Jueves, 19.09.2019 - 01:11 h
Castilla y León tuvo que frenar en seco

Seis autonomías se lanzan a la 'caza' del médico sin MIR ante la falta de efectivos

Los sindicatos denuncian una actividad ilegal y grave que pone en riesgo a los pacientes y la calidad de la sanidad pública.

Médicos en un pasillo del Hospital Son Espases
Seis autonomías se lanzan a la 'caza' del médico sin MIR ante la falta de efectivos. / EP

Al menos seis comunidades autónomas han realizado contrataciones de médicos sin especialidad, un requisito legal imprescindible para trabajar en la sanidad pública, o se lo han planteado con el objetivo de cubrir las numerosas vacantes en determinadas especialidades y zonas -sobre todo rurales-. El déficit de facultativos, provocado por el desajuste entre graduados y las plazas de especialización y por la falta de atractivo económico y laboral que ofrecen algunas comunidades, provoca una situación agravada por el envejecimiento de la plantilla que forzará la jubilación de un tercio de los actuales profesionales antes de 2029.

Las irregularidades, según la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (Cesm), afectan a Castilla-La Mancha, Canarias -desde hace años-, Comunidad Valenciana, Galicia, Andalucía y Castilla-León, la única comunidad que ha querido dar un soporte legal a estas contrataciones, pero que ha tenido que dar marcha atrás ante las críticas. Los sindicatos y las organizaciones médicas aseguran que estas prácticas son "ilegales" y van en contra de la normativa europea y varios reales decretos, que dejan claro que no se puede ejercer sin titulación.

José María Soto, secretario general adjunto del Cesm en Castilla y León, describe a La Información los métodos que utilizan las comunidades para introducir médicos sin especialidad en su estructura, "desde las bolsas de empleo gestionadas por empresas privadas a las contrataciones bajo cuerda a partir de contactos con determinadas personas que no tienen titulación y quieren trabajar". El dirigente sindical señala que muchas de estas actuaciones, "que no están justificadas", parten de la imposibilidad de encontrar facultativos, algo que reconocen en la Junta, donde admiten que incluso en Burgos no hay médicos para cubrir bajas y vacaciones.

Soto denuncia que la situación, además de ilegal, es muy grave. "Los médicos que salen de la facultad están muy bien preparados, pero no pueden ejercer directamente sin obtener su especialidad. Tal vez exagere, pero para conducir se necesita carné, puedes ser el mejor conductor, pero necesitas un permiso legal para coger un coche". Advierte que las comunidades están incumpliendo las normas y que existe un riesgo para la seguridad de los pacientes y la calidad de la sanidad. "Es una falta de respeto para los ciudadanos y para los profesionales", concluye.

El 'caso gallego'

El último caso de contrataciones irregulares se ha dado en Galicia, donde Cesm ha denunciado que al menos cinco personas en el área sanitaria de Santiago de Compostela estaban ejerciendo como médicos de familia o pediatras sin contar con el título de especialista o con la homologación correspondiente. La situación fue reconocida por la propia gerencia, que  aseguró que eran casos excepcionales que se realizaron en momentos muy puntuales y para cubrir 'in extremis' guardias y sustituciones.

En España hay más médicos por habitante que en la mayoría de los países europeos, pero su desigual distribución se ha convertido en un auténtico problema en algunas regiones y áreas concretas. Pese a que la actual situación era predecible hace años, ahora el Ministerio de Sanidad, las consejerías de Salud y desde los colectivos médicos tratan impulsar soluciones, como prolongar la edad de jubilación, mejorar las condiciones laborales o aumentar las plazas de Médicos Internos Residentes (MIR).

El propio ministerio maneja un amplio informe, que ya hecho llegar a los responsables de las comunidades, en el que dibuja del panorama de la profesión médica de aquí a 2030 y en el que hace hincapié en el déficit de 4.000 especialistas, un número que si no se ponen soluciones solo puede aumentar debido a las jubilaciones. Faltan, fundamentalmente, médicos de familia -además uno de cada cuatro tiene más de 60 años y poco más de un 10% tiene menos de 40-, pediatras, anestesistas, radiólogos y urólogos. Hay 14.600 licenciados en Medicina sin ninguna especialidad censados, según los registros oficiales, con una edad media de 45 años.

Ahora en Portada 

Comentarios