Domingo, 24.02.2019 - 00:55 h
Perspectivas de Credit Suisse para 2018

Las bolsas no dirán adiós al verde: el crecimiento sostendrá subidas del 8%

A medida que el gran crecimiento económico impulsa beneficios, disminuye volatilidad y aumenta confianza, la renta variable puede repuntar más.

Bolsa de Madrid
Bolsa de Madrid

El crecimiento sostiene las acciones. A medida que el fuerte crecimiento económico impulsa los beneficios, disminuye la volatilidad y aumenta la
confianza, los mercados mundiales de renta variable pueden repuntar aún más, según el informe de perspectivas globales de Credit Suisse para 2018. La renta variable de los mercados emergentes y los activos de la eurozona orientados al mercado nacional, como las acciones inmobiliarias, son los más favorecidos.

Por tanto, desde el banco suizo destacan que el riesgo de una recesión mundial el próximo curso es bajo por lo que su perspectiva respecto a la renta variable es constructiva en términos generales. Además, señalan que las métricas tradicionales, como la relación precio-beneficios, son altas, pero aún no son tan extremas como para indicar una exuberancia excesiva. 

Aun así, aunque el crecimiento de los beneficios debería mantenerse firme en 2018, es poco probable que el ritmo se acelere. De hecho, el banco suizo espera que se desacelere del 14% estimado en 2017 hasta alrededor del 10% en 2018. Esto debería continuar permitiendo unas rentabilidades totales claramente positivas de entre el 7% y el 10% en los principales mercados de renta variable en 2018. Por tanto, no dirían adiós a las subidas que han vivido durante este año y en las que ha imperado el verde entre las principales plazas bursátiles.

Perspectivas para 2018





Dado que las condiciones de financiación aún son atractivas y que hay una búsqueda empresarial de oportunidades de crecimiento, Credit Suisse espera que la actividad de fusiones y adquisiciones aumente en 2018. En este contexto, destacan el sector sanitario como un sector que se beneficia de tal recuperación. La atención sanitaria sigue estando  respaldada por el envejecimiento y la creciente clase media. Teniendo en cuenta la correlación entre la atención sanitaria y la renta variable suiza, su visión positiva a este sector implica un sesgo positivo a la renta variable suiza, respaldado, además, por la inversión de la tendencia, con un franco suizo más débil.

Pero no solo resulta atractivo el sector sanitario para el banco suizo sino también el inmobiliario debido a su potencial de crecimiento, ya que se espera que siga mostrando un crecimiento tanto de los alquileres como del capital. El crecimiento del precio de las acciones debería seguir
viéndose respaldado por una mayor rentabilidad que en los respectivos mercados de renta variable
y de bonos, y la capacidad de repercutir en la inflación a través de arrendamientos indiciados.

Tener los riesgos presentes 

A pesar de nuestras perspectivas optimistas a escala mundial para 2018, hay una serie de riesgos que los inversores deben tener en cuenta. Entre los principales riesgos se encuentran las políticas potencialmente contraproducentes (las medidas proteccionistas), riesgos geopolíticos
como un aumento de las tensiones entre EEUU y Corea del Norte o riesgos del ciclo económico tales como una desaceleración inesperada en China o EEUU. 

Hay pocas probabilidades de que muchos de los riesgos ocurran, pero si lo hacen, es probable que tengan un gran impacto en la economía mundial y los activos financieros. Por ello, señalan que estos riesgos de cola ponen de manifiesto la necesidad de construir una cartera diversificada para protegerse contra los imprevistos y el primer paso para una inversión exitosa a largo plazo

Perspectivas para 2018

De cara al próximo año, desde Credit Suisse señalan que nos centramos en los posibles ganadores de los mercados emergentes y los beneficiarios de la revitalización continua de la eurozona en diversas clases de activos. En este último concepto destacan que siguen dando preferencia a las empresas expuestas a la economía de la eurozona ya que la persistente
recuperación de la región ofrece un mayor potencial para dichas acciones.

El banco suizo destaca que una de sus convicciones más fuertes para el próximo curso es que la inversión empresarial finalmente se recuperará.
Las empresas cuentan con grandes cantidades de efectivo, pero han sido muy conservadoras respecto a la inversión de bienes de capital y han preferido acumular o redistribuir a los accionistas por falta de visibilidad. Ahora muchas se ven obligados a invertir en áreas como la seguridad informática y los nuevos procesos de producción.

Por su parte, otras empresas, amenazadas por la disrupción, tendrán que adquirir o fusionarse para sobrevivir. La posible exención de impuestos de repatriación para las empresas estadounidenses podría ser un incentivo para hacerlo en 2018 en lugar de más adelante. Por ello, una buena opción sería invertir en acciones de fusiones y adquisiciones por un repunte en su actividad  ya que tienden a aumentar a medida que las empresas buscan incrementar las perspectivas de crecimiento mediante adquisiciones. Esperamos que esta tendencia sea evidente en sectores como la atención sanitaria o las telecomunicaciones.

También focalizan su lupa en los beneficiarios del capex. Se centran
en los subsectores y en las empresas que, con mayor probabilidad, se beneficiarán del aumento de la inversión de bienes de capital (capex). Los beneficiarios del capex se encuentran en sectores relacionados con las infraestructuras o en áreas de empresa a empresa. Por lo tanto, damos preferencia a los medios de comunicación y el software. El primero debe estar respaldado por un mayor gasto en publicidad, mientras que el segundo saca provecho del aumento de la inversión de las empresas en todos los sectores.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios