Lunes, 21.01.2019 - 15:35 h
Un negocio de 600 millones

Del 'boom' de Goldcar a estancarse en el ladrillo: la familia Alcaraz no despega

Apenas consigue unos ingresos de 1,78 millones, auqnue cierra con 127 de beneficio gracias a la venta del 20% en la firma de vehículos.

Ricci 13, una de las grandes apuestas de los Alcaraz en Madrid. / Aligrupo
Ricci 13, una de las grandes apuestas de los Alcaraz en Madrid. / Aligrupo

Los hermanos Juan y Pedro Alcaraz, antiguos dueños de Goldcar, no consiguen despegar en el mercado inmobiliario. Su sociedad Alcor Sociedad Estratégica, rebautizada hace unos meses como Aligrupo Business Oportunities, está dedicada principalmente a la gestión de activos patrimoniales y promoción de inmuebles, tal y como destaca la propia marca en su web. Pero el nuevo negocio de los Alcaraz no ha conseguido coger pista.

En el último ejercicio, el de 2017, el 'family office' de los Alcaraz apenas ha conseguido una cifra de negocio de 1,78 millones de euros, mientras en el ejercicio anterior esta cantidad se había elevado hasta los 4,8 millones. A pesar de ello los hermanos han conseguido salvarse de los números rojos gracias a la venta del 20% que les quedaba en la empresa de alquiler de vehículos Goldcar de la que fueron fundadores. 

Y es que la provechosa operación de venta de esta compañía fue su panacea. En el año 2014, los hermanos vendieron el 80%  -conocida compañía de alquiler de vehículos- a la familia Bomoni por alrededor de 500 millones de euros. Hasta el pasado año, aún mantenían el 20% restante, pero el pasado mes de diciembre se vieron forzados a deshacerse de ella ante la decisión de los italianos de volver a vender la compañía a Europcar.

"El 19 de Diciembre de este año 2017 se han vendido la totalidad de las participaciones de Car Rentals Topco, S. L por un importe de 120.940.179,15 euros", señala la propia compañía en sus cuentas de 2017. De esta forma, la firma se habría vendido valorada en más de 600 millones de euros. 

La última cantidad percibida por los hermanos, conseguida sobre el cierre del 2017 fue la que salvó a los Alcaraz. Al sumar estos 120 millones incluidos en los resultados a través de la partida de 'deterioro y resultado por enajenaciones de instrumentos financieros', la compañía ha conseguido unos beneficios de 127,36 millones de euros.

En cambio, en el ejercicio de 2016 los beneficios se habían quedado en los 10,48 millones. Descontando las ganancias obtenidas por la venta de esta parte de Goldcar, los beneficios se habrían quedado en poco más de seis, lo que supondría una importante caída con respecto al año anterior. 

El negocio inmobiliario familiar parece no despegar a pesar de ser propietarios de importantes plazas en algunas de las zonas más exclusivas de Madrid y Alicante, su ciudad de origen. Además, también tienen importantes locales comerciales en las zonas más destacadas de la Comunidad Valenciana, Burgos y Bilbao. 

El último de sus proyectos es la construcción de una urbanización de viviendas 'premium' en pleno barrio de Chamberí, en Madrid. En concreto, los Alcaraz se hicieron el año pasado con el número 13 de la calle Francisco Ricci, muy cerca de la madrileña calle Princesa, una zona en la que el suelo es más que escaso y, por tanto, el precio, alto. 

Aligrupo también cuenta con un edificio en plena calle Velázquez, en el número 23. La familia le compró el inmueble a Banco Ceiss en 2016 y pretende desarrollar en ella una promoción de viviendas 'premium' en sus cuatro plantas, y destinar el bajo a uso comercial. 

Pero estas no son las únicas grandes operaciones sobre el papel de los Alcaraz. En Benidorm, destino turístico español por excelencia, los hermanos planean levantar una gran torre llamada 'Benidorm Beach' y, en Denia, un complejo de apartamentos frente a la playa. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios