Lunes, 10.12.2018 - 12:57 h
Balance del año 2017

Cabify, a todo gas: quintuplica ingresos por viajes y declara 73 millones en la filial

La sociedad, que depende de la matriz en Delaware (EEUU), recibe un préstamo de 36 millones de euros de su principal accionista, el gigante Rakuten.

Cabify se la juega en Latinoamérica.
Cabify dispara su negocio en España. / EFE

Fue el año de la explosión para Cabify en España. La compañía de transporte cerró el ejercicio 2017 en el mercado nacional quintuplicando los ingresos por viajes. Su filial declaró una cifra de negocio total de 73 millones de euros, donde se incluyen casi 10 millones procedentes de servicios a otras empresas del grupo que no tienen que ver con sus conductores y las reservas por parte de clientes españoles. Cerró con unas pérdidas casi calcadas a las del año anterior: 3,6 millones. Durante el año, el gigante japonés Rakuten prestó 36 millones de euros a la filial.

En concreto, según las cuentas recién presentadas en el Registro Mercantil español, la empresa ha cerrado con unos ingresos totales de 73 millones de euros. De esos, 9,4 procedían de servicios prestados a otras filiales del grupo, principalmente en Latinoamérica (según aseguran desde la empresa, la propiedad intelectual 'cuelga' de la filial española, por la que la explotación de marca y de la 'app' y los servicios centrales y el desarrollo tecnológico se cobra desde España a esas otras filiales).

De esta forma, el volumen de negocio de los viajes rozó los 63 millones de euros, lo que supone multiplicar por cinco los 12,8 millones que lograron por este concepto durante el ejercicio anterior.

Con todo, la empresa ha repetido los números rojos: 3,6 millones de euros frente a los 3,5 millones del ejercicio anterior. Se dispararon los pagos a los conductores que utilizan su plataforma: 63,8 millones (enmarcado en el capítulo de  'Trabajos realizados por otras empresas') y también los de personal, hasta los 11,5 millones (acabó el año con 313 empleados de plantilla, al margen de los conductores). "La sociedad espera entrar en resultado neto positivo en 2018", apuntan.

En su memoria, Cabify confirma que a finales del ejercicio se firmó una ronda de 130 millones de euros (160 millones de dólares), liderada por el gigante Rakuten, " para financiar las actividades del grupo". No se precisa el porcentaje total que los japoneses controlan de la compañía, pues el reparto accionarial se lleva a cabo en la matriz, ubicada en Delaware (Estados Unidos).

Hasta ahora, la empresa no ha recibido la visita de los inspectores de Hacienda. Al menos, no lo ha reflejado en sus últimas memorias. En la de 2017 se limita a asegurar que tiene los últimos cuatro ejercicios fiscales abiertos a inspección -un mero trámite- pero sin que haya habido una investigación fiscal formal.

Un préstamo de 36 millones de Rakuten

Entre las deudas que la empresa declara en sus cuentas destaca una: 36 millones de euros. Es un préstamo que Rakuten ejecutó durante el ejercicio y que vence el próximo 2019. ¿El tipo de interés? Euribor + 0,05%. 

La filial mantiene una deuda de 42,9 millones de deudas con la sociedad dominante -la estadounidense- y de 17,8 millones de otras empresas del grupo, lo que supone 60,8 millones en total (casi 8 veces más que un año antes).

Un 56% de la filial con Rosauro Varo

En la memoria, la compañía española también desglosa cómo es el reparto de la filial que hoy por hoy mantiene con Rosauro Varo, el exdueño de Pepephone que entró en la compañía con la que gestionaba las licencias VTC en el segundo semestre del ejercicio. En total, Cabify tiene un 56% de la sociedad.

Durante el año se apunta una inversión en esta empresa de 13,7 millones de euros. La firma cerró el ejercicio con unas pérdidas de 2,9 millones y un resultado de explotación de 3,1 millones. El valor neto contable de su participación es de 16,2 millones.

¿Y el negocio total de la empresa?

Esta es la fotografía completa del negocio de Cabify a través de su filial español. ¿Y el negocio global de Cabify? Es una incógnita. El holding estadounidense -con sede en Delaware- no consolida las cifras y tampoco lo hizo en el año 2016 -último disponible en el Registro Mercantil- en su filial con la que gestiona las acciones de todas sus sociedades latinoamericanas: CabifyMobility International.

En esa sociedad, sí que se expresó en ese año 2016 -aún no ha presentado cuentas de 2017- las pérdidas acumuladas de todas esas filiales latinoamericanas. Sólo en México perdió 9,6 millones, mientras que en Chile, Perú y Colombia sumó algo más de 8 millones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios