislación de Seguridad Social para eliminar el contestado Índice de Revalorización de las Pensiones impuesto por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2013 -el que obliga a actualizar las pensiones un 0,25% mientras el sistema esté en números rojos- y establecer un nuevo mecanismo apoyado en el IPC, en todo o en parte.

Ahora en Portada 

Comentarios