Jueves, 21.02.2019 - 17:57 h
El francés Fabrice Brégier abandona la compañía

El número dos de Airbus hace las maletas porque no le han dejado ser presidente

En una entrevista publicada por 'Le Figaro' afirmaba que "como los administradores no quisieron confiarme la responsabilidad, he decidido marcharme".

El nuevo Airbus 787-9 de la aerolínea Qantas, que permite realizar vuelos ultralargos / Qantas
El nuevo Airbus 787-9 de la aerolínea Qantas. 

El 'número dos'de Airbus, el francés Fabrice Brégier, ha abandonado el gigante europeo de aeronáutica y defensa porque no le dejaron optar a sustituir al presidente ejecutivo, Tom Enders, con el que reconoce haber mantenido divergencias en los últimos meses.

En una entrevista publicada por "Le Figaro" en su último día como director general delegado, señala que se propuso como candidato desde que se abrió la sucesión de Enders. "Como los administradores no quisieron confiarme la responsabilidad de Airbus, he decidido marcharme", cuenta.

Asegura que con Enders no ha tenido desacuerdos ni sobre la organización ni sobre la estrategia, y la prueba es que la compañía no habría tenido "tan buenos resultados si no hubiera habido respeto entre nosotros". Pero añade: "Hemos sabido trabajar juntos, salvo estos últimos meses, hay que admitirlo".

Brégier, que no da pistas sobre su futuro -dice que no necesariamente estará circunscrito al sector aeronáutico-, subraya que está orgulloso de su paso por Airbus, donde ha estado los últimos once años en la dirección ejecutiva. "Dejo un grupo modernizado y profesionalizado en todos los terrenos. Airbus ha duplicado su tamaño, se ha vuelto competitivo, ha bajado drásticamente sus costos y ha mejorado su eficacia industrial. Eso, sin hipotecar sus bazas para preparar el futuro".

Preguntado sobre si fue un error el programa del avión gigante A380 (más de 500 plazas en su versión estándar), que ha recibido muchos menos pedidos de los esperados, admite que lo lanzaron "tal vez diez años demasiado pronto". Insiste en que "es el avión preferido por los pasajeros" y que está "convencido de que se impondrá en las grandes plataformas aeroportuarias" porque teniendo en cuenta que el tráfico aéreo en el mundo se duplica cada quince años, "las compañías no tendrán otra opción" para afrontar los problemas de saturación.

El reto para Airbus, según su visión, es "mantenerse como líder o colíder en un mercado al que llegan los chinos y los rusos" como competidores y donde no hay que descartar que puedan aparecer otros como los gigantes de internet con un modelo de producción a bajo costo, como está ocurriendo con el estadounidense SpaceX en el negocio espacial.

A su sucesor, Guillaume Faury -que ha sido el responsable de la filial de helicópteros de Airbus desde 2013-, le aconseja que tenga confianza en sus equipos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios