Lunes, 26.02.2018 - 04:32 h
Las cuentas de la antigua Yirmi UC

El desafío de Castellanos y Riberas para reflotar su filial de Cabify en pérdidas

Yirmi UC, hoy denominada Moove Cars Sustainable Teletransport, apenas sumó 750.000 euros de ingresos antes de la llegada de los directivos.

cabify
Cabify sigue apoyándose en inversores profesionales para gestionar sus filiales.

El año 2017 fue el de la irrupción de inversores tradicionales en una de las grandes filiales de licencias VTC (vehículos con conductor) de Cabify. Jaime Castellanos, presidente del banco de inversión Lazard, y Jon Riberas, de la familia dueña de Gestamp, aterrizaron en la sociedad Yirmi UC. Esta cerró el ejercicio anterior, según las cuentas recién presentadas, con unas pérdidas de 280.000 euros y unos ingresos de apenas 700.000. Hoy la compañía ostenta de manera directa o indirecta más de un centenar de permisos. 

Cabify tenía construida una red de sociedades con la que gestionaba todas sus licencias VTC. Su filial principal era la dueña de un puñado de sociedades a las que vinculaban permisos, para luego venderlas a conductores autónomos o empresas. Una de esas compañías era Yirmi UC Fiesta Omnibus. El verano pasado irrumpieron una serie de inversores con el objetivo de gestionar todos estos permisos para operar en plataformas también como Uber.

¿Cuál era su negocio el año anterior a su aterrizaje? Cerró el ejercicio 2016, según las cuentas recién presentadas a las que ha tenido acceso Lainformacion.com, con unos ingresos de 757.000 euros. En la memoria no hace mención a qué correspondía este negocio, pero todo apunta a que tiene que ver con la explotación de algunas de esas licencias.

Pérdidas por gasto de personal

Estos ingresos no fueron suficientes para obtener beneficios. Los fuertes gastos de personal -de casi medio millón de euros- vinculados a una plantilla de 48 empleados a cierre de ejercicio y de explotación elevaron las pérdidas a 280.000 euros.

En la memoria, la compañía no hace mención alguna a la operación por la que Castellanos (Lazard), Riberas (Gestamp), Puga (Renfe), Pedro del Corro García-Lomas y Álvaro Garteiz Castellanos, (Torreal) aterrizaron en el accionariado constituyendo un consejo repleto de inversores ‘tradicionales’. Fue en julio cuando hubo una ampliación de capital, cuyo valor nominal fue de 1,1 millones de euros.

El objetivo de estos inversores es tratar de sacar tajada de un sector que no deja de revalorizarse. La antigua Yirmi UC (fue renombrada hace un par de semanas como Moove Cars Sustainable Transport SL) tiene controladas de manera directa un total de 75 licencias VTC. A estas se suman otras 40 vinculadas a sociedades adquiridas en los últimos meses. Tiene reclamadas judicialmente muchas más, a la espera de sentencia del Tribunal Supremo

Varo tira de un ‘ex Ferrovial’

Otro de los grandes aglutinadores del sector de las VTC es Rosauro Varo. El anterior propietario de Pepephone ha decidido profesionalizar la gestión de la compañía Vector Ronda Teleport, la filial de Cabify en la que aterrizó hace tan sólo unos meses, donde quiere hacerse con un porcentaje de control y con la que quiere sumar un importante paquete de autorizaciones para operar.

Así, la compañía ha incorporado a principios de año a Fernando Gatell como director general. Según queda reflejado en su perfil profesional de Linkedin, acumula más de dos décadas en Ferrovial. Hasta ahora era el director de clientes centralizados y ‘utilites’ de la compañía.

Comentarios