Miércoles, 01.04.2020 - 07:19 h
Penaliza los saldos morosos

El BCE aprieta las tuercas a la banca con un nuevo golpe multimillonario en 2020

Las entidades financieras asumirán un impacto en su solvencia por las mayores coberturas sobre los préstamos que no estén al corriente de pago.

Quién es quién en el Banco Central Europeo
La banca afronta en 2020 un nuevo golpe multimillonario en su capital por el BCE. / ECB

La banca asumirá un nuevo golpe de cientos de millones de euros en sus ratios de capital en el año 2020 y sucesivos a consecuencia de las mayores exigencias que ha impuesto el supervisor para cubrir el riesgo de los préstamos morosos. Y es que el Banco Central Europeo (BCE) busca blindar a los bancos de los efectos de una futura crisis, aunque por el camino está asfixiando al conjunto del sector, que cada vez tiene que destinar más recursos a satisfacer los mayores requisitos del solvencia, lo que hace a las entidades financieras menos atractivas para los inversores y provoca su mal rendimiento en la bolsa.

Se trata de la nueva guía del BCE sobre saldos crediticios que no están al corriente de pago. El documento fue aprobado el pasado mes de agosto y exige unas mayores provisiones a los préstamos de dudoso cobro, incluso en aquellos que tienen un respaldo hipotecario, con el objetivo de que las entidades de deshagan cuanto antes de este tipo de activos. También se intenta evitar que el balance de los bancos se llene de nuevo de ladrillo desincentivando la adjudicación de los inmuebles que sirven como garantía en las hipotecaste sus clientes.

"El BCE atribuye la máxima importancia a seguir reduciendo el nivel de préstamos dudosos, resolviéndolos de manera rápida mientras las condiciones económicas sigan siendo favorables", dice el supervisor pese a que las entidades españolas han rebajado en un 50% el saldo de activos adjudicados desde los máximos de 2011. El problema es que las entidades aún tienen cerca de 40.000 millones de euros en balance. Así, si las entidades recuperasen los niveles de saneamiento de antes de la crisis, el sector incrementaría su beneficio en 1.700 millones de euros.

Sabadell, único banco que avisa del impacto

Por el momento, el único banco que ha desvelado el impacto de la nueva normativa sobre su capital ha sido Sabadell, que durante la presentación de resultados ha informado que prevé un alza del coste del riesgo con la nueva guía y un golpe en su capital de 20 puntos básicos que compensará con los beneficios. Esta regulación, no obstante, afectará a los diferentes bancos en función de sus niveles de morosidad y cobertura, según aseguran fuentes financieras.

Pese a que tendrá impacto sobre el conjunto del sector, las fuentes consultadas explican que este factor es el motivo principal que justifica el desplome en bolsa de Sabadell el viernes pasado, cuando perdió un 14% de cotización tras presentar resultados, su mayor caída desde la votación del Brexit. La cúpula de la entidad financiera esperaba un castigo del mercado por no haber cumplido con las previsiones, pero no se esperaban un golpe semejante. 

Desde el sector, no obstante, sostienen que la caída en bolsa también se puede atribuir a una suma de aspectos negativos, especialmente en el capital, que salieron a la luz con los resultados de Banco Sabadell pese a que su presidente, Josep Oliu, señaló que la solvencia no debería ser una "preocupación" del mercado. En contra de esta opinión, los analistas y los inversores no entienden cómo la ratio de CET1 se puede situar en el 12,1% en la actualidad y que el objetivo del año que viene se sitúe por debajo de esta cota, en el 12%. 

A esto se suma una caída en los márgenes, las mayores provisiones y unas expectativas a futuro que no son del todo claras. Sea como fuere, el Sabadell fue el único de los grandes bancos españoles que informó al mercado en la presentación de sus cuentas sobre el golpe que iba a sufrir en el capital por la nueva normativa del BCE, mientras que el resto lo deberán revelar más adelante.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING