Miércoles, 21.11.2018 - 02:53 h
Un espacio protegido 

Un nuevo 'Matadero': Carmena ya tiene destino para las históricas naves de Clesa

Dentro del proyecto también se incluye la construcción de una residencia y viviendas para personal sanitario del Ramón y Cajal. 

Naves Clesa
Madrid busca convertir las naves de Clesa en un centro cultural al estilo 'Matadero'. / José González

El Ayuntamiento de Madrid ya tiene en mente el próximo proyecto inmobiliario para la ciudad tras la primera aprobación de Madrid Nuevo Norte. La 'Operación Clesa', es decir, la reconstrucción del antiguo edificio de Centrales Lecheras Españolas verá, tras varios años de cajón en cajón, la luz verde para su reconversión. El equipo de Carmena quiere que una parte de esta zona industrial se convierta en un espacio cultural, al estilo del que ya existe en 'Matadero', confirman fuentes oficiales de urbanismo del consistorio. 

El denominado 'Matadero del Norte', en plena Avenida de Herrera Oria, pretende dotar a esta zona de la capital de un espacio en el que recale el cine, el teatro, la literatura o el diseño gracias a un cambio del Plan General de Ordenación Urbana por la que se cambie el uso de la parcela. 

Estas instalaciones industriales dejaron de estar en uso en el año 2012 y desde entonces muchos proyectos han sobrevolado la zona. De hecho, uno de los que hizo sonar las alarmas fue la idea de demolerlas en el año 2014. El solar, en una de la zonas más valiosas de la capital, podría haber sido un 'caramelo' para el sector residencial, pero el ayuntamiento frenó las excavadoras a tiempo e impidió un posible 'pelotazo' urbanístico.

Solo un año después, en 2015, se llevó a cabo una modificación del Plan General para declarar el nivel 3 de protección sobre las dos naves principales, las oficinas y los vestuarios. El consistorio de Manuela Carmena quería evitar a toda costa la especulación. 

Tres años y un concurso de ideas del Colegio de Arquitectos de Madrid después, el plan para esta antigua fábrica parece estar claro. Se levantará, tal y como afirma El Confidencial, un importante desarrollo de la mano del cercano Hospital Ramón y Cajal que dará servicio a profesionales de la sanidad con la construcción de una residencia y varias viviendas. Además, incluirá una pequeña zona comercial y se unirá con el centro hospitalario por una pasarela peatonal. A este proyecto se sumará el centro cultural en cuya ideación ya trabaja el consistorio de Manuela Carmena.

Clesa
Estado actual de las zona industrial ocupada hasta 2012 por Clesa. / José González

La parcela de la Avenida Cardenal Herrera Oria 67, propiedad de Metrovacesa y solo separada por las vías del tren del Hospital Ramón y Cajal, cuenta con 38.863 metros cuadrados, según datos catastrales, y una superficie construida de poco más de 20.000. Dentro de ellos, más de 900 metros cuadrados tienen el uso de 'vivienda' y el resto a 'almacén' o 'industrial'. 

Similitudes con el proyecto del Matadero

El proyecto guardaría muchas similitudes con el que en su momento se realizó en el antiguo matadero de la ciudad de Madrid y que hoy es sede de un gran centro de creación contemporánea. La primera, y más evidente, sería la utilización de dos espacios concebidos como industriales -un matadero y una fábrica de lácteos- para dotar a la ciudad de Madrid de importantes espacios culturales.

Naves de 'Matadero'
Naves de 'Matadero' tras su conversión en centro cultural. / José González

Siguiendo con la comparación, cabe destacar la relevancia arquitectónica de ambas edificaciones: el conjunto industrial de Clesa fue construido por Alejandro de la Sota y se trata de una de las primeras estructuras levantadas en España de hormigón pretensado, por lo que es considerado un exponente de la arquitectura industrial moderna. Por su parte, fue el ingeniero municipal Luis Bellido el que a principios del siglo XX proyectó las naves neomudéjares en las que hoy se asienta el centro cultural del Matadero. 

Además, ambas fueron protegidas para evitar que se llevasen a cabo medidas que no beneficiasen a la población y que supusiesen faraónicos desarrollo urbanísticos. Al igual que ocurrió en el 2015 con las instalaciones de la central lechera ahora instalada en Galicia, los inmuebles del madrileño barrio de Legazpi también fueron nombrados 'bien catalogado' en 1997, apenas un año después de su cierre definitivo. 

El ayuntamiento de la capital quiere ahora mejorar este nivel de protección para conseguir un conjunto de inmuebles que se convierta en el centro y referencia del madrileño distrito de Valverde. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios