Jueves, 22.08.2019 - 02:00 h

Finalizan en China la presa de las Tres Gargantas tras 23 años de obras

Las autoridades chinas dan por finalizado el mayor proyecto hidroeléctrico del mundo, que ha tardado 23 en concluir, ya que arrancó en 1993.

Los opositores critican los 1,28 millones de personas que fueron desplazadas e incluso el Gobierno chino reconoció el daño ambiental provocado.

Imagen de archivo de la presa de las Tres Gargantas tras 23 años de obras

Con el objetivo de poder satisfacer la demanda energética del delta del Yangtsé (Shanghái y alrededores) se inició en el año 1993 este proyecto que ha finalizado 23 años después, según confirma el diario China Daily. E incluso el propio Mao Zedong lo propuso en los años 50.

La presa de las Tres Gargantas, el mayor proyecto hidroeléctrico del mundo, es además un 'ascensor' para barcos que naveguen por el río, que pueden pasar el dique. Otro de sus objetivos es frenar el impacto que tienen las inundaciones y las crecidas del Yangtsé.

Se convierte en la planta hidroeléctrica más grande del mundo, por delante de la de Itaipú sobre el río Paraná. Pero es el ya mencionado ascensor su punto fuerte. Puede superar el desnivel de 113 metros y cargar 3.000 toneladas. Antes se tardaban cuatro horas en pasar este desnivel gracias a un sistema de cinco esclusas.Desplazados y daño medioambiental

Los detractores de la obra critican que su construcción significó el desplazamiento de 1,28 millones de chinos, casi la población de Barcelona (1,6 millones). Además, debajo del agua de las inundaciones que provocó esta obra quedaron restos históricos que abarcan desde el Paleolítco hasta la dinastía Ming.El Gabinete chino se comprometió durante la reunión a elevar el nivel de vida de los desplazados por el proyecto a través de una reestructuración económica y de las infraestructuras de la zona, así como mediante un sistema de seguridad social que cubra a todos los afectados antes de 2020.La mayoría de los desplazados residía en la municipalidad de Chongqing y en la provincia de Hubei cuando empezó a construirse este proyecto de 22.500 millones de dólares en 1993, aunque fuentes independientes elevan la inversión hasta los 40.000 millones de dólares.

También hubo pérdidas medioambientales, reconocidas a partir de mediados de la década pasada por el Gobierno chino. El proyecto causó problemas relacionados "con el bienestar de los residentes reubicados, la protección ambiental y la prevención de desastres geológicos que deben ser resueltos de forma urgente". Y además ensució las aguas del río Yangtsé.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios