Sábado, 04.04.2020 - 23:25 h
Gortazar renuncia al variable

Caixabank desconvoca la junta y recorta el dividendo de 2019 a menos de la mitad

La entidad financiera reconoce que el Covid-19 tendrá un impacto en la economía global que se espera "sea corto en el tiempo, pero muy severo".

Jordi Gual, presidente de CaixaBank
Jordi Gual, presidente de CaixaBank / Europa Press

Caixabank  ha desconvocado la junta de accionistas prevista para el próximo día 3 de abril y recortado el dividendo con cargo a las cuentas de 2019 desde los 0,15 euros hasta los 0,07 euros, tal y como ha decidido el Consejo de Administración del banco este mismo jueves y ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. La entidad financiera deja así sin efecto la aplicación del dividendo tal y como estaba prevista y al amparo de los permisos concedidos esta misma mañana por el propio regulador y el Colegio de Registradores.  

Según indica la citada información privilegiada, el Consejo de Administración se ha apoyado en el real decreto de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19 del pasado día 17 de marzo y "formulará la propuesta de aplicación del resultado cuando proceda". Para justificar la rebaja del dividendo anunciada, la firma que preside Jordi Gual señala que  se trata de "un ejercicio de prudencia y responsabilidad social" y deja el 'pay-out' en el 24,6%.

Con esta nueva estructura de remuneración al accionista, el dividendo correspondiente al ejercicio 2019 será el único con cargo a 2019 y se pagará el próximo 15 de abril de 2020. Del mismo modo, la entidad ha informado que el CEO, Gonzalo Gortázar, ha decidido, "de manera voluntaria", renunciar a la retribución variable para el ejercicio 2020.

El banco reconoce que la expansión del Covid-19 y las medidas adoptadas por las autoridades para frenar su propagación tendrán un impacto en la economía global que "se espera sea corto en el tiempo, pero muy severo". Pese a ello, señala que "la sólida posición de solvencia y liquidez" del grupo a cierre de 2019 y "permiten afrontar con confianza el escenario económico negativo que previsiblemente se desarrollará durante el resto del ejercicio 2019". 

Cambios en el plan estratégico

Pero los cambios en el dividendo no son los únicos de calado. La entidad financiera también ha modificado los objetivos de su plan estratégico 2019-2021. En concreto, el máximo órgano del banco ha acordado reducir hasta el 11,5% el objetivo de la ratio de solvencia CET1 establecido para diciembre de 2021, dejando sin efecto el objetivo del 12% más un margen adicional del 1% que estaba destinado a absorber los impactos de la implementación de los desarrollos de Basilea (Basilea IV) y otros impactos regulatorios, cuya implementación ahora se estima que será retrasada en el tiempo.

Tras estos cambios, la entidad ha manifestado su voluntad de distribuir en el futuro el exceso de capital por encima de la ratio de solvencia CET1 del 12% en forma de dividendo extraordinario y/o recompra de acciones. Esta distribución extraordinaria de capital estará, según sus palabras,  condicionada al retorno de la situación macroeconómica en la que opera el grupo a un entorno de normalidad y no se efectuará antes de 2021.

La entidad catalana, ahora con sede en Valencia, señala que quiere ser una "pieza clave para que la recuperación de la economía española y portuguesa sea lo más rápida posible", facilitando que la concesión de crédito llegue allí donde sea necesaria, en coordinación con los esquemas de garantías estatales establecidos por las autoridades, haciendo, al mismo tiempo, un eficiente uso del capital que proporcione un adecuado retorno a los accionistas.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING