Martes, 26.03.2019 - 02:11 h
Lucha contra el fraude 

Hacienda pone el foco en los bancos en su estrategia de control de grandes fortunas 

El Gobierno pone en marcha la Unidad de Coordinación del Control de Patrimonios Relevantes y estrecha el cerco sobre fintech y comercio electrónico.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero
Hacienda pone el foco en los bancos en su estrategia de control de grandes fortunas / EFE

Los grandes patrimonios estarán en el punto de mira de Hacienda este 2019 en su estrategia anual de lucha contra el fraude fiscal, donde se prestará especial atención a los bancos. El Gobierno apuesta por perfeccionar los mecanismos de control de la Agencia Tributaria para verificar que las entidades financieras cumplen con sus obligaciones al identificar la residencia fiscal de los titulares de determinadas cuentas.

Así consta en el Plan de Control Tributario 2019 publicado este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que también recoge la creación de la nueva Unidad Central de Coordinación del Control de Patrimonios Relevantes y, además de las grandes fortunas, estrecha el cerco sobre las ventas por Internet, las tecnologías Fintech y las criptomonedas.

En concreto, Hacienda asegura que a lo largo de 2019 ampliará el número de contribuyentes con grandes patrimonios propuestos para inspección mediante una nueva herramienta de selección, enfocada a supuestos que presenten importantes rasgos de opacidad o deslocalización.

"De esta forma, se afianza el control reforzado sobre grandes patrimonios mediante la utilización de cauces de investigación específicos para perfiles que así lo demanden", señala Hacienda, que precisa que las características especiales de estos contribuyentes, que pueden tener una parte de su patrimonio en el extranjero, requieren el uso de mecanismos de análisis "sofisticados" para investigar y comprender los "complejos" entramados financieros y societarios controlados por los mismos.

"No cabe duda de que la información relativa a la titularidad de activos financieros en el extranjero constituye una potente herramienta en poder de la Administración Tributaria que permite descubrir posibles ocultamientos de titularidad de activos fuera de España y de las rentas e ingresos por ello generados", explica.

En particular, Hacienda proseguirá perfeccionando los mecanismos internos existentes que permiten un rápido tratamiento de la información fiscal recibida de forma automática de la administración fiscal correspondiente en el marco del CRS (Common Reporting Standard), respecto de las cuentas financieras que se mantienen en el extranjero por contribuyentes con residencia fiscal en España, así como el de otras rentas y bienes procedentes o situados en el exterior y que también son objeto de intercambio en el ámbito internacional.

Asimismo, la Agencia Tributaria tiene previsto continuar mejorando este año las herramientas existentes para explotar información de otra naturaleza, también obtenida de forma automática de otros países y jurisdicciones, como pueden ser rendimientos del trabajo o pago de pensiones, con la finalidad de evitar la ocultación de rendimientos obtenidos y patrimonios situados en el exterior. Y aquí es donde adquieren especial relevancia las entidades bancarias, a la hora de identificar a los titulares de cuentas financieras en el extranjero.

Nuevos modelos de negocio

El plan de control tributario de 2019 fija también su atención en las tecnologías Fintech, las ventas por Internet y las monedas virtuales. Así, Hacienda asegura que realizará un estudio inicial de las tecnologías Fintech "para evitar que su despliegue altere el grado de conocimiento que la Agencia Tributaria mantiene sobre la actividad económica", al tiempo que se analizan sus posibilidades para mejorar el servicio a los contribuyentes.

El plan contempla asimismo actuaciones sobre los nuevos modelos de distribución, en particular sobre el comercio electrónico, la llamada 'triangulación de envíos', en la que las ventas realizadas por una empresa son entregadas por otras, y "tiendas de tiendas" instaladas en páginas web. En ocasiones, explica Hacienda, este tipo de negocios están establecidos en España y en otras, en otros países de la Unión Europea, por lo que ve preciso garantizar que su tributación es la adecuada y que su actividad no distorsiona los precios en perjuicio del comerciante establecido en España. Por ello, la AEAT continuará analizando este mercado, definiendo sus riesgos y controlando su actividad.

Hacienda seguirá prestando atención a los nuevos medios de pago para avanzar en su control y propondrá medidas para establecer las mismas obligaciones a todos los intermediarios en los mercados financieros.

Las actividades logísticas ligadas con el comercio electrónico, también serán objeto de control por parte de la AEAT por servir de catalizadores de la actividad de otros operadores nacionales y extranjeros que, valiéndose de estas plataformas virtuales de mercado, consiguen una importante penetración comercial, "no siempre acompañada de la correcta tributación directa e indirecta", precisa.

En relación con los riesgos fiscales observados en las operaciones realizadas con criptomonedas, Hacienda analizará y explotará este año la información obtenida en 2018 que se requirió a los intermediarios de las operaciones realizadas con criptomonedas y estudiará la posibilidad de realizar nuevos requerimientos para obtener información adicional.

También analizará la información aportada por terceros sobre la tenencia y operaciones con monedas virtuales realizadas en España y en el extranjero por contribuyentes residentes en España y llevará a cabo actuaciones de control para garantizar la adecuada tributación derivada de la titularidad y transmisión de las monedas virtuales, así como del origen de los fondos utilizados en la adquisición de las mismas.

Al mismo tiempo, la AEAT continuará este año vigilando la economía sumergida y el manejo de dinero negro en la actividad empresarial, la utilización abusiva de figuras que permiten la ocultación de rentas y patrimonios mediante estructuras societarias interpuestas, paraísos fiscales o territorios de nula tributación, y tramas que las organizaciones de delincuentes usan para la elusión de los impuestos directos e indirectos en la comercialización de bienes y servicios.

Ahora en Portada 

Comentarios