Lunes, 06.04.2020 - 18:01 h
Más ingresos

Telefónica tirará de la filial con Caixa para financiar las alarmas de Prosegur

Utilizará la 'joint venture' Telefónica Consumer Finance para financiar a sus nuevos clientes. Se sumará a los préstamos rápidos y para móviles.

Logo de Telefónica insertado en el edificio de su sede, en la Ronda de la Comunicación de Madrid.
Telefónica se apoyará en Caixa para financiar los productos de seguridad. / EP

Telefónica tirará de la filial que tiene junto a Caixabank para financiar las compras de los productos de seguridad de Prosegur. La operadora y la entidad bancaria han acordado utilizar su 'joint venture' para este cometido, después de que en los últimos años se haya dedicado a prestar dinero para comprar móviles o para créditos rápidos. La Comisión Europea dio luz verde la pasada semana a la adquisición del 50% de la filial de alarmas del grupo liderado por Helena Revoredo.

El pasado mes de septiembre, Telefónica daba un nuevo giro de tuerca a su estrategia de diversificación del negocio en España, más allá de la conectividad pura. Sacó la chequera para hacerse con una participación del 50% en el negocio de alarmas de Prosegur en un momento en el que ya aceleraba la venta de activos para aligerar deuda. ¿La razón? Buscaba un mayor control sobre el desempeño comercial y una integración mucho mayor con sus servicios, después de que fracasara la alianza firmada con Securitas Direct en 2015.

Con la operación ya en marcha, Telefónica se asegura que hay respaldo financiero para dar cobertura a la adquisición de estos productos. Tal y como queda reflejado en el informe anual de la operadora de telecomunicaciones española, utilizarán su filial de crédito al consumo, que tiene al 50% con Caixabank. Telefónica Consumer Finance será, por tanto, la encargada. En el documento presentado ante la CNMV no menciona a Prosegur, al no haber contado con la autorización definitiva a cierre del ejercicio pasado, pero habla de "clientes de sociedades en las que Telefónica España tenga una participación igual o superior al 50% del capital social con derecho a voto que presten dichos servicios".

Sólo hay una compañía que cumple con esos requisitos: el grupo en manos de Helena Revoredo. Y desde finales de la pasada semana ya tiene vía libre para completar toda la transacción, que será principalmente en acciones. La Comisión Europea aprobó incondicionalmente esta adquisición, al entender que la adquisición no plantea problemas de competencia en el continente. En el documento oficial precisaban que la adquisición permitía que el grupo Prosegur pueda ofrecer servicios de alarmas y otros vinculados a la seguridad, "pero sus clientes serán únicamente empresas".

Prosegur ya utiliza hoy los servicios de Bankia para la financiación de sus paquetes tanto de empresas como del negocio residencial. Para las primeras el coste es de 2.000 euros y para los clientes particulares suma 2.375 euros. A unos y otros hoy le ofrecen extender ese pago sin intereses ni comisiones desde mediados del pasado año.

Diversificación de Telefónica

La filial de Telefónica y Caixa fue creada en el año 2014, con el fin último de ser la que financiara las compras a plazos de los dispositivos móviles con contrato a través de la operadora. Dos años más tarde se puso en marcha de manera tímida el servicio de préstamos rápidos, que se relanzaron el año pasado bajo la marca Movistar Money, destinado exclusivamente a clientes de la teleco. Un relanzamiento que vino acompañado del fichaje de uno de los directivos históricos de JP Morgan en España, José Antonio Cerezo.

Esta incursión es un paso más en la estrategia de diversificación. Junto a las alarmas y los servicios financieros, la filial española de la operadora, presidida por Emilio Gayo, mantiene negociaciones con varias aseguradoras para distribuir también seguros, al igual que también su competidor más directo, Orange. BBVA Seguros y Santa Lucía son las mejor posicionadas para pólizas de hogar, mientras que Mapfre lo está para las relacionadas con vehículos, según reconocieron a Efe fuentes de la empresa. Persigue recuperar el pulso de los ingresos en el mercado español, donde en el último año 2019 se quedaron estancados.

Mientras arman toda esa estrategia con la que extraer negocio de áreas al margen de la conectividad, el grupo presidido por Álvarez-Pallete trabaja a contrarreloj para la reorganización de su división Tech, que está llamada a ser el nuevo generador de ingresos con todos los servicios digitales. Ya ha creado una filial de ciberseguridad que nace como una escisión de su división de Ingeniería de Seguridad. Al frente de esta nueva unidad se encuentra Pedro Pablo Pérez. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING