Miércoles, 19.12.2018 - 15:21 h
Solo Agbar ha anunciado su vuelta

El Govern presiona a grandes empresas para devolver su sede social a Cataluña

El vicepresidente Aragonès y la consellera de Presidencia Artadi contactan con bancos y otras compañías para que retornen un año después del 1-O.

Pedro Sánchez recibe a Quim Torra en La Moncloa
Pedro Sánchez paseando junto a Quim Torra en La Moncloa / POOL

La Generalitat de Cataluña ha puesto en marcha la 'Operación Retorno' de las más de 4.000 empresas que se fugaron. Se trata de una estrategia capitaneada por el vicepresidente Pere Aragonès y la consellera de Presidencia y portavoz, Elsa Artadi, para intentar convencer a las grandes firmas que se fugaron de Cataluña hace ahora casi un año de que retornen a la comunidad autónoma de la que salieron huyendo por el desafío rupturista del pasado 1 de octubre. Los independentistas quieren acabar así con una situación excepcional que se puso en marcha gracias al famoso 'decreto Guindos'.

Las presiones por parte de la Generalitat a las grandes compañías que se marcharon de Cataluña están siendo intensas durante este verano y el inicio del presente curso político. Así lo reconocen a La Información fuentes empresariales, que añaden que los promotores de estas presiones son la dupla con más poder económico del Govern: Aragonès, que ejerce en la realidad de 'president' para asuntos financieros y empresariales, ya que Torra se ocupa de cuestiones más políticas, y Artadi, que fue directora general de Tributos de la Generalitat y, por tanto, tiene un extenso conocimiento de las finanzas públicas.

Los contactos y presiones a las grandes empresas se están produciendo en el terreno privado. Las fuentes consultadas hablan de "conversaciones informales" iniciadas por la Generalitat y al más alto nivel: con presidentes y consejeros delegados directamente. Se trata, por tanto, de una hoja de ruta que apuesta por el apaciguamiento con las grandes firmas que se marcharon de Cataluña por el peligro que suponía para sus negocios el desafío secesionista.

Empresas fugadas de Cataluña
Empresas fugadas de Cataluña / Nerea de Bilbao

Estas presiones desplegadas por la Generalitat ya han tenido su primer éxito. La Sociedad General de Aguas de Barcelona (SGAB), matriz del grupo Agbar, anunció este martes la decisión de volver a ubicar su sede social en Barcelona debido a la "estabilidad económica" actual. No han permanecido fuera de Cataluña, por tanto, ni once meses. La noticia ha sido muy celebrada por el independentismo, que aspira a que se produzca un goteo de retornos en los próximos meses.

Sin embargo, fuentes empresariales catalanas restan importancia a la decisión de Agbar y aseguran que se trata de un hecho puntual. "Ninguna de las grandes empresas está pensando volver", afirma el directivo de una de las principales firmas. Añaden que la Sociedad de Aguas de Barcelona es una compañía muy vinculada a la ciudad condal y tildan de "normal" su retorno.

Objetivo prioritario: CaixaBank y Sabadell

Para la Generalitat, el objetivo prioritario son los bancos. Si CaixaBank o Sabadell anunciaran que devuelven su sede social a Cataluña sería un auténtico triunfo. Ellos son, por tanto, su principal pieza 'a cobrar'. Durante este verano el Govern ha mantenido interlocución con ambas entidades financieras al más alto nivel. Es decir, los contactos se han producido entre los principales dirigentes de la Generalitat -Aragonès y Artadi- con los directivos y ejecutivos de las entidades financieras. 

Pero volver a Cataluña es algo que en ninguno de los dos grandes bancos de origen catalán se estén planteando. Caixa y Sabadell descartan con rotundidad regresar a un territorio del que salieron hace casi un año para no volver. Marcharse de sus sedes históricas fue una decisión muy meditada en ambas entidades, estudiada e incluso favorecida por el Gobierno de Rajoy. La marcha de los dos bancos, además, se hizo sin fecha de caducidad. Por eso en su hoja de ruta no se encuentra el volver debido a la necesidad que tienen de continuar dentro del marco regulatorio europeo, para tener acceso a la liquidez del BCE. 

Mientras, la Generalitat sigue intentando 'ablandar' no solo a los bancos, sino también a otras grandes compañías que pusieron tierra de por medio y trasladaron su sede social de Cataluña, como Naturgy y Abertis. Algunos sectores independentistas han propuesto iniciar una campaña de presión contra estas compañías para denunciar que ya no son empresas catalanas. Sin embargo, desde el Govern se ha exigido a estos sectores que tengan paciencia y que adopten un perfil bajo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios