El nuevo orden fiscal internacional

Montoro se asegura controlar el negocio español de multinacionales de 48 países

A partir de 2018 Hacienda recibirá información detallada de otras administraciones tributarias sobre el negocio en España de sus grandes empresas

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

El Ministerio de Hacienda empezará a recibir a partir del próximo 1 de enero desde las Administraciones Tributarias de 48 países información detallada sobre el volumen del negocio en España declarado en sus territorios de origen por las compañías multinacionales que tienen centros de actividad en suelo español.

Este nuevo flujo de información fiscal permitirá a la Agencia Tributaria cruzar los datos procedentes de las jurisdicciones de origen de estas empresas con los disponibles en sus propias bases de datos y fiscalizar posibles inconsistencias, singularmente en el siempre complicado ámbito de las operaciones vinculadas entre filiales y matriz, un campo abonado para la reducción agresiva de la factura fiscal, cuando no para el fraude.

El modelo funciona en ambos sentidos, por lo que el resto de Administraciones Tributarias que hayan pactado este intercambio con España recibirán asimismo de la Agencia Tributaria la información detallada del negocio en otros países de las compañías multinacionales españolas, según confirman fuentes de Hacienda.

Ésta será una de las consecuencias más relevantes de la entrada en vigor a partir del próximo 1 de enero de 2018 de los informes país por país, una de las medidas impulsadas desde la OCDE para evitar la erosión de las bases fiscales del Impuesto de Sociedades o en otras palabras las estrategias de las multinacionales para pagar menos impuestos aprovechando la deficiente transmisión de información fiscal entre los diferentes países. Este modelo de reporte obliga a las matrices de las multinacionales (siempre que tengan un volumen de negocio superior a 750 millones de euros) a detallar anualmente la actividad que mantienen en los diferentes territorios en los que operan, y a los países de origen de éstas a compartir esta información de trascendencia fiscal con los demás, siempre que se hayan sumado a la iniciativa de la OCDE.

el dato

65 países

Han suscrito el acuerdo que permite el intercambio automático de información de los reportes país por país. España ha firmado acuerdos con 48 de ellos.

Y España es uno de los países que lo ha hecho con mayor entusiasmo. Según la última actualización publicada por la OCDE, España figura con 48 acuerdos de intercambio automático de información entre los países más activos en la aplicación de las denominadas recomendaciones BEPS, solo por detrás de países como Francia, Italia o Alemania que han suscrito 49. En total, la OCDE asegura que ya se han suscrito un millar de acuerdos de intercambio de información de reportes país por país entre las 65 jurisdicciones que se han adherido al modelo.

Los países de la UE figuran a la cabeza del ránking porque una Directiva Europea ha convertido en obligatoria la realización de informes país por país a partir del 1 de enero de 2018, sobre el ejercicio fiscal de 2016. Fuera del ámbito UE, España ha cerrado acuerdos de intercambio de información con países como Australia, Brasil, Chile, Canadá, Japón, México o jurisdicciones como Jersey, Isla de Man o Guernsey, que le permitirán acceder a información precisa de la operativa en España de las empresas radicadas en esos territorios.

Una 'mina' de información

Entre otros datos, las empresas deberán revelar en estos reportes país por país los ingresos brutos del grupo, diferenciando entre los obtenidos con entidades vinculadas y con terceros; los resultados antes del Impuesto de Sociedades; el detalle del Impuesto de Sociedades, tanto lo efectivamente abonado como lo devengado, incluyendo retenciones; la plantilla media de la compañía durante el ejercicio fiscal y el listado de entidades residentes en cada país, detallando las actividades realizadas por cada una de ellas.

Para poder dar cumplimiento a este nuevo formato de declaración tributaria para las empresas multinacionales, la Agencia Tributaria ha creado un modelo específico, el modelo 231.

Ahora en portada

Comentarios