Viernes, 06.12.2019 - 05:02 h
Las entidades reciben el borrador del SREP

El BCE no baja el pistón y mantendrá las exigencias de capital de la banca española

La decisión supone un 'jarro de agua fría' para las entidades que esperaban que el supervisor 'aflojara' los requerimientos de capital.

Quién es quién en el Banco Central Europeo
El BCE no baja el pistón y mantendrá las exigencias de capital de la banca española. / BCE

El Banco Central Europeo (BCE) no baja el pistón y, por el momento, se posiciona a favor de mantener los requisitos de capital de los principales bancos españoles cuya supervisión depende directamente de Fráncfort, en el marco del proceso de revisión y evaluación supervisora, también conocido como SREP por sus siglas en inglés. Así lo sostienen fuentes financieras, que informan de que la institución ha estado enviando a las entidades los borradores sobre las exigencias de capital que establecerá para el ejercicio 2020 durante las últimas semanas.

Esta decisión, que aún no es definitiva, supone un 'jarro de agua fría' para algunas entidades financiaras que estaban esperando que el BCE aflojara sus requerimientos de solvencia. Más si cabe después de la mejora en el perfil de riesgo que ha experimentado el sector durante los últimos años, tras la desagüe de más de 40.000 millones en activos tóxicos ligados al ladrillo. Además, en su reciente visita a España, el máximo responsable de la supervisión bancaria en Europa, Andrea Enria, se había mostrado favorable a dar mayor flexibilidad a las entidades respecto a las políticas de capital, lo que no quiere decir reducir las exigencias.

Sea como fuere, la razón que explicaría que los requerimientos de capital se vayan a mantener este año, según las fuentes consultadas, es que la situación de las entidades no ha cambiado significativamente desde el último SREP, que se tuvo que retrasar hasta el pasado febrero por los últimos test de estrés de la EBA (Autoridad Bancaria Europea). Lo normal es que los borradores se envíen en otoño y la decisión final sobre SREP se suele comunicar a cada banco a finales del ejercicio.

Mediante este proceso, el BCE evalúa anualmente a las entidades para fijar el nivel mínimo de capital que debe mantener cada una de ellas, en función de su situación individual. En 2019 las exigencias se elevaron de forma generalizada y se fijó la más alta para Banco Santander (9,7%) al tratarse de una entidad sistémica a nivel global. Por detrás se sitúan Banco Sabadell (9,64%), Liberbank (9,5%), Cajamar (9,5%), BBVA (9,26%), Bankia (9,25%) e Ibercaja (9%). Ya por debajo del umbral del 9% aparecen CaixaBank (8,75%), Abanca (8,75%), Unicaja (8,75%), Bankinter (8,2%) y Kutxabank (8,2%).

No obstante, el desempeño individual de cada entidad viene determinado por un apartado que se incluye en el requerimiento total que se denomina 'Pilar 2'. En este punto, Liberbank y Cajamar son los bancos que cuentan con un mayor perfil de riesgo, pues su exigencia alcanza el 2,5%, por delante de Banco Sabadell, con un 2,25%. Bankia e Ibercaja tienen un 2%, Abanca y Unicaja del 1,75% y CaixaBank, Santander y BBVA del 1,5%. El nivel más bajo es el de Kutxabank y Bankinter, con el 1,2%.

Andrea Enria
Andrea Enria, presidente del consejo de supervisión del BCE. / Efe

Precisamente este lunes el BCE comunicó a la entidad que dirige María Dolores Dancausa su exigencia de capital SREP para el próximo año, que como estaba previsto se mantuvo intacto en el 8,2%. Gracias al perfil de riesgo "prudente" del negocio de Bankinter y a sus "adecuados" niveles de solvencia, la entidad ahora forma parte de un grupo de entidades a las que se examinará cada dos años, a diferencia del proceso más extendido que mantiene con carácter anual su proceso de evaluación y revisión.

Según explican fuentes financieras, después de años en los que el BCE ha 'apretado' a las entidades para sanear sus balances, el nuevo enfoque del supervisor, capitaneado ahora por Enria, pasa por reforzar la cuenta de resultados en un entorno de bajos tipos de interés. Para alcanzar este objetivo, las entidades deberán bajar sus costes y potenciar las vías alternativas de ingresos. Así el sector conseguirá elevar su poca rentabilidad, que en el 90% de los bancos no cubre el coste del capital.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING