Martes, 21.01.2020 - 04:00 h
El aluvión continúa

Los 'amos' de la VTC logran en el TS casi 400 licencias a la espera de su sentencia

El exjefe del taxi José Antonio Parrondo o el ‘megafondo’ King Street, a través de Ares Capital, reciben más permisos con sentencias del Alto Tribunal

Fachada de la sede del Tribunal Supremo.
Fachada de la sede del Tribunal Supremo. / EFE

La rueda de las licencias de alquiler de vehículos con conductor (VTC) no se frena. Los ‘amos’ de este sector, en plena ebullición gracias al desarrollo de plataformas como Uber o Cabify, siguen recibiendo cientos de autorizaciones por medio de sentencias judiciales del Tribunal Supremo.

Éste ha ‘otorgado’ cerca de 400 desde que se celebrar el macrojuicio el pasado mes de abril. Entre los ‘agraciados’ están exjefes del taxi como José Antonio Parrondo (Airtaxi) o José Luis Funes (Lanzadera Shuttle Airport) y el gigante Ares Capital, comprado por 140 millones por el ‘megafondo’ King Street Capital. Lo ha hecho mientras todos esperan al pronunciamiento clave que puede abrir la puerta a las decenas de miles pedidas en los últimos meses.

¿Cómo se llega hasta aquí?

El sector del alquiler de vehículos con conductor (VTC) ha vivido una gran revolución en los últimos años. La razón: la liberalización del sector en el periodo entre 2009, fecha en la que se aprobó la llamada ley ómnibus, y 2015, cuando el Gobierno a través de un decreto ley frenó la sangría con un nuevo Reglamento de Transportes con el que rescató la limitación de 1 licencia VTC por cada 30 de taxis. Una limitación que era reclamada por el sector del taxi -para evitar que las VTC se convirtieran en una competencia directa- y que había estado vigente durante año.

Antes, en 2013, el Gobierno aprobó una Ley que, pese a sus intentos, no rescató la limitación, tal y como aseguró por primera vez la Sala Tercera de lo Contencioso del Supremo en noviembre y ha ido repitiendo sistemáticamente en las decenas de sentencias que ha firmado desde entonces. Ese normativa no resucita la ratio con la que el Ejecutivo (y el taxi) pretendía limitar la actividad de las VTC. ¿Consecuencia? Las miles de licencias pedidas por profesionales autónomos y empresas desde 2013 a 2015 debían otorgarse (todas las administraciones regionales las denegaban por sistema).

Las sentencias tras el juicio

Ahora, tras el juicio que tuvo lugar el pasado 17 de abril, el Tribunal Supremo ha mantenido el ritmo de ‘concesión’ de licencias a través de sentencias judiciales. Desde esa fecha ha autorizado casi 400 autorizaciones solicitadas por empresas y particulares entre el periodo 2013 -cuando el Gobierno aprobó la ley de transportes- y 2015 -fecha donde luz verde al reglamento-.

Muchas de esas licencias se entregan a los ‘amos’ del sector: empresarios que han ido convirtiéndose en gigantes con cientos (o miles) de estos permisos. El caso de Ares Capital es el más paradigmático. La empresa fundada por los hermanos Ortigüela y comprada por King Street Capital ha recibido 150 (100 para Madrid y 50 para el País Vasco). Todas ellas, y las que ya tiene solicitadas, registradas o controladas a través de diferentes sociedades (unas 4.000 en total), serán gestionadas por Moove Cars, el gestor liderado por Jaime Castellanos (presidente de Lazard) y otros directivos como Juan Riberas (Gestamp) o Álvaro Garteiz y Pedro del Corro García Lomas (Torreal).

Otro de los grandes ‘amos’ del sector es José Antonio Parrondo. Es un dirigente histórico del sector del taxi. Ocupó la presidencia de la Asociación Gremial de Madrid entre 2007 y 2009, un periodo envuelto también en polémica. En esta nueva hornada, Parrondo se hace con otras 20 licencias a través de su sociedad Airtaxi Online SL. Aspira a sumar un millar, sumando las que reclaman vía judicial y las adquisiciones que están llevando a cabo de compañías tenedoras de los permisos.

A Parrondo se suman José María Goñi, otro histórico dirigente del sector del taxi catalán en reconversión hacia las VTC, y José Luis Funes, sucesor del propio Parrondo. El primero logra 5 autorizaciones a través de su sociedad Euskal Herria VTC y el segundo se hace con 35 con la sociedad Lanzadera Shuttle Airport Services.

Otro de los empresarios que sigue ganando tamaño en el sector es Eduardo Martín Gómez Villalba, hoy todavía portavoz de la patronal, Unauto. El directivo suma 15 licencias más solicitadas (y ganadas en sentencia) por la sociedad Jesús Villasante, una histórica y socia de otras firmas antiguas como Autos Chamartín. Hoy se ha convertido en otro gestor de flotas, a través de la sociedad DoubleDigit Asset Management, aunque con un tamaño menor que el resto de gigantes.

A la espera de la sentencia

Mientras estas sentencias llegan, todos esperan a la que va a ser clave. El Tribunal Supremo sigue sin pronunciarse sobre si la ratio 1-30 que, en teoría, el Gobierno rescató a finales de 2015 y otras restricciones van en contra de la unidad de mercado y debe tumbarlos. Si lo hace, puede abrir la puerta a las decenas de miles de licencias reclamadas en los últimos meses tanto en Madrid, como en el resto de grandes comunidades.

A la espera de esta sentencia clave, la ratio que compara a licencias de taxi y VTC sigue reduciéndose. A principios de este mes de mayo, según datos del Ministerio de Fomento, en España había 1 autorización VTC por cada 8,5 (en Madrid, 4,3).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING