Domingo, 15.09.2019 - 21:13 h
Se reabre el debate

Un trabajador se juega el puesto por cargar la moto eléctrica en la oficina

Una empresa de Bilbao abre un expediente a un empleado que cargaba cada día la batería en su puesto de trabajo.

Trabajador, oficina, teclado, ordenador
Un trabajador se juega el puesto por cargar la moto eléctrica en la oficina / EP

¿Se puede cargar la batería de la moto eléctrica en la oficina? Es la gran pregunta que reabre el debate en torno a otras cuestiones más simples y cotidianas: ¿está permitido cargar el teléfono móvil en el trabajo? ¿e imprimir documentos personales? El caso de un trabajador que se juega el puesto por alimentar la batería extraíble de su motocicleta en la empresa ha hecho saltar estas cuestiones a la palestra. 

Sucedió en una empresa de Bilbao el pasado mes de junio. Tal y como adelantó Antena 3, la compañía abrió un expediente sancionador a un empleado que cargaba cada día su moto eléctrica en la oficina. Según este medio, era lo primero que hacía nada más llegar a su puesto de trabajo. 

El problema es que este trabajador enchufaba el aparato sin permiso. Y, por esta actitud, ahora se arriesga a ser despedido por abusar de los recursos de la empresa. Y es que, lógicamente, alimentar este tipo de baterías tiene un coste económico que impacta en las cuentas.

El propio afectado se puso en contacto con la empresa a la que había comprado el vehículo, Vostok Electric, para comunicarle que su jefe le había abierto un expediente sancionador con la intención de despedirle. Lo hizo a través de un correo electrónico en el que les afeaba el reclamo de su página web: "Puedes cargar la batería portátil en el trabajo, en casa o en el gimnasio. Sólo necesitas un enchufe normal para cargar tu Vostok".

"Lo que nosotros estamos ofreciendo es la libertad al cliente de cargar la moto donde quiera, porque solo necesita un enchufe estándar frente a otros modelos que requieren puntos de recarga", sostiene la compañía en declaraciones a eldiario.es. Si bien reconocen que se han planteado retirar de su página web esa mención a cargar la moto en el trabajo, por el momento no lo han hecho ni creen que puedan tener algún tipo de responsabilidad si surgen problemas al respecto. "Son los usuarios los que deben comprobar en sus empresas la política de movilidad y si pueden hacerlo", advierten. 

La pregunta clave que salta ahora es si una empresa puede despedir a un trabajador por cargar su moto en la oficina. Pero también otras, como si puede hacer lo propio por cargar el teléfono móvil o imprimir documentos personales, prácticas habituales entre muchos trabajadores. Los expertos recomiendan preguntar previamente a los jefes y asegurarse de que no existe una prohibición expresa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios